arrow

Nunca me abandones (2010)

Nunca me abandones
Trailer
6,5
18.485
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación de una novela de Kazuo Ishiguro, el autor de "Lo que queda del día", que también fue llevada al cine (James Ivory, 1993). Kathy, Tommy y Ruth pasan su infancia en Hailsham, un internado inglés aparentemente idílico, donde descubren un tenebroso e inquietante secreto sobre su futuro. Cuando abandonan el colegio y se acercan al destino que les aguarda, el amor, los celos y la traición amenazan con separarlos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Never Let Me Go
Duración
103 min.
Estreno
18 de marzo de 2011
Guion
Alex Garland (Novela: Kazuo Ishiguro)
Música
Rachel Portman
Fotografía
Adam Kimmel
Productora
Fox Searchlight / DNA Films / Film4
Género
Drama Ciencia ficción Romance Años 70 Distopía Años 80 Años 90
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Kazuo Ishiguro
9
Mi corazón, al servicio de los humanos
Primero. No me abandones. Segundo. Si me abandonas vuelve a mí. Tercero y último. A pesar de todo el dolor te querré siempre.
En Never let me go, Mark Romanek nos muestra un pasado-futuro, una realidad histórica alternativa, dónde la ciencia y la medicina evolucionaron a ritmos agigantados después de la II Guerra Mundial, y dónde la moralidad quedó sepultada por el instinto natural de supervivencia. En este mundo todo es lo que parece. No hay trampas. No hay salidas. Es la dura realidad chocando contra nuestros más altos ideales, contra aquellas cosas en las que todos confiamos creer, hoy y mañana.
La película adquiere la forma de un corazón dolido, justo antes del final de su camino, justo antes de cambiar de recipiente, y deshacerse de eso a lo que aún llamamos sentimientos. Y que tenemos todos. Todos. A pesar de la forma cuadriculada que quieren imponer a nuestros cerebros. Podremos perder nuestra voluntad, ser siervos, pero nunca dejaremos de amar, y de querer ser amados.
Por encima de todas estas cosas, del debate “ética contra ciencia”, del autoritarismo, de la dominación y adormilamiento de las masas, del escaso dolor que parece generar en el individuo la colectivización de la culpabilidad, todos ellos temas temiblemente desarrollados por los totalitarismos del siglo XX (desde el nazismo hasta el stalinismo), por encima de todas ellas, esta película cuenta con un alma descarnada. Porque sí, todos tenemos alma también. Una alma coartada que vemos a través de las miradas tristes, melancólicas, apagadas, de unos personajes derrotados sin luchar, interpretados magistralmente por Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley. Sin ellos, sin sus gestos cansados, sin sus voces rotas, esta película no podría haber sido posible. Tampoco sin la maravillosa música de Rachel Portman o la apagada fotografía de Adam Kimmel. Forma y fondo al servicio de unas ideas concebidas por el escritor Kazuo Ishiguro, y plasmadas por el guionista Alex Garland y el director Mark Romanek.
Never let me go es, en definitiva, un caballo que no puede correr, un toro que solo sirve para procrear, una bestia dominada, con una vida programada antes ya de nacer. Never let me go es lo que sus personajes le hacen ser. Y a lo mejor nosotros también somos así. Es tan pesimista el mensaje, el texto y el subtexto de esta película, tan retorcidos los sentimientos que produce en el espectador, y tan auténticos, que tiene que haber algo de verdad en todo ello, algo de presente en este alternativo pasado futurista. Algo de nosotros. Algo de amor y de dolor. Algo de realidad.
[Leer más +]
231 de 266 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una película que hace daño.
A pesar de haber visto la película con unos subtítulos de espanto, creados por alguna persona que aún no sabe conjugar verbos y que no tiene ni idea de castellano…aunque es posible que el latín sea su fuerte, no digo que no; me he emocionado. Será por las actuaciones, que es lo que me ha ayudado a conseguir entender bien el film.

La vida de los personajes se va desarrollando con un ritmo pausado. A pesar de su destino, de saber cuál es su función, los tres protagonistas avanzan con una tranquilidad que asusta. Eso es lo que hace grande a esta película. Nadie huye, nadie se compadece de sí mismo, nadie junta sus manos y dice que Dios así lo ha querido.

Cuando te das cuenta de lo que estás viendo…cuando eres capaz entender…ése es el momento en el que la película hace daño.
[Leer más +]
105 de 145 usuarios han encontrado esta crítica útil