arrow

The Taste of Tea (El sabor del té) (2004)

The Taste of Tea (El sabor del té)
Trailer
7,2
1.116
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El sabor del té es un homenaje al cine costumbrista clásico japonés, donde la familia es la base de creación de historias mínimas. Aquí tenemos a los Haruno, conformada por un abuelo ex dibujante y con mente de niño, un hijo que es odontólogo pero practica la hipnosis con sus pacientes y su familia, su esposa, una ex artista de animación que quiere retomar su carrera, el cuñado, que es un ingeniero de sonido y sus hijos, un joven enamorado de su compañera de colegio que intenta conquistarla a través del milenario juego del Go y la pequeña niña que tiene como "amiga" imaginaria a su yo gigante de la cual quiere deshacerse. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Cha no aji (The Taste of Tea)
Duración
143 min.
Guion
Katsuhito Ishii
Música
Tempo Little
Fotografía
Kosuke Matushima
Productora
Grasshoppa
Género
Comedia Drama Fantástico Familia
9
¿Con que hierbas preparas tú el té?
La verdad es que a veces criticar una película y transmitir el porqué te gusta, es un tema complicado. Según lo veo yo, cuando conectas con una película no necesariamente esta ha de ser una obra maestra. Hay veces que la situación, la compañía y el estado mental en el que te encuentras provocan que una misma cinta se vea con distintos ojos.
En este caso creo que todos los hados y circunstancias se conchabaron conmigo y viendo esta película llegué a uno de esos momentos de no mirar el reloj ni un solo momento, y creedme los 140 minutos dan para hacerlo. Durante la proyección de esta película no puede apartar la vista ni perder detalle. Quedé hipnotizado por las historias que me contaba el Sr. Ishii, solo podía reírme, el resto era atención imperturbable frente a la pantalla.
¿Por qué? Por las historias (la múltiple trama de historias) que no paraban de enseñarme, las pequeñas fabulas que representaban algunas, lo trágico-cómico de otras, la hilaridad que me despertaban la mayoría. Realmente no podría definirla como una comedia... (de hecho no sabría definirla), si acaso, me atrevería a aplicarle el término friki (pero en su acepción de simpático, raro, diferente y por todo esto, interesante). Los personajes son una "típica" familia japonesa (ja ja ja), y como es normal a las familias "estándar" les ocurren cosas estándar. (Como habréis notado, espero…, pretendía ser patéticamente irónico).
Esta familia es muy FRIKI !! y como tal, lo que les ocurre es muy FREAK !! Encima si esto lo riegas con las anécdotas explicadas a un ritmo correcto (sin abusar), dosificas los gags de forma adecuada y de vez en cuando dejas caer pequeñas perlas de ternura y de situaciones entrañables, al final consigues un plato exquisito. Dado lo surrealista de muchas situaciones haría un símil con un pastel exquisitamente sabroso al cual se le ha aderezado con una buena dosis de una planta de consumo ilegal, (ya sabéis cual), de ahí el título de mi crítica. :-D
Es una película que recomiendo a todos aquellos que dispongan de un ánimo propicio y de 2 horas y 20 minutos que ganar. Porqué todo el tiempo que inviertas en ver esta película nunca será tiempo perdido.
[Leer más +]
28 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Té tibio bajo Montaña roja
Acertado homenaje al máximo exponente de la nueva ola japonesa: Shohei Imamura.

Conglomerado de historias y personajes que componen un rompecabezas alrededor de una mesa de comer. Familia heterodoxa, trazada descriptivamente mediante el empleo casi exclusivo del lenguaje visual, sin el uso recurrente del diálogo excesivo, ni recursos explicativos como el uso de la voz en off. Tarea complicada cuando se intenta ensamblar distintas historias de diferentes personajes. Un ejemplo de definición de personajes fabuloso lo encontramos en el personaje de Hakime (Takahiro Sato). Hakime, adolescente y enamoradizo, regresa a casa exaltado y exhausto de pedalear tras conocer que comparte con la chica de sus sueños, el gusto por el juego del Igo. Balbucea incomprensiblemente las palabras, su nerviosismo es contagioso.

Katsuhito Ishii combina con acierto la fantasía con un cine de costumbrismo familiar con aroma de otro de los grandes directores nipones: Yazujiro Ozu (y parece que la semejanza no es baladí, pues Ishii recurre con frecuencia a tomas ferroviarias que mucho nos recuerdan al maestro Ozu). Historias de hilarante humor absurdo y ciertos momentos escatológicos marca Imamura.

Queda un resultado que por momentos peca de disperso (ante la magnitud del elenco de personajes) y adolece de nervio debido a un excesivo metraje (sobre todo en su parte central) pero que la fabulosa construcción de sus personajes, que como el té, tienes que saborearlos poco a poco hasta que descubras sus matices; y la extravagante combinación de anécdotas, acaban por conferir un filme de indudable calidad.
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil