arrow

Mi nombre es Ninguno (1973)

6,0
1.698
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jack (Henry Fonda) es un mítico pistolero que, cansado de la fama, decide abandonar Estados Unidos y viajar a Europa para enterrar la leyenda que se había forjado. En Nueva Orleáns, conoce a un misterioso forastero apodado el "Sin Nombre" (Terence Hill), que decide acompañarle en su viaje. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Il Mio Nome è Nessuno
Duración
107 min.
Guion
Ernesto Gastaldi (Historia: Sergio Leone, Fulvio Morsella, Ernesto Gastaldi)
Música
Ennio Morricone
Fotografía
Giuseppe Ruzzolini
Productora
Coproducción Italia-Francia-Alemania del Oeste (RFA); Rafran Cinematografica / Les Films Jacques Leitienne / Imp.Ex.Ci / Alcinter / Rialto Film Preben-Philipsen
Género
Western Comedia Spaghetti Western
6
Dicen por ahí...
Las malas lenguas dicen que Sergio Leone, productor de esta cinta, rodó las "escenas cómicas" de Terence Hill. Os podreis imaginar en qué consiste una escena cómica con este actor. Y si bien a mí me gustan hasta cierto punto las películas de Trinidad y demás, dicha parte cómica desentona y mucho en esta peli, cuya historia y trama están muy por encima de la media de la calidad que ofrecían los spaguetti western.

No digo que la dosis de humor no sea necesaria, pero se podría haber hecho con un poco de estilo. Se dice que fue Leone por miedo a que se convirtiera en un Western que superara los suyos en calidad. Quizá sea desproporcionada esa afirmación, pero, sea quien sea el que le quiso meter ese tipo de humor "absurdo", se cargó una película que podría haber sido una gran obra.

Aun así, es una película DIGNA DE VER.
[Leer más +]
28 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Leone y su manera de que le dejaran en paz.
Sergio Leone llegó a odiar los westerns. Después de la Trilogía del dólar no le hicieron chantaje en Estados Unidos, o rodaba un western o nunca encontraría una productora que le financiase su gran proyecto: “Érase una vez en América”. Aceptó e hizo esa obra maestra que es “Hasta que llegó su hora”. Luego quiso centrarse en lo que quería, pero la cosa no iba a resultar tan fácil. Las películas de vaqueros le seguían persiguiendo. Primero fue el actor Rod Steiger que se negaba a actuar si no era Leone el que dirigía “Agachate, maldito”, acepto de nuevo y le salió una gran película.

Pero su aura de director de género le seguía persiguiendo. Y todo tiene un límite. Le volvió a ocurrir lo mismo con “Mi nombre es ninguno” con Henry Fonda y ese ¿actor? burlón tan de moda en la época como Terence Hill. Leone hizo lo posible para destrozarla y que le dejaran para siempre en paz.

La película es un despropósito, y se inserta en lo peor del llamado spaguetti-western comedia tan de moda en los setenta.

Terence Hill está insoportable y Henry fonda por momentos está sorprendido de que hace metido en ese fregado. No me extraña que nunca más volviera hacer una del oeste. Después de esta experiencia a cualquiera se le quitan las ganas.

A los que nos encanta el western “Mi nombre es ninguno” es una gran mancha que hay que olvidar, sobre todo si el gran Sergio Leone está de por medio.

Lo mejor sin lugar a dudas algún tema de Ennio Morricone, la fotografía de Armando Nannuzzi y de Giuseppe Ruzzolini, dos de los mejores profesionales italianos que trabajaron con los más grandes directores transalpinos.

Lo peor Terence Hill, un guión espantoso y la forma de dirigir de Tonino Valerii un director de tercera fila, que nunca hizo nada destacado. Y por supuesto esas escenas cómicas del todo prescindibles.

Por cierto, si alguno no lo sabe el uso de la cabalgata de las Walkirias de Wagner no la descubrió Coppola en su célebre Apocalypse Now, sino Morricone en “Mi nombre es ninguno”. Que no se nos olvide.
[Leer más +]
45 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil