arrow

The Virtues (Miniserie de TV) (2019)

The Virtues (Miniserie de TV)
Trailer
7,8
402
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
4 episodios. Sin familia cercana a la que recurrir, Joseph (Stephen Graham) está obsesionado con un trauma del pasado que durante décadas ha intentado olvidar sumergiéndose en el alcohol y las drogas. Harto de una vida sin rumbo, decide regresar a Irlanda para enfrentarse a sus recuerdos de infancia, ligados a los servicios sociales que se hicieron cargo de su tutela. Destrozado física y anímicamente, se reúne con Anna, la hermana a la que no ve desde que era niño, y empieza a trabajar en la empresa del marido de esta, Michael. Cuando Joseph conoce a la hermana de Michael, la irascible y temperamental (Niamh Algar), que también vive esclava de un doloroso recuerdo, se establece entre ambos una relación que podría llegar a ser liberadora para ambos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Virtues
Duración
270 min.
Guion
Shane Meadows, Jack Thorne
Música
P.J. Harvey
Fotografía
Nick Gillespie
Productora
Emitida por Channel 4; Warp Films
Género
Serie de TV Drama Miniserie de TV
9
Enfrentándose al pasado
Shane Meadows lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a confiar en el actor prodigio, Stephen Graham, que nos regala una actuación fuera de serie (tal vez una de las mejores en toda su carrera). Shane nos trae una desgarradora historia, como ya hiciera en This is England o Dead Man's Shoes, con el drama como hilo conductor. El mismo nervio, el mismo sentimiento de transmitir y contar algo verdaderamente oscuro a través de vidas reconocibles, de personajes más humanos que nadie, imperfectos y en ocasiones rotos y llenos de culpa.

The Virtues es un viaje personal de Joe, el protagonista, hacia una revelación, hacia un entendimiento vital; que es descubrir de dónde viene tanto odio, tanta culpa y miedo, hasta saber el punto exacto en el que su vida se fue al traste. Es encararse con los orígenes de los traumas que lleva una vida ocultando y tapando con excesos, tristeza y hastío vital. En la actualidad está absolutamente perdido, sumando todavía más sucesos desafortunados a sus espaldas, hasta que decide ir a Irlanda. El primer episodio es bastante críptico en ocasiones, incluso llegando a parecer lento; sensación que desaparece al completar la serie. Sólo encajando todas las piezas entenderemos bien por qué algunos tramos son así, tan íntimos, con tantos planos a la nada. A veces no son necesarias las palabras viendo esta obra, puesto que en las caras de sus protagonistas está escrito todo.

Stephen Graham es el alma, pero comparte igualmente una brutal actuación con el resto del reparto, que no se queda atrás; personajes que terminan por importarnos tanto como él. Cada cosa que vamos descubriendo del pasado de Joe es una mezcla agridulce entre intriga y tristeza; querremos saber qué le pasó pero a la vez no, puesto que ya sabemos lo que hay (hubo) al final del camino. Meadows consigue captar totalmente nuestra atención, usando un recurso que me encanta, que es mostrar personajes naturales, con diálogos y pausas que cualquier persona haría. Muestra reuniones familiares reales, con todos los defectos habidos y por haber, con una naturalidad pasmosa. Ese "costumbrismo" tan característico lo veremos también en The Virtues. Esas charlas alrededor de una mesa o en el sofá. Los momentos más reflexivos donde los personajes se limitan a estar sin estar. No hay actuación que parezca forzada, este hombre sólo sabe rodearse de los mejores actores y actrices.

