arrow

El milagro de Ana Sullivan (1962)

El milagro de Ana Sullivan
Trailer
7,7
4.851
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una familia contrata a Ana Sullivan para educar a Helen, una niña sorda y ciega. Un trauma infantil, un oscuro complejo de culpa, por la muerte de su hermano, impulsa a la maestra a redimirse mediante la educación de la niña. La incompetencia y la negligencia de los padres han hecho de Helen una niña mimada, incapaz de someterse a ninguna disciplina, y con la que toda comunicación parece imposible. La adolescente vive aislada en un mundo propio completamente ajeno a los demás. Sin embargo, Anna Sullivan conseguirá, con mucha paciencia y rigor, romper esa burbuja, ese aislamiento. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Miracle Worker
Duración
107 min.
Guion
William Gibson (Teatro: William Gibson)
Música
Laurence Rosenthal
Fotografía
Ernesto Caparros (B&W)
Productora
Playfilm Productions. Distribuida por United Artists
Género
Drama Biográfico Enseñanza Discapacidad Discapacidad auditiva
10
A VECES NO YA UN CACHETE SINO DOS, AYUDAN A LA DINAMO DE LA INTELIGENCIA
A las pocas horas de que el Congreso de los Diputados de España haya suprimido dos artículos del Código Civil que concedían a padres y tutores la potestad de "corregir razonable y moderadamente" a los niños, eliminando así la cobertura legal al denominado "cachete", "tortazo", "galleta" o "bofetón" —según nuestros sabiondos políticos, sólo cabe reprender a los menores "con respeto a su integridad física y psicológica"—, me pregunto ¿cómo habrían tratado a la maestra de esta película, Ana Sullivan? Sin lugar a dudas la habrían condenado, dado que ésta sí que le da a su insoportable y malcriada alumna Hellen, no ya un cachete sino dos bofetadas, muy bien, oportuna y medicinalmente dadas.

Pero es que a los partidarios del "buenismo", es decir, a los "buenistas de salón" que hoy en día quieren pasar a la historia por enmedar la plana de todo lo habido antes de ellos y hacer pasar por "malos" a todos los que no van de "progre-hipersensibles" por la vida, obviamente a maestras como Ana Sullivan las dejarían fuera del sistema, las condenarían como de hecho ya viene ocurriendo y promocionarían según su estilo: que cada vez haya más docentes y alumnos políticamente correctos y asépticamente zopencos.

Arthur Penn, aunque sólo hubiera dirigido este filme, merece estar entre los cineastas que más sana pasión le han dado al séptimo arte. Y en cuanto a Anne Bancroft, verdaderamente nos enamora con su interpretación: perfecta en su papel de maestra seria, que no se acobarda ante las adversidades, que le planta cara a los hipócritas "buenistas" y a su nefasto y delirante "buenismo". Ella, también es amorosa y a amar no le ganan los "buenistas" de pacotilla, pero sabe igualmente tratar sin paños calientes a la violenta y repelente niña Hellen, cuando la ocasión lo amerita, y no le importa pasar por la "mala" de la película (nunca mejor dicho), frente a los que optan por la falsa fachada de la "moderación", la "sensibilidad" o la "misericordia". Ella, con su actitud profesional no políticamente correcta (que los psicólogos, políticos y pedagogos de la actualidad, considerarían deleznable), posee prospectiva, ve más allá, intenta lo mejor para la niña ciega-sordomuda que vive presa en su propio mundo interior, y gracias a su idiosincrasia corajuda logra salvar a esa criatura hundida en un pozo de tinieblas y soledad. Si por los suaves defensores del "buenismo" hubiera sido, Hellen habría continuado siendo una irremediable malcriada cuyo sufrimiento se habría acrecentado hasta la locura a la par que lo habría multiplicado a lo largo de los años en su pretendidos y delicados "protectores".

Y ¡¡¡ojo!!!, Ana Sullivan estaba, como muchísimos docentes, padres, madres o tutores, en contra (faltaría más) de la violencia con los niños o con cualquier ser viviente; pero sabía lógicamente que dar un cachete o bofetada en determinadas ocasiones, es tan imprescindible y benéfico como el agua de lluvia sobre un reseco campo de siembra.

Fej Delvahe
[Leer más +]
96 de 126 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Esto no es una película
Aquí no hay actores y actrices, sino personas de carne y hueso a las que la desgracia une para siempre

Aquí no existe un director, sólo alguien que proyecta una historia de supervivencia que se remonta al inicio de nuestra conciencia como seres humanos

Aquí no hay un guión, sino un relato sobre la educación de una salvaje a manos de una mujer extraordinariamente bella física y sobretodo, intelectualmente

Nosotros somos los que tenemos que aportar la vista y el oído. El olfato, el gusto y el tacto lo ponen Bancroft, Duke y Penn brindándonos una lección de profesionalidad, sensibilidad y talento.

Esto no es una película. Catalogarla no le hace justicia. Véanla, por favor.
[Leer más +]
54 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil