arrow

La era del rock (Rock of Ages) (2012)

La era del rock (Rock of Ages)
Trailer
4,6
4.798
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación cinematográfica del musical homónimo de Broadway. Los Ángeles, 1987. Un aspirante a roquero y una chica que trabajan en el mismo club se enamoran y tratan de impedir que el local caiga en manos de unos empresarios que quieren demolerlo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Rock of Ages
Duración
123 min.
Estreno
10 de agosto de 2012
Guion
Justin Theroux, Allan Loeb, Chris D'Arienzo
Música
Varios
Fotografía
Bojan Bazelli
Productora
New Line Cinema / Offspring Entertainment / Corner Store Entertainment
Género
Musical Comedia Drama Música Años 80
3
Esto tiene de rock lo mismo que ver jugar a unos canís al Guitar Hero
Los ochenta siempre vuelven y esta vez “Rock of Ages (La era del rock)” pretende recuperar la esencia del rock (para masas) y ubicarla a finales de esa mágica década cuando la MTV y el videoclip dirigían el mandato sonoro a las multitudes. El nacimiento del clip significó el predominio de lo visual sobre lo musical, el nacimiento de productos sensoriales que captaran a las nuevas audiencias y generaciones. “Rock of Ages (La era del rock)”) no quiere dar lecciones musicales, más bien realizar un popurrí de covers de Journey, Def Leppard, Foreigner o Poison, entre muchos otros, con mucho humor que la convierta en un objeto de disfrute sin marcar transcendencia. No es esperen nada gothic y dark, ni tampoco ver en esa estrella icónica que interpreta Tom Cruise (Stacee Jaxx) cualquier arrebato a lo Ozzy Osbourne que pueda molestar a un censor. Aquí los pantalones no van a ser de cuero sintético sino vaqueros para triturar con ligeros toques ‘hard rock’ marca Journey y un repertorio al que le sobran baladas y estampas AOR.

“Rock of Ages (La era del rock)” parece que ha dejado el homenaje ochentero con la intersección del glam rock con la cultura de la MTV que proponía el musical de Broadway, y se ha centrado en lado ‘amable’ y algodón de feria de ‘American Idol’ y “High School Musical”. Adam Shankman es coreógrafo y bailarín, aparte de director y ha dirigido tanto episodios de “Glee” como la exitosa versión del musical de Broadway de “Hairspray” y un tufillo a filmografía Disney descubren su lado petardo-pop. No sé si era el indicado para llevar una burla, que busca la complicidad del público antes de que un buen puñado de heavys radicales prendan fuego con sus meados a las salas donde se proyecte —sobre todo después de ver sus resultados finales—. Para los más puristas será todo un insulto, pero Shankman ha querido echar el mismo dulce dosificado y la misma marca de laca musical a la cara de los espectadores que en su adaptación del universo que engendró John Waters. Y es que “Rock of Ages (La era del rock)” le falta maldad y prácticamente le sobra todo lo demás. ¿Y por qué el director de la originaria “Hairspray” (John Waters) no ha sido el elegido para trasladar a la gran pantalla un guión en el que cada diez líneas aparece la palabra ‘filth’ (indecencia, porquería), afín a su filmografía? ¿Quién mejor podría dar un sentido sucio a algo que lo pide a gritos (de heavy metal)?

La imagen, para que me entiendan, podría ser la de unos canis de La Moraleja (lo siento por los clichés) jugando al ‘Guitar Hero’ (lo siento por la publicidad) y apagándolo para poner un CD de Camela (lo siento por la elección musical). Si encuentra el espíritu del rock & roll en el anterior ejemplo puede que “Rock of Ages (La era del rock)” sea su película. Cuesta entender que el filme de Adam Shankman pretenda hacer una crítica sobre la construcción de productos musicales y el advenimiento de boy bands del tipo New Edition cuando nos encontramos ante un producto musical y cinematográfico de diseño en toda regla y sin ninguna clase de disimulo. La película parece una broma, una spoof movie del musical que lo origina y que divaga desorientada entre la peor colección de pelucas y looks posibles, la nula química de cualquiera de sus protagonistas (lo de Alec Baldwin y Russell Brand es para hacérselo mirar) y un popurrí de Glee con estética de cartón luminosa a lo ‘Guitar Hero’ y con tramos argumentales a lo “Showgirls” o “Burlesque”. Pero su mayor problema es que la animada “Detroit Metal City” de Hiroshi Nagahama establecía esa dicotomía entre un corazón pop (sueco) y una destructiva e incendiaria alma diabólica metalera, con mayor talento, gracia, encanto y carcajada al otro lado de la pantalla.

Lo mejor de la película, simplemente y aparte de Mary J. Blige, es que acaba como “Los Soprano”.
[Leer más +]
44 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Hannah Montana se nos hace Striper...
Pondré las cosas claras desde el principio:

- No he visto el musical original
- Me encantan los musicales
- Le doy 2 Estrellas, y siendo generoso.

Le doy 2 estrellas "sólo" por la selección musical, y por la interpretación de Tom Cruise, en especial sobre el escenario. Ya está. Todo lo demás es malo, muy malo, de vergüenza ajena. Y para los amantes del rock, el heavy y los 80, como un servidor, un verdadero insulto.

Versiones Musicales: 1
Sólo por la mezcla de ciertos temas

Coreografías: 0
¿Realmente a "eso" se le llaman coreografías?

Interpretaciones musicales: 0
La mayoría de las veces es vergonzoso, en especial Zeta-Jones y Alec Baldwin

Actuaciones: 2
Sólo Tom Cruise, y poco más. Cabe destacar la pésima actuación del dúo protagonista, Julianne Hough,y Diego Boneta, y un premio honorífico como la peor interpretación de su carrera para Zeta-Jones...

Guión: 0
Porque no se pueden poner números negativos. Es de pena, de lo peorcito que he visto. Sólo es una consecución de "sketches musicales" uno detrás de otro, a veces si sentido narrativo, y señores eso NO es un musical (que vean Moulin Rouge, para aprender...) Y la lógica de los personajes aquí brilla por su ausencia (en especial de la protagonista), como su talento cantando ...

Narrativa: 0
Aquí no hay narrativa lógica, y tratan a los días como si fueran semanas. Además que los enlaces entre "tramas" es penoso, y el ritmo de cada trama es.. bueno, no hay una coherencia en los ritmos.

Recreación de una época: 0
¿Realmente quisieron recrear los 80?

Humor: 0
Facilón, a veces estúpido, y otras vulgar (que no irreverente... como "pretende").

En resumen, para nada esta película representa a una época, ni a un estilo musical, ni a las estrellas de ese estilo ni a los seguidores, ni siquiera refleja a los retractores, ni es una comedia, ni una crítica, ni un homenaje, y lo peor es un pésimo musical.

Y poco más se puede decir de esta "película" ¡ah sí! el daño que está haciendo a la industria de los musicales Disney con "obras" como "High school musical", o su particulares "triunfitos" como Hannah Montana, que aquí ambos tienen más que una influencia... aunque eso sí, aquí la buena de "Hannah" se nos hace Striper, pero de guay....
[Leer más +]
42 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil