arrow

Jugar duro (1985)

4,7
127
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Stick, un hombre que ha cumplido condena durante 7 años por robos a mano armada, llega a su ciudad y empieza por tomar contacto con antiguos compañeros de celda. Aunque no desea volver a las andadas y aspira a ver a su hija de nuevo, sin querer se ve envuelto en una trifulca entre traficantes de droga. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Stick
Duración
104 min.
Guion
Elmore Leonard, Joseph Stinson (Novela: Elmore Leonard)
Música
Barry De Vorzon, Joseph Conlan
Fotografía
Nick McLean
Productora
Universal Pictures
Género
Acción Thriller
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Elmore Leonard
6
El crimen es lo que tiene
A pesar de gozar de buenos exteriores, amplitud de miras, espacios abiertos con ritmo aceptable, una extraña ambientación debida al aire ochentero de la acción, con tío duro de buen corazón organizando su vida, y música de sintetizadores de fondo para las carreras, la película no tiene suficiente consistencia. Burt Reynolds tras la cámara basa las secuencias en su presencia delante de ellas, con su porte de jugar duro, luego se acompaña de Candice Bergen un par de veces y, se siente por decirlo, pero queda desaprovechada. El romance que debe ser santo y seña en estos típicos thrillers es muy pobre y evidente, sin nervio, y la hija de él es tan artificial como una excusa.

El vestuario es aceptable con una clara excepción, cuando Stick hace deporte con esas medias blancas y esos short debía haber consultado el resultado a un buen asesor de imagen. Decir ridículo es poco; son escenas muy fuertes para quien se supone es un tipo duro que tiene que meter miedo.

En general queda como una película de compromiso pero en fin, los que para con un poco se conforman, seguiremos adelante con Burt Reynolds, Bronson, Rod Taylor y compañía, porque ya no podemos cambiar.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Burt Reynolds puede con todo
Producción desenfadada, con todo el encanto y gracia de las películas de acción de los años 70, bajo la dirección y presencia de todo un figura, Burt Reynolds.
La historia se antoja sencilla y chapucera, pero sirve para pasar diversos momentos divertidos, acompañados de una acción moderada.
El personaje que interpreta Burt Reynolds, parece estar hecho a su medida, haciendo que con su encanto y carisma consiga soportar el pobre e insulso argumento.
En la película se puede disfrutar de algunos secundarios en personajes de lo más variopintos. He llegado a reírme de diversas peculiaridades de los mencionados.
En resumidas cuentas, Burt Reynolds lo hace todo y sabe reírse de su propio estilo, con estilo.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica