arrow

La edad de la inocencia (1993)

La edad de la inocencia
Trailer
7,0
13.524
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nueva York, año 1870. Newland Archer (Daniel Day-Lewis), un caballero de la alta sociedad neoyorquina, está prometido con May Welland (Winona Ryder), una joven de su misma clase social. Pero sus sentimientos cambian cuando conoce a la poco convencional prima de May, la condesa Olenska (Michelle Pfeiffer). Desde el principio, defenderá la difícil posición de la condesa, cuya separación de un marido autoritario la ha convertido en una especie de proscrita dentro de su propia clase social. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Age of Innocence
Duración
133 min.
Guion
Jay Cocks, Martin Scorsese (Novela: Edith Wharton)
Música
Elmer Bernstein
Fotografía
Michael Ballhaus
Productora
Columbia Pictures
Género
Romance Drama Drama romántico Drama de época Siglo XIX Remake
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Edith Wharton
"Un drama vive agazapado en la fractura de los tiempos; Pfeiffer y Day-Lewis reclaman su derecho al deseo. Obra mayor ferozmente contenida en su espectacular despliegue"
[Diario El País]
"Scorsese sólo se aleja de los ambientes urbanos, pero estudia de nuevo las actitudes que restringen la libertad y ataca con virulencia a los practicantes, en la sociedad neoyorquina de 1870, de una doble moral no distinta a la de hoy. Todo bajo una exquisita y obsesiva historia de amor."
[Diario El País]
10
Amores en el viejo Nueva York.
Fidelísima adaptación de la novela de E. Warthon; tanto es así que da la impresión de que Scorsese no hizo guión alguno y tomó la novela página por página (el guión lo firma un colaborador habitual desde “Made in Milan”, Jay Jocks, que firmaría la irreprochable “Gangs of NY”).
A primera vista, puede que no haya nada más extraño al director que mejor a filmado la angustia y la violencia de la sociedad actual norteamericana (y por añadidura, de todos nosotros por lo “colonizados” que estamos) que la plácida y vieja N.Y.; sin embargo, nada más lejos de la realidad: la violencia de esta película es tan sutil, y a la vez tan patente, como los hermosos encajes que ornan la sociedad elegante en la que nos sumerge “La edad de la Inocencia”. Aquí las pistolas desaparecen, no hay rastro de sangre; pero bajo el estricto protocolo, la hipocresía y la elegancia de la sociedad adinerada, todo esta más afilado que una navaja, y las miradas, cuando miran, lo hacen para controlar, sin que nada escape a ese control, incluida la libertad de amar.
La película narra una historia de amor imposible bajo códigos tan rígidos como los mostrados en otras películas suyas, como en “Uno de los nuestros”. En sí es un triángulo sutil entre el vástago N. Archer (maravilloso, Daniel D. Lewis) y la condesa Olenska (incomprensible que una actuación tan magistral como la que realiza M. Pfeiffer no estuviera nominada a los Oscar), esa oveja descarriada que desea divorciarse (todo un escándalo para la época y que da pie a que la familia contrate los servicios de Archer para que la asesore convenientemente) tras el fracaso de su matrimonio con un conde italiano. Completando este triángulo, la dulce, y aparentemente frágil, M. Welland, interpretada por W. Ryder, y que tampoco llevó su más que merecido Oscar, birlado por A. Paquin, la niña del “piano”.
Lo maravilloso de esta película es la dirección de Scorsese. Al igual que en el libro, la cámara de Scorsese (nunca fue más “artística” que en esta película) retrata hasta los detalles más menudos de esa sociedad haciendo casi un estudio analítico de todo ese telón de fondo que impide a los protagonistas tomar lo que desean. Cualquier gesto, hasta el más nimio, adquiere una extraordinaria expresividad, ya que el drama de esta película no viene por lo que sucede fuera, sino por lo que se cuece por dentro.
Los planos son reposados, de una cuidada puesta en escena, con insospechados travellings y relantizaciones de imagen, y una fotografía cuidadísima de su colaborador habitual M. Ballhaus, y, por supuesto, ese montaje que ya es marca de la casa realizado por la mano derecha del director: T. Schoonmaker. La ambientación, en su primera colaboración con Scorsese, la firma Dante Ferreti. Todo para hacer de “La Edad de la Inocencia” UNA PELÍCULA MEMORABLE.
[Leer más +]
65 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
NUEVA YORK FEMENINA
Lo notable de esta película exquisita: es el cineasta quien de forma clara se adapta al espíritu del original literario, en lugar de someterlo a sus propios criterios y manías para terminar desfigurándolo, como es frecuente.
Y resulta aún más llamativo tratándose de Scorsese, recio cineasta que no suele hacer ascos a la violencia, y de Edith Wharton, escritora que con prosa refinada analizaba delicada e irónicamente las relaciones sociales y amorosas en la antigua sociedad neoyorquina.
Así como "Gangs of New York" rastreará el lado bronco y 'macho' de la historia de la ciudad y sus luchas callejeras, "La edad de la inocencia" se fija en el lado femenino de su pasada burguesía.
Película que rebosa calidad en todo (interpretaciones, vestuario, fotografía, ambientación y música, incluida la deliciosa y evocadora narración en off), con ella Scorsese demostró poseer una admirable flexibilidad artística y una sensibilidad de amplísimo registro.
[Leer más +]
37 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1