arrow

El juez (2015)

El juez
Trailer
5,9
1.054
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En una pequeña población francesa, el juez Michel Racine es presidente de un temido tribunal de lo penal. Tan duro consigo mismo como con los demás, es apodado "el juez de las dos cifras": con él, siempre caen más de diez años. Todo cambia el día en que Racine se topa con Ditte Lorensen-Coteret. Ella es miembro del jurado que va a juzgar a un hombre acusado de homicidio. Seis años antes, Racine estuvo enamorado de esta mujer, prácticamente en secreto. Es quizá la única mujer a la que jamás haya amado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
L'hermine
Duración
98 min.
Estreno
8 de abril de 2016
Guion
Christian Vincent
Música
Claire Denamur
Fotografía
Laurent Dailland
Productora
Albertine Productions / Gaumont / Cinéfrance 1888 / France 2 Cinéma
Género
Drama Comedia Drama judicial
7
Del testimonio, los testigos y los acusados
El amor, en un sentido romántico, es un sentimiento complejo; los expertos (y tus conocidos) afirman que dura unos 7 años –aunque hay quien dice que menos– y que su existencia sólo sirve para dar a la pareja tiempo para procrear y criar a sus queridos vástagos; la justicia es un principio moral aún más complejo y cuestionado, y cuya concepción y durabilidad puede traer más quebraderos de cabeza en una conversación entre cuñados, ya que, en este caso, esta es mucho más interpretable. Hay quien se pregunta y da más importancia, en cambio, al por qué de la persistencia y fortaleza sin desgaste de los amores pasados y rotos por el azar o por la mala suerte, o de aquellos nunca consumados; igual que otros se pueden cuestionar cómo es posible que los familiares de las víctimas –o las propias víctimas– busquen más el perdón o el arrepentimiento del criminal para calmar su pena y su desasosiego, de algún modo, más que el propio castigo de la Ley.

En El juez, el décimo largometraje de Christian Vincent, la trama se centra en estos dos temas: el jurídico y el romántico. Durante los 98 minutos de duración se cuestiona (a la vez que se muestra en todo su esplendor) el funcionamiento del sistema jurídico francés mientras presenta a través de la casualidad los planteamientos de un amor casi olvidado. En ambos casos, se trata de desentrañar el misterio de no conocer los hechos e intentar darles verosimilitud, de escuchar la versión de cada testigo y de las víctimas, si se da el caso, hasta dictaminar un veredicto. Esa es la principal virtud de este film, y puede que también su mayor defecto, el del enigma, los secretos y el interés que te provoca no saber realmente qué ha pasado antes del preciso momento en el que empieza la película. Un ejercicio de suposiciones donde apenas intuimos qué más hay alrededor de los protagonistas de la(s) historia(s).

Por otra parte, cabe destacar la sencillez con la que los franceses ruedan conversaciones en grupo en las inmediaciones de una mesa en un bar, convirtiéndolas en lo más trascendental y más normal del mundo, aunque parezcan carecer de utilidad dentro del asunto principal, introduciéndote cada vez más en los diálogos, que van de un lado al otro y que nunca se llegan a desarrollar del todo, como ocurre en la realidad. Christian Vincent ha conseguido crear una obra íntima y, en cierto modo, hostil, divida en dos argumentos que ofrecen más preguntas que respuestas.

Uno no puede evitar acordarse de Doce hombres sin piedad cuando está viendo El juez, aunque esta última sea bastante inferior en muchos sentidos; pero mientras se intenta desentrañar la verdad de los hechos, es fácil desear poder consultar algunas dudas al gran Henry Fonda. A pesar de la lógica comparación, basada en la situación de los miembros del jurado, en este caso el guion de Vincent ofrece bastantes más puntos de vista y pistas para recrear los hechos juzgados e intentar llegar a una conclusión satisfactoria, sin mostrar las personalidades del jurado tan a fondo, dejando algo de libertad en ella y mostrando cómo funciona la justicia en Francia de una forma competente.

Como película, hay poco que poder reprocharle a una cinta correcta en sus formas, que se sigue con interés y que tiene cierto encanto cuando te ofrece algunos tiempos muertos, esos que sirven para conocer mejor al presidente del tribunal, un hombre temido y odiado por su agrio carácter, pero que en el fondo nos cae bien, gracias al rostro amargo de Fabrice Luchini y sus dotes como actor cómico dramático, pero también gracias al personaje de Sidse Babett Knudsen, cuya presencia, aunque quizá demasiado escasa, ofrece algo de luminosidad en un drama judicial en su mayor parte bastante aséptico, y donde se dejan caer algunas reflexiones sobre la justicia y su finalidad, sobre la moral y la moralidad de jueces y abogados (en contrapunto con doctores y enfermeros), o incluso sobre la cantidad de mujeres y hombres en que se dividen los tribunales.
[Leer más +]
19 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
El señor Presidente
Extraña película que juega al despiste y que va cambiando de piel según avanza. Que si apunto a típico fresco social crítico en la línea del mejor realismo crudo y riguroso del cine francés, que si no, que cambio a un estudio jocundo sobre un misántropo de manual en ambiente judicial, para, en eso que no te lo esperas, torcer hacia la izquierda, donde está el corazón de melón de los buenos sentimientos y los amores otoñales, sea, una comedia romántica que emerge de entre las sombras del escenario penal, escondida bajo el manto carnavalesco de la representación teatral de un juicio. Así es, se alternan los requiebros amorosos con las reflexiones justicieras y los suaves apuntes costumbristas sociales. O:
- El juez como rey de la cabalgata, disfrazado de Rey Mago (o Papá Noel, lo mismo da en este caso), enfadado y medio tarado en apariencia, pero con un poeta en su interior lleno de sensibilidad, galanura y alma de Don Juan de los tribunales.
- La justicia no busca, ni quiere, la verdad. Solo pretende reafirmar su fuerza, mantener sus viciadas reglas del juego, la farsa.
- Espectáculo de variedades con drama, comedia, tragedia y casos escabrosos; con escenario, actores, buenas y malas interpretaciones. Y hasta con sorteo, premios y castigos.
Es un juguete entretenido e inofensivo. Un pasatiempo favorito. Es cierto que se queda en nada, agua de borrajas, que se pierde en el titubeo entre la seriedad del crimen que se esboza y la levedad del juego del galanteo, que no acaba profundizando en ninguna de las vertientes planteadas, pero es un producto digno, elegante, ligeramente sofisticado y con un final simpático, juguetón, inspirado.
Su mayor fallo radica en que se toma demasiado poco en serio a los personajes acusados, casi como si se olvidara de ellos o los utilizara como simple excusa; unido a una superficialidad general que impide una mayor hondura o verdad, tanto de los personajes como de las situaciones.
Su mejor baza está en los actores y en su leve amabilidad; acogedora y educada.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil