arrow

Win Win (Ganamos todos) (2011)

Win Win (Ganamos todos)
Trailer
6,2
5.006
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Mike Flaherty (Giamatti), un abogado sin suerte, dedica su tiempo libre a entrenar a los muchachos de una escuela de lucha libre. De repente, se le presenta la oportunidad de resolver sus problemas económicos defendiendo a un viejo cliente. Cuando el nieto de éste, un deportista muy prometedor, escapa de casa y se va con su abuelo, la vida de Mike da un giro verdaderamente inesperado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Win Win
Duración
106 min.
Estreno
1 de julio de 2011
Guion
Thomas McCarthy (Historia: Thomas McCarthy, Joe Tiboni)
Música
Lyle Workman
Fotografía
Oliver Bokelberg
Productora
Fox Searchlight
Género
Comedia Drama Comedia dramática Deporte Wrestling/Lucha libre Cine independiente USA
6
Gana porque no compite
No son pocos los actores que se pasan a la dirección, pero escasean aquellos que lo hacen por una necesidad real, “artística”; con la intención de contar algo. Thomas McCarthy parece uno de estos raros ejemplos: no sólo ha dirigido tres largometrajes que también ha escrito, sino que es el responsable de la historia de la soberbia “Up” de Pixar. Su cine está más cerca del ‘independiente’ pero por alguna razón no se casa con sus convenciones, al menos en un sentido estricto, pues presume de saber bordear los clichés y crear microcosmos cerrados, suyos, sin utilizar demasiados de los tics que a día de hoy azotan el “cine de Sundance”. Con “Win Win” no lo consigue del todo, quizá porque se presentó en el citado festival… o sencillamente porque en el fondo, para que “ganemos todos” había que sacrificar algo. En esta historia falta un poco de riesgo, de valentía, pero entrega suficientes cosas para que sus carencias no la entierren.

Para empezar, una buena labor de un reparto cuidado, milimétricamente seleccionado en el que destacan (para variar) un buen Giamatti, una fantástica Amy Ryan y un grupo de secundarios eficiente. McCarthy es actor y sabe cómo dirigir a los de su profesión, sacar lo mejor de ellos en cada secuencia, como ya demostrase con Richard Jenkins en su anterior “The Visitor” (2007). Aquí hace lo propio para contarnos una historia de un abogado que además entrena a los chavales de un instituto, dándoles clases de lucha libre. La aparición de un joven en paralelo a cierto caso legal hará que su vida de un giro y comiencen a pasar cosas que no tenía previstas. El tono es amigable y en el fondo esta es una de esas películas para elevar el espíritu, donde se sabe que todo va a ir bien aunque se creen obstáculos (argumentales) para dar a entender lo contrario. Si no se lograse sortear alguno de ellos podría hablarse de sorpresa pero “Win Win” busca “ganar” a toda costa y lo consigue a medias. Es a fin de cuentas cine bien llevado pero poco pasional, al que le falta algo de chicha para que verdaderamente llegue dentro, pero que tampoco molesta ver ni insulta al espectador con resoluciones absurdas. Total, para pasar un buen rato sin pensar demasiado. No “ganamos todos”, pero tampoco perdemos. Menos es nada, ¿no?.
[Leer más +]
39 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Moralismo Amarillo
El inicio de “Win Win (Ganamos todos)” puede recordar a “Juno” con ese corredor, vestido de amarillo, superado por los hombres de negro. ‘¿Corriendo de quién?’, responde su hija cuando se le dice lo que está haciendo su padre en ese momento. Amarillo gafe frente al verde esperanza como gran color del título. Thomas McCarthy se ha constituido como un hombre del panorama independiente americano con “The Visitor” o “Vías cruzadas” aunque aquí aparece la sombra del director de “Juno”: Jason Reitman. El moralismo y legado (mal leído y entendido) de Frank Capra parecen ser un estigma del reciente cine americano que retrata la crisis. Mike Flaherty, el protagonista, hace bueno el dicho de es tan bueno que es tonto… pero cuando decide ser ‘malo’ en beneficio propio comienza el pecado y, por lo tanto, el castigo. Todo resulta más que obvio en una metáfora personificada: ese pelo rubio angelical y alas tatuadas en la espalda de Kyle.

Por si no lo saben Thomas McCarthy es el periodista trepa de la quinta temporada de “The Wire” y aquí parece, que al igual que su personaje en la inolvidable serie de la HBO, no(s) está tergiversando la verdad para hallar un cuento moral con el que ganarse un Pulitzer y el corazón del público. Emplea toda la artillería sentimentaloide pesada y torpedos morales a discreción. Nos engaña; nos engaña porque nos muestra en el trailer un filme deportivo sobre superación personal siguiendo las pautas de la sport movie pero el acto final queda abocado a un drama familiar del montón. Efectivamente el amarillo se alza con la victoria, pero no es sin otro que el amarillismo moral y demagógico del guión que nos propone el director.

Tome su Pulitzer Sr. McCarthy (o debería decir Scott Templeton) y deje de contarnos su cuento y fórmula para salir de la crisis personal, familiar y global: hay que arremangarse las mangas y trabajar el doble.
[Leer más +]
23 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil