arrow

Black Mirror: Oso blanco (TV) (2013)

7,4
29.371
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Toni se despierta un día con amnesia y al salir a la calle todo el mundo se pone a grabarla usando sus smartphones. Segundo episodio de la segunda temporada de la miniserie "Black Mirror" creada por Charlie Brooker. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Black Mirror: White Bear (TV)
Duración
42 min.
Guion
Charlie Brooker
Música
Jon Opstad
Fotografía
Zac Nicholson
Productora
Channel 4
Género
Intriga Ciencia ficción Drama Sátira Crimen Supervivencia Secuestros / Desapariciones Telefilm
Grupos  Novedad
Black Mirror [Serie]
9
Artefacto demoledor
Muy probablemente -por no decir seguro- estemos ante el capítulo de Black Mirror que mientras trascurre menos nos esté aportando, que más prescindible nos parezca dentro del genial conjunto de ideas que analizan y diseccionan con hábil bisturí todas las enfermedades de la sociedad post-moderna en la serie más necesaria hoy día que uno pueda imaginar.

Pero, inteligentemente, el capítulo está ocultando un as en la manga mientras que las cartas que enseña parecen una jugada menor: se desarrolla a un ritmo trepidante donde el espectador no consigue encajar todas las piezas del puzzle porque no son mostradas, y las que hay para encajar dejan la figura muy incompleta, falta del toque maestro. Un toque maestro que encontraremos en los últimos dos minutos intercalado con los títulos de crédito.

Anteriormente, la primera idea que se desarrolla -haciéndonos ver que será la principal- es la de la sociedad alienada por grabar e inmortalizar digitalmente todo lo que ve; la dictadura del dispositivo móvil llevada al paroxismo de hacer a las personas insolidarias e insensibles ante el dolor o necesidad de ayuda que pudiese aparecer ante sus pantallas. Una plasmación maestra que el director emparenta en su comportamiento al que lucen los zombies: la pérdida sensible y cerebral, la carencia completa de atisbo alguno de humanidad.

Y como necesario complemento a ello, la crítica al exhibicionista, al que siempre ha querido tener afán de protagonismo y al que esta sociedad fútil y absurdamente superficial otorga la categoría de héroe por su burda exposición.

Ante esta doble faceta surge el don nadie, el que no se amolda a un lugar o al otro, el outsider y por tanto el perseguido y el que sobra.

Pero esta radiografía -que no deja de evidenciar ciertas carencias en su desarrollo que no consiguen que nuestra devoción reviente como en otros capítulos- resulta que no es lo principal. Y hasta aquí leas si no lo has visto.
[Leer más +]
167 de 177 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Victoria
"White Bear", segundo episodio de T2 de Black Mirror, existe para confirmarnos que Charlie Brooker tiene una mente particularmente dotada para crear atmósferas malsanas. Y como ya demostró en "Be Right Back", que podía tenderle un hilo a aquel "The National Anthem" en varios elementos, en esta nueva píldora de mal rollo de apenas cuarenta minutos tenemos un ejercicio de terrible realismo que golpea duro al espectador incluso aunque éste quiera adelantarse a los acontecimientos con el 'ahora va a pasar esto'. Y es que si algo ha demostrado la miniserie de Channel 4 es tener la capacidad de dar giros y vueltas sobre su premisa, incluso en ocasiones colocar la sorpresa en primer término para evitar ser tildado de efectista: es decir, que va con las cosas por delante. Y no solo eso: se permite jugar con los conceptos y recoger detalles ya expuestos dando forma a guiones poco menos que perfectos, coherentes a nivel interno (el anterior "Be Right Back" ya ofrecía este nivel de depuración) y tremendamente satisfactorios.

Lo que resulta evidente es que "White Bear" es el episodio menos sesudo, por así decirlo, de todos los emitidos. La naturaleza de su propuesta (que prefiero no desvelar, pues la clave es llegar a cierto punto y dejarse sorprender) obliga a que todo sea más efectista. La dirección de Carl Tibbetts, británico que podría haber filmado alguno de los episodios más psicotrópicos de "American Horror Story: Asylum" está llena de concesiones a la torpeza (contrapicados forzosamente cutres, cámara en mano en ocasiones) y aliándose con el director de fotografía Zac Nicholson consigue dar con una textura de imagen más austera que en los episodios previos de la serie. El guión avanza, los personajes añaden capas, pero lo verdaderamente importante de este 'oso blanco' es descubrir en qué consiste. Sus últimos 10-15 minutos son excelsos. consiguen el impacto al que se apela con esta representación de la humanidad zombificada (Brooker lleva arrastrando esta metáfora desde "Dead Set", aunque ahí la literalizaba) frente a la pantalla y el símbolo vacuo. Atentos además a las imágenes que se alternan entre los créditos porque terminan por redondear lo que hasta entonces había parecido más cercano al concepto abrazado por cierta sci-fi a lo 'Masters of Horror' que a la tecnología 'de pasado mañana' que abraza Brooker.

En resumen: "White Bear" es otro pelotazo que va directo a donde más duele. Mira la pantalla, eso es todo. El show debe continuar.
[Leer más +]
71 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1