arrow

¡Vivir! (1994)

¡Vivir!
Trailer
7,9
4.459
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Después de verse obligado a abandonar su casa y su familia por deudas de juego, un hombre rehace su vida como titiritero hasta que se ve envuelto en la revolución maoísta. Cuando consigue volver con su mujer y sus hijos, ya nada es como antes. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ China China
Título original:
Huozhe (To Live)
Duración
125 min.
Guion
Yu Hua, Lu Wei (Novela: Yu Hua)
Música
Zhao Jiping
Fotografía
Lu Yue
Productora
Era International Ltd / Shanghai Film Studios
Género
Drama Familia Años 40 Años 50 Años 60 Años 70 Revolución cultural china Juego
10
"Todo lo que quiero es una vida tranquila juntos"
A raíz de una conversación con algunos amigos de esta web, me he visto obligado a replantear el inicio de mi crítica a esta maravillosa película de Zhang Yimou. Realmente, es difícil elegir un criterio por el cual se asigna una puntuación a una película. La personalidad de cada uno, su educación, su cultura y su estado de ánimo son los que determinan a mi parecer la puntuación final que se otorga a un film. En lo que a mí respecta, valorar una película con un 10 (lo que sería el concepto utópico de la "perfección absoluta") supone encontrar un film con vida propia, es decir, que la excelencia de la obra es capaz de sorprenderme y emocionarme independientemente de las circunstancias en las que lo vea. Como ya comenté en otra crítica, hay pocos films que aguanten una revisión contínua manteniendo ese aura mágica del primer visionado. Y Vivir! es sin duda una de ellas.
Porque la sexta película del realizador chino combina magistralmente el drama y la comedia, el llanto desaforado y la sonrisa más enérgica, la denuncia sutil y el realismo mágico. La historia se asienta sobre los acontecimientos de la convulsa sociedad china de los años 40-60 (en medio de la guerra civil entre los nacionalistas de Chiang Kai Chek y los comunistas de Mao Zedong y su "revolución cultural"). Basada en una novela de Yu Hua, narra la historia de Fu Gui, un joven rico que dilapida la fortuna familiar por su afición al juego. Superando su adicción tras el nacimiento de su hija, se verá obligado a ganarse la vida y mantener a los suyos con su trabajo de titiritero. Fu Gui será apresado por el ejército nacionalista y verá la muerte con sus propios ojos. Sin embargo, la victoria de los comunistas permitirá que regrese a su casa, donde nacerá su hijo. Mientras tanto, la gente es obligada a trabajar como esclava en pro de la victoria del gran lider Mao. Y de nuevo, la tragedia se cernirá sobre Jia Zheng (su mujer) y Fu Gui. Con el paso del tiempo, la pareja casará a su hija con un humilde obrero y serán abuelos en un final apoteósico que se insipira claramente en la trilogía de Apu de Satyajit Ray.
El hilo argumental le sirve a Yimou para hacer un magnífico fresco de la cultura china. Combina la fastuosidad del local de juego, la belleza del teatro de sombras, la riqueza arquitectónica de la mansión familiar con la austeridad de la clase obrera mayoritaria. Asímismo, la predilección del director por el color rojo (patente en toda su obra, especialmente en La Linterna Roja) y el gusto por los planos generales dibujan un entorno natural privilegiado (el campo de sorgo, las montañas nevadas, los campos de cereales...) pero salvaje, en el que la supervivencia es hostil. Sigue en el spoiler (no revelo datos de la película)
[Leer más +]
99 de 113 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¿Hubiera sido más feliz Ulises si hubiera olvidado Itaca?
Hoy, y después de muchos años acabo de ver una película a la que puedo calificar con un 9, me rindo y muestro pleitesía ante la maestría de Zhang Yimou, porque ha hecho una película que te seduce, te conmueve, de una profunda belleza, porque es imposible quedarte indiferente ante la epopeya que vive esta familia, sus muestras de amor, lucha, abnegación y de dignidad, que te emociona hasta la extenuación, donde el director sabe dar la duración justa a los sucesos trágicos que ocurren, sin caer en un exceso de grandilocuencia.

Las interpretaciones están acordes con la película, Gong Li , soberbia con una capacidad de recursos inmesos (no me gusta la caracterización visual de su personaje de vieja) y Ge You solemne, como va dando forma a un personaje odioso al principio, pusilánime después, ingenuo siempre, en la vida real las buenas personas casi siempre lo son, hasta acabar de dibujar un hombre integro, de una dignidad asombrosa.

La música forma una conjunción inigualable con las imágenes, la fotografía es maravillosa con una sincronía de colores que parecen sacados de una pintura, donde siempre falta el azul, quizás porque el director no quiere dar ni un mínimo de frialdad, sino intensidad y calidez al relato, (paradójicamente los títulos de credito del final si se muestran en azul).

El final me parece maravilloso, nos muestra un epílogo optimista, lleno de esperanza, con el mensaje que lo importante, a pesar de todo lo que nos ocurra en nuestras vidas, es seguir viviendo.
[Leer más +]
49 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil