arrow

Minúsculos: El valle de las hormigas perdidas (2013)

Minúsculos: El valle de las hormigas perdidas
Trailer
6,5
1.614
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación cinematográfica de la serie televisiva de animación "Minuscule". En el tranquilo claro de un bosque, los restos de un picnic abandonados encienden la guerra entre dos tribus de hormigas. En juego está una caja de azúcar. Una intrépida mariquita se ve atrapada en medio de la batalla. Un viaje épico a ras del suelo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Minuscule: La vallée des fourmis perdues (Minuscule: Valley of the Lost Ants)
Duración
82 min.
Estreno
8 de mayo de 2015
Guion
Thomas Szabo, Hélène Giraud
Música
Hervé Lavandier
Fotografía
Animation
Productora
Futurikon Films
Género
Animación Aventuras Bélico Infantil Insectos Naturaleza 3-D
Grupos  Novedad
Minúsculos
7
Disfrute como un enano
Esplendida cinta de animación, muy divertida, en ella la protagonista principal es una mariquita que se ve envuelta en medio de una guerra entre hormigueros.
En la película no se gesticula ni una sola palabra, solo gestos y ruidos de los propios insectos para comunicarse y una buenísima banda sonora acompaña a una historia muy entretenida no solo para niños.
No sabía de la existencia de la serie de televisión de la que se basa esta película pero si es igual que el film merecerá la pena conseguirla para poder seguir disfrutando de estos "enanos"

Un 7

http://filmefilico.blogspot.com.es/
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Microcosmos
Lo poco que he visto de la serie "Minuscule, la vie privée des insectes" (2006-Actualidad) ya anticipaba que sus responsables, Thomas Szabo y Hélène Giraud, tenían un talento muy particular para ofrecer una visión muy particular de los microcosmos de la naturaleza. Cada episodio de la serie dura no obstante cinco minutos, por lo que el salto al largometraje se veía un poco complicado manteniendo las señas de identidad del producto de televisión dilatando su metraje hasta la hora y media. Bien, lo primero que puede decirse de "La vallée des fourmis perdues" es que supera esta prueba sin ningún tipo de problema. Para ello se apoya el concepto en una narración dividida en dos bloques divididos con una línea transparente pero perceptible. Una mariquita, separada de su familia, topa con un grupo de hormigas que se dirigen hacia su hormiguero. Por el camino, unas hormigas rojas tratan de darles caza. Simple, pero efectivo, sin que se noten los minutos y más mérito aún: la película no tiene diálogos. Los insectos emiten sonidos muy concretos pero no hay ni una palabra que pueda entenderse. Y ni falta que hace.

Sin ser una película redonda, puede hablarse de este trabajo como una modélica película de animación infantil en lo relativo a lanzar una moraleja o un mensaje sin machacar con él, dejándolo claro pero sin forzarlo. No es educativa, como si ocurre con la serie, pero tampoco hace falta porque lo que tenemos es una aventura con elementos ¡bélicos! que funciona a las mil maravillas y todo con un apartado técnico de órdago, que si bien inicialmente crea algo de rechazo (las criaturas son digitales, con un toque cartoon, sobre un fondo de imagen real) llegado cierto punto es tan frenético que da igual, eso cuando no juega con contraluces y emula -por decir algo concreto- a la textura de "300" de Zack Snyder (tranquilos: sin ralentizaciones ni sangre). Tan buena es la parte de acción que "Minuscule" pasa a convertirse en "Mayuscule" en ciertos instantes, alcanzando una altura inaudita en el cine de este tipo pensado para niños. Tampoco es que sea en global una película que vaya mucho más lejos, pero se agradece además su clasicismo a la hora de distribuir la comedia, con una imaginación casi digna de los Looney Tunes, con un slapstick muy marcado.

Atentos también a su fantástica banda sonora orquestada, que encaja maravillosamente con las imágenes diseñadas para sacar partido -también- del 3D. No es nada excepcional en este sentido, dicho sea de paso, pero no molesta. En definitiva: un trabajo estimable, sobre todo para los más pequeños de la casa, pero que los padres -o adultos, en general- también encontrarán placentero. Se puede pedir más pero la verdad, da lo suficiente, y además, qué diablos, está dedicada a Jean "Moebius" Giraud. Gran detalle.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil