arrow

Siempre locos (1998)

6,6
807
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Según la revista Rolling Stone, una magnífica pieza de entretenimiento que captura la vitalidad y la locura del rock de los años sesenta.
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Still Crazy
Duración
95 min.
Guion
Dick Clement, Ian La Frenais
Música
Clive Langer
Fotografía
Ashley Rowe
Productora
Columbia Pictures Corporation / Marmot Tandy Productions / The Greenlight Fund
Género
Musical Comedia Romance
Según la revista Rolling Stone, una magnífica pieza de entretenimiento que captura la vitalidad y la locura del rock de los años sesenta.
[FilmAffinity]
"Bien contada, digno musical, pero muy mal doblado al castellano"
[Diario El País]
7
And the flame still burns
Agradable paseo por el entramado de envidias y rencores, amoríos e inseguridades, desgracias, sustos y anécdotas míticas que componen el pasado y presente de una banda de música, en un simpático homenaje a todos aquellos viejos roqueros que un día saborearon el éxito para después caer en el olvido.
Todo ello aderezado con una banda sonora muy currada –como no podía ser de otra forma- y unos personajes entrañablemente curiosos: imposible no encariñarse con el batería moroso y flatulento o con la “perraca” nórdica... Mención aparte merecen las excentricidades del mítico cantante: su victimismo, su coquetería y delicado endiosamiento, su fragilidad, sus múltiples delirios seniles... joder, eso es construir un personaje complejo, atractivo y carismático. Se nota que Bill Nighy (en su línea) comprende a Ray, lo mima y le da lo mejor de sí mismo. Y me da mucha pena que todo esa ilusión, todo ese esfuerzo (tanto el suyo, como el del resto del equipo, por supuesto), no hayan sido reconocidos como es de merecer, al menos hasta la fecha.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Spinal Tap se ponen serios
Como una réplica americana a la mítica "This is...Spinal Tap!", "Siempre locos" recorre la trayectoria de un grupo de rock de los sesenta (recordando muchísimo a The Rolling Stones). Entrelaza el presente de los ya fondones músicos con flash-backs de sus tiempos mozos, regando todo el conjunto con un acertado cóctel de humor y dramatismo. Buenos actores, horrible doblaje en castellano. En conjunto, una película superior a la media que no se conforma con ofrecer estereotipos, sino que indaga en la forma de ser de los personajes y se cuestiona su evolución, más en lo personal que en lo musical.
Lo mejor: Bill Nighy en el papel de cantante rockero pasado de rosca, en un papel que volvería a hacer en "Love Actually".
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil