arrow

Simón del desierto (1965)

Simón del desierto
Trailer
7,6
7.613
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Durante más de seis años, Simón el estilita ha hecho penitencia manteniéndose en pie sobre una columna. Un devoto muy rico le regala una columna mejor, y Simón realiza el milagro de devolverle las manos a un mutilado. Durante varios días, mientras Simón sigue haciendo penitencia, el diablo se le aparece y trata de hacerlo caer en la tentación. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ México México
Título original:
Simón del desierto
Duración
43 min.
Guion
Luis Buñuel, Julio Alejandro (Historia: Luis Buñuel)
Música
Raúl Lavista
Fotografía
Gabriel Figueroa (B&W)
Productora
Gustavo Alatriste
Género
Comedia Drama Sátira Religión Surrealismo Mediometraje
"Obra inacabada en tono de comedia imprescindible para los amantes del buen cine."
[Diario El País]
9
El pecador de la pradera
Julio Alejandro y Luis Buñuel, guionistas del mediometraje, no se cortaron un pelo y confeccionaron un lacerante guión sobre la ridiculez de la moralidad del ser humano. O sea, no contra la moral cristiana, sino contra la asunción absurda y fanática que los creyentes hacen de los preceptos cristianos, empezando por los místicos y los eclesiásticos.

No es una comedia, pero está repleta de sentido del humor: el hombre manco que, por obra del santo milagrero, recupera sus manos y lo primero que hace es sacudir una colleja a su pequeño hijo; la hermandad que acude a rezar postrada a pies de la pilastra del penitente y corea vítores o abucheos, según proceda, en respuesta al discurso de Satanás, tan veloz y enrevesado, que los brutos monjes se equivocan en su respuesta coral; el final, que parece de película de Shyamalan... ¿Verían Chapman, Cleese y compañía esta película antes de hacer su película más celebrada?
[Leer más +]
62 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
A DIETA DE LECHUGA
Buñuel dedica "Simón del desierto" a considerar, a su manera, la posibilidad y la efectividad de la vía ascética para la liberación espiritual, un camino diametralmente opuesto al de la zambullida en el mundo, apurando el ciclo vital y aguantando hasta el fin.
En sus memorias, Buñuel cuenta que desde la época juvenil de la Residencia de Estudiantes pensaba en hacer la película sobre Simeón el Estilita.
Entre carcajadas, Lorca le leía en las páginas hagiográficas de 'La Leyenda Dorada' ciertas observaciones sobre el proceso digestivo del anacoreta.
Claro que, al alimentarse sólo de lechuga, los resultados de tal proceso se parecían a los de una cabra. Y así lo explicaba Simón desde lo alto de su columna, ya en la película, a un pastor, que respondía desde abajo: “¡Atracones de puro aire se da usted!”.

Con semejante desparpajo iconoclasta, y antes de “La Vía Láctea”, Buñuel rueda esta comedia teológico-surrealista, la última de sus películas mexicanas: el productor Alatriste no consiguió plata suficiente y el metraje quedó recortado a la mitad. Buñuel tenía práctica en tales reajustes.
En "Simón del desierto", al no ser el argumento una trama estructurada sino una sucesión de escenas bastante autónomas, la supresión de unas cuantas no lo desmorona, aunque la transición a la secuencia final queda bastante brusca.

Para mostrar la vida del estilita, Buñuel se mete en lo literal de la leyenda y se zafa de la solemnidad del tema. Detalla lo concreto del hábitat de Simón: en medio del desierto pelado, una alta columna sobre la que acercarse al cielo y practicar un ascetismo extremo, castigando la carne pecadora y soberbia, absorto en los rezos (“¡Me doy cuenta de que no me doy cuenta de lo que digo!”). Dispone de una barandilla de cuerda por la que asomarse a soltar sermones y sentencias al público que aparece de vez en cuando. También dispone de una escalera de palos por la que algún discípulo trepa para hablarle de cerca y recibir su bendición. Y de una soga para subir el zurrón donde le colocan las hojas de lechuga y una calabaza con agua. Si le añaden un mendrugo lo considera tentación y se mesa su barba de moisés escuálido.
Para las tentaciones más fuertes se presenta el diablo, con variadas apariencias turbadoras...
Al pie de la columna, en la tierra, está la choza de la madre, a quien Simón ignora. Ella le dirige miradas de consternación.

Banda sonora: tambores de Calanda, enérgicos redobles aragoneses.

Buñuel dirige esta desmitificadora película con socarronería y desenfado, con regocijante fluidez, lo que lleva a evocar melancólicamente el bolsillo desfondado del productor Alatriste y a añorar las demás escenas divertidas, que se quedaron en el limbo cinematográfico.
[Leer más +]
52 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil