arrow

Alfred Hitchcock presenta: On the Nose (1958)

Añadir a listas
Sinopsis
Fran es una ama de casa adicta al juego y tiene que pagar un préstamo de $ 25 a las 5 de la tarde.
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Alfred Hitchcock presenta: On the Nose
Duración
30 min.
Guion
Obra: Irving Elman . Historia: Henry Slesar
Fotografía
Lionel Lindon (B&W)
Productora
Shamley Productions. Distribuida por CBS / Universal Pictures
Género
Drama Intriga Crimen Serie [Alfred Hitchcock presenta]
7
Imprudencia descontrolada
Alfred Hitchcock presenta: On the nose (Corazonada), temporada 3, episodio 20, dirigido por James Neilson en 1958. Directo a cámara, así se presenta el señor Hitchcock, rodeado y envuelto con un sobrio atrezzo de acuerdo para la ocasión, saludando, además de, a la audiencia, a otro grupo de personas. La contenida y bien disimulada euforia que le caracteriza, la utiliza para manifestar su aprecio la actividad deportiva que le ocupa, algo con lo que una “máquina insolente” no parece estar de acuerdo, ¡atreviéndose además a dar consejos sobre gastronomía! Con visible y contenido enfado, Hitch da paso a la historia de hoy cubierto por el alegre y colorido complemento que le delata como deportista, quiero decir… ¡como posible deportista!

Las apuestas, la suerte, las corazonadas, una información, un dato que se cruza por el camino, la fecha de, el número de…, y así hasta el infinito; todo se convierte en aparentes y razonadas excusas para acceder a la riqueza por la vía rápida y fácil con una sola premisa: disponer de efectivo para poder apostar. La señora Fran Holland (Jan Sterling), aficionada a las apuestas arriesga hasta el límite, consiguiendo el dinero necesario para satisfacer su hábito por medio de la oportunidad que siempre cree encontrar como excusa antes de cada apuesta. La postura inflexible del señor Ed Holland (Karl Swenson), coloca a nuestra protagonista en una difícil situación: cumplirá lo menos deseado para el matrimonio si no cesa su actitud.

El señor Mr. Cooney (David Opatoshu), cobrador de morosos, solo desea realizar bien su trabajo para satisfacer así a los que manejan el entramado mundo de las apuestas solucionando problemas de impago. Al disponer de unas pocas horas para solucionar una deuda, nuestra querida protagonista se muestra dispuesta a encontrar la solución al problema que le agobia: diferentes aventuras rozan el límite de la moderación, encontrando al cabo del día el suficiente oxígeno emocional para calmar su imprudencia descontrolada. El inesperado anuncio de su esposo de un repentino viaje, proporciona a la señora Holland la posibilidad de cambiar su suerte.

Como si no fuera con él, el señor Hitchcock da por finalizada la historia de hoy, anunciando además su renuncia a la práctica deportiva que pretendía iniciar alegando como excusa determinante el mal gusto al pretenderlo imponer una vestimenta nada apropiada para su glamuroso estilo y gran generosidad, añadiendo una reflexión final sobre la solidaridad, y algún asunto más, prometiendo además que, la “mala educación”, aunque provengan de las máquinas, jamás será bienvenida.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica