arrow

A primera vista (2014)

Sinopsis
Leonardo es un adolescente ciego en búsqueda de su independencia. Su vida cotidiana, la relación con su mejor amiga, Giovana, y la forma en que ve el mundo cambia por completo con la llegada de Gabriel. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Brasil Brasil
Título original:
Hoje eu quero voltar sozinho (The Way He Looks)
Duración
97 min.
Estreno
17 de julio de 2015
Guion
Daniel Ribeiro
Fotografía
Pierre de Kerchove
Productora
Lacuna Filmes
Género
Drama Romance Discapacidad Amistad Adolescencia Colegios & Universidad Homosexualidad
8
Hoje Eu Quero Voltar Sozinho: Bella historia de descubrimiento sexual y de amor
Otra de las películas que estuvieron compitiendo en la Competencia Oficial Ficción del FICCI, luego de su premiere mundial en el Festival de Berlín donde compitió en la sección Panorama y fue doblemente premiada con el Premio de la crítica internacional (FIPRESCI) y el Premio Teddy (Premio entregado por un jurado independiente a la mejor película de temática LGBT) fue “Hoje Eu Quero Voltar Sozinho” (The Way He Looks), del joven director brasileño Daniel Ribeiro. Desde que el año pasado vi el cortometraje de Daniel Ribeiro "No quiero volver solito", que me gustó mucho, quedé con muchas ganas de ver algo más sobre esa historia y me uní a la petición de que hicieran un largometraje. Pasó un tiempo y cuando me enteré que ya habían hecho un largometraje, me alegré mucho e inmediatamente se convirtió en uno de los filmes que más esperaba por ver este 2014. Y cuando me enteré que iba a estar en la Competencia Oficial del Ficci, pues mi dicha fue enorme. Es así como Ribeiro presenta su ópera prima, su primer largometraje ficción, luego de su trabajo como cortometrajista.

El cortometraje “No quiero volver solito” (2010), que pueden ver al final del texto, cuenta la historia de Leonardo, un adolescente ciego de nacimiento que asiste a una escuela normal, donde tiene el apoyo de su mejor amiga, Giovana. Pronto la vida de ambos amigos sufre un cambio con la llegada de Gabriel, un joven que inmediatamente logra una empatía con el dúo. Juntos empiezan a crear una linda amistad, donde se divertirán, aflorarán sentimientos y descubrirán muchas cosas sobre ellos mismos. En especial, Leo y Gabriel. El corto de 17 minutos, está muy bien filmado, con una sutileza y sensibilidad poco habitual en el tratamiento de estos temas. El éxito del corto fue tan grande, que inmediatamente y por pedido del mismo público se inició con el proceso para hacer la adaptación como un largometraje.

Y es así como 4 años después, con los mismos actores del cortometraje, Daniel Ribeiro presenta “Hoje Eu Quero Voltar Sozinho”. La película, continuando con la trama del cortometraje, simplemente te da más detalles sobre cada uno de los protagonistas, sobre todo de Leo, en donde podemos ver sus padres, quienes también luchan y se preocupan por la incapacidad de su hijo y lo sobreprotegen un poco. También podemos ver más sobre la interacción entre los tres amigos, su relación con sus otros compañeros de la escuela, las bromas a Leonardo por parte de algunos compañeros por su ceguera y sobre todo, podemos ver más sobre los detalles de la construcción de la relación y el descubrimiento de Leonardo y Gabriel.

El largometraje me gustó mucho también. El director ha hecho un excelente trabajo, agregando detalles al corto e hilando con sutileza, naturalidad y sentimiento esta bella historia de descubrimiento personal, sexual, y sobre todo de amor. Muy bien dirigida y escrita, en donde podemos ver reflejada la misma sensibilidad que el director trasmite en persona, y sobre todo hay que destacar a los excelentes jóvenes actores Ghilherme Lobo, Fabio Audi y Tess Amorim, quienes se ganan el corazón del público en general, por su naturalidad y una conexión y química que traspasa la pantalla.

También fue muy interesante ver que la película tuvo una excelente recepción del público general del FICCI. Aunque incluso se podían escuchar algunos comentarios durante el filme y reacciones que criticaban algunas escenas y comportamiento de los personajes, realmente eran muy mínimos ante la reacción de la mayoría del público, quien en todas las proyecciones del filme en el festival dieron una extendida lluvia de aplausos al director cada vez que acaba de proyectarse el filme. La misma suerte no corrió la incomprendida “El Desconocido del Lago”, de la que tengo pendiente hacer una próxima reseña, la cual tuvo comentarios muy negativos de parte del público. Sin embargo, el contraste entre las reacciones entre estos dos filmes que tienen una delgada línea que los une, da testimonio de una leve concientización del público en tratar y abordar estos temas de forma abierta y con normalidad.

http://asbvirtualinfo.blogspot.com/2014/04/comentario-pelicula-hoje-eu-quero-voltar-sozinho.html
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¿De qué color es el amor? …Aunque digan que el amor es ciego.
Durante mi adolescencia me hice varias veces la pregunta: ¿cómo me enamoraría y cómo sabría que me he enamorado? …si yo fuera ciego. No me parecía una cuestión trivial, porque tanto el deseo como el amor me han entrado casi siempre por los ojos primero y sólo paulatinamente ha ido calando más hondo. Quizás se deba a un enfoque ñoñamente romántico que nos han inculcado desde nuestra infancia: príncipes o princesas de una belleza simpar que además reúnen virtudes de carácter y bondades infinitas, de linaje límpido y potencial descendencia inmaculada. Tanto remilgo pusilánime que nos hace olvidar lo esencial: que queremos compartir la vida con una persona singular, que nos toque, llegue y llene nuestro corazón.

Tanto tópico trasnochado y añoso – aunque perenne – persiste hasta nuestros días, fomentado y alimentado tercamente por la paciente y correosa iconografía cinematográfica y literaria al uso. Sin embargo, conserva toda su fuerza y emocionante veracidad cada vez que se acierta con estos mínimos mimbres, obstinadamente permutados para permanecer inalterables: dos jóvenes enamorados se encuentran, no saben qué sienten ni qué nombre dar a lo que sienten, ni cómo vivirlo, ni a quién decírselo, ni cómo afrontar y encauzar lo que parece un extravío obstinado de la cordura. Y aunque los jóvenes en cuestión sean dos mozos apenas púberes – uno de ellos ciego, el otro un rizos entre modoso y angélico – tenemos los ingredientes de un tópico mil veces transitado…

Y, pese a todo, esta cinta funciona aunque nada hiciera presagiar semejante logro. Caminos trillados, claroscuros fatigados, calor y sofoco adolescente de muchas formas y pocos formatos… no hay nada nuevo (ni en el lenguaje, ni por la narración, ni en los contenidos, ni los diálogos, ni en personajes o en situaciones) y, sin embargo, funciona. Quizás se deba a que la candidez de la mirada del cineasta primerizo nos recuerda y reconcilia con una época de la que guardamos un candoroso recuerdo indulgente: nuestra propia adolescencia. Nos hace volver a aquellos años en que deseábamos un gran primer amor, aunque no tuviera aún nombre, ni tan siquiera sexo, pero deseábamos vivenciar unas emociones que no por ignoradas eran menos deseables. ¡Ay la fuerza perniciosa de la fantasía calenturienta del púber inmaduro!

Podría censurarse su falta de originalidad o su excesivo melindre o su final dulzón y placenteramente soñador, bullicioso y optimista… pero qué más da si acierta en lo esencial: el retrato de un primer amor adolescente entre dos blanquitos de la discreta burguesía brasileña. Localismo y hermosura universal.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1