arrow

Fuerza diez de Navarone (1978)

Fuerza diez de Navarone
Trailer
5,8
1.571
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras destruir los cañones de la isla de Navarone, al Mayor Keith Mallory y al sargento Dusty Miller les asignan una misión en Yugoslavia: destruir un puente vital para el abastecimiento alemán, pero para conseguirlo tendrán que enfrentarse a las patrullas nazis y a un traidor que se ha infiltrado entre ellos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Force Ten from Navarone
Duración
118 min.
Guion
Robin Chapman, Carl Foreman (Novela: Alistair MacLean)
Música
Ron Goodwin
Fotografía
Christopher Challis
Productora
Columbia Pictures Corporation / Navarone Productions / American International Pictures (AIP)
Género
Bélico Aventuras Acción II Guerra Mundial Secuela
Secuela de "Guns of Navarone", que no obtuvo ni el éxito en taquilla ni las buenas críticas de su famosa antecesora.
[FilmAffinity]
"Logra algunos buenos momentos gracias al vigor narrativo que imprime Guy Hamilton"
[Diario El País]
6
Misión en Yugoeslavia
Dirigida por Guy Hamilton ("Goldfinger"), fue rodada en la antigua Yogoeslavia, Malta, Islas del Canal de Jersey y en los estudios Sheppertone (RU).

La acción tiene lugar en 1943 en una base de opraciones británica en Italia y en Bosnia. Narra la historia de dos supervivientes de Navarone, el mayor Keith Mallory (Robert Shaw) y el sargento Dusty Miller (Edward Fox), especialista en explosivos, que son asignados a una misión en Yugoeslavia, no conocida por ellos, con el apoyo de la Fuerza 10, comandada por el teniente coronel Mike Barnsby (Harrison Ford). El relato se basa en una acertada combinación de diversos elementos narrativos, manejados con habilidad. Se describe y exalta la astucia y la valentía de los comandos aliados destinados a misiones especiales contra la poderosa maquinaria de guerra alemana desplegada en Europa. Las figuras del traidor y del espía infiltrado se dibujan con trazo firme, de acuerdo los peligros que aportan para la supervivencia del comando y el éxito de la misión. La posibilidad de su existencia, conocida por Mallory y Miller, hace que éstos soporten un plus de tensión. El mando los eligió a ellos porque eran los únicos supervivientes de Navarone capaces de identificar al espía/traidor, si éste se infliltraba en el comando. Se presta especial atención a la presencia en el campo de operaciones de un grupo de civiles colaboracionistas, bien organizados y pertrechados. Es destacable el sacrificio de la partisana enrolada a la fuerza en el grupo colaboracionista, que vive con angustia los lances de guerra a favor de quienes son sus enemigos y de su país.

La música, compuesta y dirigida por Ron Goodwin ("La batalla de Inglaterra"), está interpretada por una formación orquestal completa, que ofrece una partitura sólida, contundente y de gran belleza. La fotografía muestra un paisaje grandioso y espectacular que realza la importancia y la dificultad de la misión. El guión se basa en una historia de Carl Foreman, que enlaza con el final de la película "Los cañones de Navarone", pero tiene un desarrollo independiente. Imprime a la acción un buen nivel de tensión e intriga, que refuerza con algunas sorpresas. Evita toda referencia narrativa de carácter triunfal y glorioso, en beneficio de los aspectos de humanidad, sacrificio, esfuerzo y peligro de los miembros del comando. Los efectos especiales visuales no están a la altura y deslucen el nivel de la obra. Las interpretaciones de Ford y Shaw son correctas y se agradece la presencia, aunque fugaz, de Barbara Bach ("La espía que yo amé"). La dirección imprime a la obra ritmo, coherencia y energía.

Película bélica y de acción, con elementos de aventura, que cuenta con una música excelente, una buena fotografía y una dirección acertada. Su enlace con la misión de Navarone es gratuita, oportunista y perjudica el film inncesesariamente.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La guerra como entretenimiento.
En mi crítica de “Los cañones de Navarone” hacía alusión a que lo bélico se supeditaba a la aventura en todo momento.

En “Fuerza diez de Navarone” se va un punto más lejos, convirtiendo la película en acción pura y dura. Podemos decir que es casi una especie de versión militarizada de la saga Bond. Una gran parte del equipo técnico y artístico de estas películas aterrizaron en esta. Desde el director Guy Hamilton, (“Goldfinger”, “Vive y deja morir”, “Diamantes para la eternidad”) a la actriz principal Barbara Bach, chica Bond un año antes en “La espía que me amó”, pero también el villano, en este caso el mítico Richard Kiel, que dio vida a ese personaje de Tiburón en “Moonraker” o la anterior citada. Pero también otros como Edward Fox o el mismo Robert Shaw aparecieron anteriormente en alguna película de James Bond.

En definitiva, que o no la tomamos en serio, y entonces no hay por donde cogerla, ya que aquí más que nunca los alemanes parecen deficientes mentales a la hora de acabar con nuestros héroes o preferimos partir de una visión puramente evasiva buscando el entretenimiento en donde la película se mueve bien.

Desde el punto de vista positivo tiene varios alicientes, entre ellos, el marco de los hechos que son novedosos. Películas que traten sobre la SGM hay muchos, pero que aborden el capítulo yugoslavo se cuentan con los dedos de las manos. La fotografía y los paisajes son excelentes, y el reparto de protagonistas rayan a buen nivel como no podía esperarse menos.

Sobre el inserto del principio que comenta Miguel que enlaza esta con la anterior, hubo mucha polémica en su día y acabaron en los tribunales, no olvidemos que esta es una película de la MGM y la original de la Columbia Pictures, y el productor de la primigenia Carl Foreman se opuso en todo momento a ello, pero el productor de la que comento, Samuel Z. Arkoff –por cierto productor de muchos de los filmes de Roger Corman- al final se salió con la suya, y es la versión que podemos encontrar si adquirimos el DVD.

Le daremos un seis siendo generosos por empatía, y porque se puede incluso disfrutar y es una buena opción para pasar un buen rato, además a la mujer se le puede engañar diciéndola que sale Harrison Ford. Ya tienes hecha la tarde del domingo.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1