arrow

Hannibal: El origen del mal (2007)

Sinopsis
Adaptación de una novela de Thomas Harris (2006). La historia de Lecter comienza en Europa Oriental, a finales de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Siendo un niño, además de presenciar el asesinato de sus padres, fue testigo de otras terribles atrocidades que lo marcarán para siempre. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Hannibal Rising
Duración
117 min.
Estreno
16 de marzo de 2007
Guion
Thomas Harris (Novela: Thomas Harris)
Música
Ilan Eshkeri, Shigeru Umebayashi
Fotografía
Ben Davis
Productora
Coproducción República Checa-GB-Francia-Italia
Género
Thriller Precuela Asesinos en serie Samuráis
Grupos  Novedad
Hannibal Lecter
"Ni Harris ni el director del evento, Peter Webber, aciertan en sus respectivas tareas. (...) todo se basa en una tópica estructura de venganza contra los causantes del dolor. Muy poco más."
[Diario El País]
"Por sorprendente que parezca, Webber cuenta algo nuevo, y lo cuenta bien. (...) La cinta está escrita con buena letra y vence a un ejército de prejuicios. (...) Puntuación: ★★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
8
El mal como esencia del ser humano.
La maldad es el fruto de un mediocre ante un comportamiento superior. Algo muy distinto es el mal, un concepto muy difuso cuya explicación debe buscarse el en interior de uno mismo. ¿Qué es para cada uno el mal? ¿Se nace siendo malvado o existen circunstancias en la vida en que uno acaba convirtiéndose en tal?

Hannibal Lecter es la esencia del mal en estado puro y la película da detalles circunstanciales acerca de los orígenes del famoso caníbal. Pero no pretende ahondar en esos detalles que convierten a un ser en malvado sino que explica que, con la chispa adecuada, una persona puede dar rienda suelta a sus instintos más primitivos.

Los orígenes de Hannibal Lecter parecen ser un caso casi propio de una tragedia desgarrada de Eurípides. Todo da lugar a intentar crear una especie de mitología. El tratamiento del personaje es bastante ambiguo y queda difuminado en una película que, pese a sus incoherencias con el resto de la saga, da lugar al establecimiento de una declaración de futuras intenciones del protagonista.

Hay algo en "Hannibal: el origen del mal" que me recuerda al "Batman begins" de Christopher Nolan. En ambos casos nos encontramos en el origen y adoctrinamiento de dos personajes oscuros, dos "héroes" por así decirlo que se rigen por sus propias leyes y circunstancias.

Si bien en un principio nos encontramos con un Hannibal infante que siente adoración por su hermana su instinto aletargado despierta al ver las mayores atrocidades que pueden salir de manos del hombre. Todo esto, añadiéndole su infinita inteligencia, hacen que el personaje tome las riendas de un mundo "a su manera" y se convierta en un semidios. No hay nada mas terrible que el mal personificado dentro de las personas inteligentes.
[Leer más +]
60 de 86 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Hay que volver al principio... para entender el origen del mal
Esta es la frase que se utilizó para promocionar "El dragón rojo", la precuela a "El silencio de los corderos". La cinta era una muy aceptable adaptación de la novela de Thomas Harris y una digna antecesora a la película original, pero no explicaba realmente el "origen del mal". Encontrábamos ya un Hannibal con cierta tendencia a comer carne humana, y el único origen que se nos ofrecía era el de su estancia en prisión.

Para revitalizar la franquicia, el director Peter Webber decidió contar la historia de la infancia y juventud de Hannibal Lecter, el verdadero origen del mal. Para empezar, y por razones obvias, ya no se podría contar con la impecable actuación de Anthony Hopkins. Gaspard Ulliel fue el encargado de acometer la dura tarea de dar vida al caníbal. Si bien se echa de menos a Hopkins en cada fotograma, el joven actor logra una buena interpretación, con ecos del Hannibal original, y no desmerece del papel.

Gong Li hace las veces de tía de Hannibal. Ella le instruirá en diversas artes, entre las que se cuenta el manejo de la espada samurai (¿a alguien le suena "Batman Begins", también revisión de los orígenes de un mito?). Su presencia en la pantalla pone el contraste de luz necesario para tan macabro producto: porque de hecho esta película nos cuenta la historia de un villano, por mucha justificación que se le quiera dar. Por ello la cinta se beneficia de personajes como éste, o como el del inspector de policía, que representa lo que podía haber sido Hannibal de no haber escogido la senda de la venganza, su alma proyectada en un espejo.

Después de tres filmes que profundizaban en la psicología del personaje, se nos es por fin revelada la naturaleza de su comportamiento, y el impacto de la revelación es lo suficientemente importante como para que nos deje satisfechos: a su hermana se la comieron unos soldados en la guerra, y él no pudo impedirlo, siendo tan sólo un niño. Así, lo que esta cinta explora es la venganza del joven estudiante de medicina Lecter (es espeluznante cuando le vemos consultando libros de anatomía, sabedores de las atrocidades que cometerá a los cuerpos de sus futuras víctimas) contra estos soldados. De este modo, la película funciona también como thriller de terror gore con entidad propia.

-sigue en spoiler sin revelar nada-
[Leer más +]
21 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1