La crudeza, naturalidad e intensidad de The Virtues son sus puntos fuertes. No podremos dejar de verla. Engancha, hace pensar y nos deja empatizar al 100% con sus protagonistas. Muy pocas series nos dan esto. Creo sinceramente que es una de las mejores cosas que ha sacado adelante Shane Meadows, estoy gratamente sorprendido y satisfecho. Disfrutadla muchísimo.
[Leer más +]
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Perdón y venganza.
Joseph (Stephen Graham), 40 años, residente en Sheffield (Inglaterra), acude a un domicilio próximo al suyo a cenar con su exmujer, hijo (de unos 8 años) y el actual compañero de ella. El motivo de la cena es de despedida, la familia parte al día siguiente rumbo a Australia y está claro que pasará mucho tiempo hasta que padre e hijo se encuentren de nuevo. De vuelta a casa Joseph se siente hundido por la inminente separación de su hijo, debido a ello entra en un pub irlandés, él es del condado de Antrim (Irlanda del Norte), y no se modera con el alcohol. No bebía desde hacía dos años, pero no por eso ha dejado de ser alcohólico. A la mañana siguiente, aún víctima de una fuerte resaca, y sin saber qué hacer con su vida, siendo conocedor del peligro que corre sin ningún soporte anímico, solo tenía a su hijo, ante la tentación de la bebida, decide trasladarse a Belfast, su lugar de nacimiento, donde no muy lejos vive su única hermana, Anna (Helen Benhan), a la que no ve desde hace treinta y un años, cuando fueron separados, sin que hayan mantenido ningún tipo de contacto durante ese tiempo. Una vez allí se tendrá que enfrentar al origen del mal que siempre le ha acompañado y atormentado en su vida.

Miniserie de algo menos de 200 minutos de duración dividida en cuatro episodios. En realidad se trata de una película producida para televisión de bastante largo metraje troceada por motivos comerciales.

Dirigido por Shane Meadows y escrito su guion por él mismo y por su coescritor habitual últimamente, Jack Thorne, 'The virtues' es un trabajo que se sale bastante del que suele ser normal en este autor, siendo aquí más reflexivo, pausado, intimista y lírico.; la razón es que el director se basa en un hecho personal, el más dramático de la historia que se nos narra, el cual le sucedió a la misma edad que a su protagonista.

Estamos como espectadores ante un drama tremendo mostrado en toda su crudeza (al tiempo presente se le intercala el sombrío pasado de la niñez del protagonista en flashbacks rodados con cámaras de vídeo de finales de los 80), al que le acompañará el no menor del rol de Dinah (Naimh Algar), la joven, 27 años, cuñada de Joseph. Quizá la fuerza de lo que ocasiona el sufrimiento esencial de él, no ya lo que le ocurrió en concreto, sino de toda su corta y angustiosa vida anterior, con serias connotaciones en la posterior, haga que la desgracia de la muchacha nos pueda parecer algo impostado, al menos, sacado a relucir para que coincidan ambas, lo que, querido o no, resulta algo melodramático, esto último acentuado por el acercamiento que se produce entre estos dos seres que no tienen nada en común.

Meadows no juzga en ningún momento a sus 'criaturas', por eso mismo el espectador se debe abstener de hacerlo y no encontrar en las actitudes de Joseph y Dinah cierta autocomplacencia en sus situaciones como excusa para no luchar por superarlas y salir adelante. En cambio, en la figura de la madre de Dinah, si se denota el tópico, incluso excesivo, de equiparar la beatería con la hipocresía y, lo que es mucho peor, con la más absoluta maldad.

Si nos encontramos ante un buen argumento, en líneas generales, en el caso de los diálogos lo hacemos ante un ejercicio brillante, pues aparte de por su calidad destacan por su naturalidad, lo que añadido a la fabulosa interpretación de los actores que los exponen supone un logro muy alto. Diálogos y actuación son lo más destacado de esta miniserie, por encima de su núcleo y dirección, sin que estos sean malos, pero hay que dejar cumplida constancia de los sobresalientes trabajos de los citados Stephen Graham, Helen Belhan y Niamh Algar, añadiendo a los de ellos el de Mark O'Halloran como Craig. Tampoco quiero olvidarme de la música compuesta por la polifacética P.J. Harvey.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil