arrow

Las brujas de Zugarramurdi (2013)

Las brujas de Zugarramurdi
Trailer
5,6
39.778
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Dos parados (Mario Casas y Hugo Silva) cometen un atraco y huyen perseguidos por la policía (Pepón Nieto y Secun de la Rosa) y por la ex mujer de uno de ellos (Macarena Gómez). Así, se adentran en los bosques impenetrables de Navarra y caen en las garras de una horda de mujeres enloquecidas que se alimentan de carne humana. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Las brujas de Zugarramurdi
Duración
112 min.
Estreno
27 de septiembre de 2013
Guion
Álex de la Iglesia, Jorge Guerricaechevarría
Música
Joan Valent
Fotografía
Kiko de la Rica
Productora
Coproducción España-Francia; Enrique Cerezo P.C. / La Ferme! Productions
Género
Comedia Fantástico Terror Comedia de terror Brujería Robos & Atracos
6
Álex recupera la chispa
Para qué negarlo: había ganas de ver "Las brujas de Zugarramurdi". Pese a que el anterior largometraje de Álex de la Iglesia fue un pinchazo considerable (La chispa de la vida, 2011) y parecía haberse vaciado en términos estilísticos/temáticos con la arriesgada y barroca "Balada triste de trompeta" (2010), su regreso al fantaterror cómico era algo que debía verse. Así, el autor de pequeñas joyas como "El día de la bestia" vuelve a un camino que prácticamente inauguró él en España y que sigue sin tener demasiados practicantes pese a la evidente solvencia del formato entre el público mayoritario. Las buenas noticias son que, por fin, recuperamos al Álex que nos gusta, y la malas... que es uno intermitente, y que en su tramo final se le va completamente la pinza y confunde sin necesidad, con alguna secuencia que, para qué negarlo, provoca vergüenza ajena. Ni qué decir de su epílogo, pero obviamente de eso no voy a hablar.

Y es una pena porque es probable que los primeros 40-50 minutos del film sean realmente geniales, a la altura de "La comunidad" sin ir muy lejos, y la secuencia inicial que involucra un robo a una tienda de 'Compro Oro' en Sol y la posterior huida por la ciudad, es espectacular. Tenemos un humor muy bien medido a través de unos personajes totalmente exagerados, actuando como ejes de una aventura sin punto de retorno: unos parados deciden cometer este atraco para ganar un dinero con el que encauzar su vida. La historia típica de los perdedores pero desde un punto de vista no satírico pero sí rebozado en un buen humor negro. Es curioso que sea el elemento fantástico el que empiece a torcer la producción, cuando se da demasiado peso a las brujas del título, y concretamente todo el bloque que cuenta con Carolina Bang como centro. Yo, en serio, entiendo que Álex cada vez parezca más contento pero debería dejar de vampirizar el 'talento' de esta muchacha, y ya es mucho suponer que lo tenga o haya tenido. Es una actriz horrible -interpretativamente hablando, a su cuerpo pegas no se le pueden poner-, que cuenta además con un personaje demencial, de lejos el peor escrito de todo el guión.

Como siempre los elementos técnicos son, en su mayoría, perfectos. La fotografía de Kiko de la Rica está a medio camino entre el cómic underground y la textura de cine de Rob Zombie como "Los renegados del diablo", la música de Joan Valent tira de melodías potentes para aturdir como complemento a la imagen, y Álex de la Iglesia sabe mover una cámara. Sabía antes y lo sigue haciendo, eso es evidente. El problema viene de guión, que hace avanzar las cosas con torpeza y carga demasiado la historia con personajes que sólo la retrasan, en lugar de hacerla moverse hacia adelante. Decir además que la película se dilata innecesariamente, pudiendo durar 15-20 minutos menos sin mayor problema. No es que se haga aburrida, como digo cuando es divertida, lo es y bastante, pero de la fuerza con la que arranca poco queda en un tercer acto donde salvo algún chascarillo del secundario de turno, quiere ser tan espectacular que se le va la mano. Para la historia -de los epic fails- cierto 'homenaje' a Dragon Ball -cables mediante, o renders malos- entre dos brujas flotantes. "Las brujas de Zugarramurdi" es una película recomendable, de eso no cabe duda. Pero pudo haber sido mucho más a poco que se hubieran pulido ciertas imperfecciones. Si os gusta el estilo de De la Iglesia, no lo dudéis: hay que verla.
[Leer más +]
153 de 179 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Una de las decepciones del año
Ésta es mi primera valoración en filmaffinity. Sigo la web desde hace años, y nunca me había animado a escribir hasta hoy, habiendo salido hace un par de horas de ver Las brujas de Zugarramurdi. Sin haber visto La chispa de la vida (lo siento, me da mucha pereza José Mota), opino con seguridad que es la peor película de Álex de la Iglesia, del que me considero seguidor.

¿Por dónde empezar? No entiendo como en las críticas del resto de usuarios se alaba el aspecto técnico de la película. Es bochornoso. Para un proyecto como éste, entiendo que los efectos especiales y digitales tienen cierto presupuesto, y salvando un único momento del film (cierto "gran personaje" que aparece al final), los efectos especiales son falsos, innecesarios y MUY cutres.

Las interpretaciones. No perderé mucho tiempo en hablar de Carolina Bang, sólo diré que ésta chica únicamente trabajará con Álex de la Iglesia, por algo será. Terele Pávez está estupenda porque ella es estupenda. Carmen Maura está "bien", porque su personaje no da para más y está muy desaprovechado. Hugo Silva muy en su línea, sin sorpresas. Para mí, la actuación más sorprendente es la de Mario Casas, aunque parezca mentira. Y es que su personaje es divertido, creíble y no tan sencillo de interpretar como parece. El dúo Santiago Segura-Carlos Areces sobra, porque aun siendo en cierto modo una película de humor, sus caracterizaciones son penosas, muy Muchachada Nui. El niño elegido para la película, un horror.

La primera parte de la película es buena, rápida, divertida y muy "de la Iglesia". La segunda mitad es aburrida, llena de errores y saltos en guión y planos, con un desenlace muy flojo y no hablemos de la escena final antes de los créditos.

La historia a priori pintaba muy bien: un grupo de atracadores dan un golpe en Puerta del Sol y en su huida se encuentran con las célebres brujas de Zugarramurdi, y todo ello dirigido por Álex de la Iglesia. Pero no hay ambientación "brujil" por ningún lado, no se profundiza en los personajes, hay situaciones forzadas y en algunos momentos parece que estás viendo una serie de la que te has perdido algún capítulo y no sabes qué ni por qué pasa lo que estas viendo. Sus lagunas y saltos de guión, sus flojas interpretaciones en general y el BOCHORNOSO aspecto técnico hacen que para mi sea una de las grandes decepciones del año.
[Leer más +]
153 de 195 usuarios han encontrado esta crítica útil