arrow

The Thick of It (Serie de TV) (2005)

7,8
454
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2005-2012). 4 temporadas. Bienvenidos al Ministerio de Asuntos Sociales y Ciudadanía, el vertedero de políticas impopulares y aburridas de los demás departamentos. El equipo al cargo miente, engaña e intenta salir del paso a través de chapuzas, crisis, dimisiones y elecciones, esperando que la culpa le caiga a otro... y que no haya visita de Malcolm Tucker, el colérico representante del Primer Ministro. (FILMAFFINITY).
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Thick of It (TV Series)
Duración
29 min.
Guion
Armando Iannucci, Ian Martin, Simon Blackwell, Jesse Armstrong, Tony Roche, Roger Drew, Sean Gray, Will Smith
Fotografía
Jamie Cairney
Productora
British Broadcasting Corporation (BBC)
Género
Serie de TV Comedia Sátira Política
8
"God save the BBC". (7.8)
Otra apuesta valiente y muy bien realizada de la BBC, he de admitir que antes de sumergirme en "The Thick of it" vi la secuela (sin continuidad con la serie) en forma de película "In the Loop", esta segunda me pareció interesante con ciertos reparos (sobre actuado), la serie por el contrario creo que la supera, pues es más realista y no se deja llevar por situaciones que difícilmente se producen en la realidad (a mi entender).

Sigue el patrón de "The Office", la británica (para mí un poco mejor, que esta que nos ocupa), pero es más complicada de seguir, en los detalles, guión y movimiento constante de la cámara (a muchos les puede agobiar).
La historia es muy sencilla, desvelarnos los entresijos de la política británica, de aquellos que ocupan puestos institucionales, ambiciones varias, peloteo constante, y el darlo todo para permanecer en el poder (por insignificante que sea) a expensas del interés real del ciudadano y del propio sistema democrático. Destacan las actuaciones de su reparto, principalmente las del Ministro "Hugh", y la del jefe de comunicación del Gobierno "Malcom" (por favor que gran papel), aunque las del resto del elenco no defraudan.

Es como digo una serie simple en su argumento y realización, pero complicada por lo que significa, adentrarse en el poder y criticarlo desde un punto de vista absurdo, y sobre-representado (evidentemente creo que hay muchos cargos y caras duras que cumplen perfectamente este papel y aún peor, lo vemos en el día a día pero también pienso que debe haber alguien que haga su trabajo pues sino esto sería una anarquía desastrosa), poder que queda ridiculizado y donde el título "ministro" no significa nada, pues quienes mandan son los asesores, "Hugh" bastante tiene con mantenerse en el poder...

Creo que esta sátira llevada al extremo nos debe de servir como entretenimiento y como reflexión, también a ellos, a los políticos, asesores, funcionarios, prensa y demás personal porque muchas de las cuestiones planteadas son perfectamente reales y que intenten no caer tan bajo, pues nosotros estamos aquí, lo vemos, y ahora la BBC lo manifiesta en esta serie, lo condensa, lo amplía y nos muestra que también ellos son humanos, nosotros lo sabemos, lo que no aguantamos es que intenten pasar por infalibles, principalmente cuando no lo son...

Serie muy recomendable, e hilarante, para aquellos a quienes les guste el tema político, aburrido en general, pero altamente tratado aquí.

Yo, Claudio.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Una de las mejores series de tv jamás producidas
Creo que la primera vez que vi “The thick of it” mi interpretación de la misma no pasó de la primera capa -sátira política de primer nivel-, pero ahora percibo un estudio de personajes verdaderamente poliédrico y multidimensional. La primera vez me hacían gracia las miserias y mezquindades de los mentideros políticos del cogollo de la política británica, en esta ocasión me ha calado más esa cara b en la que la sonrisa se te hiela, con gente traicionándose a sí misma y a los que aman, políticos quemados en los que la ciudadanía proyecta todas sus frustraciones (justificada e injustificadamente), chivos expiatorios o pactos de ultimísima hora entre bambalinas que dan por saco al menos pensado. Vamos, creo que he sentido más empatía, en general.

Ignoro en qué medida se parece a la realidad. Sospecho que bastante, que por los pasillos de Downing Street y en las carteras circulan no pocas anécdotas como las que pueblan los minutos de la serie. Este fantochismo político a puerta cerrada –o no- es algo de lo que por desgracia podríamos escribir enciclopedias los españoles, copados como estamos por siglas y funcionarios y partidos y grupos mediáticos y lobbies que son extensiones de los mismos, etc.

Naturalmente una de las grandes atracciones de The Thick of It es el personaje de Malcolm Tucker –en gloriosa creación de Peter Capaldi-, despiadada mano derecha del Primer Ministro como su "Downing Street Director of Communications", escocés malhablado y agudo que impregna de miedito los corazones de todos los funcionarios del gobierno, del anónimo calientasillas al ministro del ramo que se tercie (no en vano la serie comienza con Tucker haciéndole la cama al Ministro de Asuntos Sociales, o dimites o te dimitimos).

En un plano técnico, el formato elegido es de todo punto incomprensible e ilógico e incongruente. Esto es, tiros de 2 o 3 cámaras haciendo el documental de turno, mientras los protagonistas dejan que les filmen en sus actuaciones o locuciones más abyectas. Siendo esto así, sigue funcionando de maravilla. Pero hay que encerrar bajo siete llaves la noción de que no tiene ningún sentido, se pille por donde se pille. Lo mismo pasaba con Parks & Rec y por las mismas razones. Al menos en esta nadie mira a cámara.

Lo bonito de esta serie -aparte de tener unos guiones que son joyitas y de poseer una fluidez en su puesta en escena que favorece una inmersión tipo "fly on the wall" por parte del espectador- es que funciona a las mil maravillas sin que uno sepa los pormenores del sistema político inglés (todos los fuegos el fuego), y por otro lado humaniza a los agentes participantes en el proceso. Los humaniza o les baja los pantalones, según el caso y el momento.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil