arrow

Asuntos pendientes (2004)

Asuntos pendientes
Trailer
6,6
3.628
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En París, desde hace meses, una violenta banda de atracadores de furgones actúa con total impunidad. El director de la Policía Judicial, Robert Mancini (André Dussollier), les plantea la cuestión con claridad meridiana a dos comisarios: Léo Vrinks (Daniel Auteuil), jefe de la Brigada de Investigación e Intervención, y Denis Klein (Gérard Depardieu), jefe de la Brigada de la Represión de la Delincuencia: el que consiga atrapar a la banda le sustituirá y se convertirá en el gran jefe del 36, Quai des Orfèvres, sede de la Policía Judicial. Esto significará la guerra entre los dos policías, otrora amigos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
36, Quai des Orfèvres
Duración
110 min.
Estreno
5 de enero de 2006
Guion
Olivier Marchal, Julien Rappeneau, Franck Mancuso, Dominique Loiseau
Música
Erwann Kermorvant, Axelle Renoir
Fotografía
Denis Rouden
Productora
Gaumont / LGM Productions / TF1 Films / KL Productions
Género
Thriller Policíaco Robos & Atracos
"Cinta policiaca del mejor cine francés, con una atmósfera turbia (...) A la sobriedad ya sabida de Auteuil se une la fantástica interpretación de Depardieu (...) Puntuación: ★★★ (sobre 4)."
[Diario ABC]
4
Infernal “Affaire”
“Asuntos pendientes” o “36, Quai des Orfèvres” para los más puristas, tiene poco que ver con el estupendo filme de Clouzot, pero posee a un Auteuil estupendo en un duelo interpretativo con un siempre competente Depardieu.
Es lo mejor de esta fallida cinta policíaca de oscuras intrigas, policías corruptos, antihéroes, caídas a los infiernos y venganzas con muchas y muy malas personas.

Me resulta fallida porque no me la creo y eso que está basada en sucesos reales; a veces encuentro demasiada frialdad y en bastantes partes detesto esos clichés del cine actual que no me convencen ni me conmueven en absoluto. Que si una ración de ralentís por aquí, unos cuantos flashbacks explicativos por allá y la sensación constante de que el guión original ha sido colocado en una pila de explosivos para que después un becario se encargue recomponerlo con lo que se ha salvado de las llamas. Trabajo y sudor le costaría, como a los espectadores introducirse totalmente en una trama desdibujada.

Y es que un punto de partida tan interesante y una atmósfera turbia de los bajos fondos, heredada del mejor cine negro francés, se desinfla por la falta de ritmo y continuidad. De una excesiva carga de incoherencia narrativa donde todo resulta inconexo y precipitado: personajes que se evaporan y se recomponen cuando interesa metidos con calzador, secuencias sin intensidad (de acción o carga dramática) y demasiadas tramas paralelas, claro síntoma de estar ante un serial policíaco en vez de un filme.
Parece que los responsables han querido incluir todas las anécdotas y sucesos reales o adaptarlos como sea.

“Asuntos pendientes” no es “Heat” ni “Training Day”, ni creo que Olivier Marchal dirija su mirada al thriller norteamericano. El problema es que no veo donde quiere llegar y lo peor de todo, cómo ha llegado a un punto donde resolver no es sinónimo de claridad y credibilidad.
[Leer más +]
33 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Thriller actual (I): El exceso del "basado en hechos reales"
Con los nuevos tiempos, la decadencia ha hecho entrar al arte cinematográfico en una espiral donde parece ser que lo más fácil, es lo que prima, y de entre todos aquellos géneros que siempre han gustado y han recibido mayor aceptabilidad entre las masas, se han erguido algunos como el terror, la comedia o el thriller. Entrando en este último, y tras el éxito que obtuvo un film como "Los ríos de color púrpura" -y gracias, en parte, también a Europa Corp., la productora de Luc Besson- en Francia se ha iniciado un período donde parece que el tan concurrido al otro lado del charco panorama del thriller, se ha hecho un huequecito en todas las agendas galas.

De entre todos los defectos (que superan en multitud a las virtudes) que se han instaurado en este género, cabría destacar el mal del "basado en hechos reales" como una de las principales causas de hallar films tan fallidos como el que nos ocupa, y es que el hecho de querer reavivar unos acontecimientos que, quizá no tuvieron el interés suficiente como para hacer de ellos proyectos cinematográficos, siempre obligan al propio guionista a adherir elementos repudiables como el sentimentalismo de baratillo, los añadidos absurdos con tal de darle dinamismo o las secuencias que rozan lo gratuito y facilón para allanar el guión, cosa que, obviamente, termina por resultar un lastre a la larga. Y "Asuntos pendientes" no se libra de ello.

Muchos fueron los que alabaron la interpretación de Depardieu, otros la tildaron de un debut muy digno con el suficiente pulso como para dar los resultados necesarios, pero pocos, muy pocos se fijaron en un entramado que se resolvía a golpe de situaciones forzadas, previsibles y bastante pobres, cosa que cada día deja al destape los defectos de un género, que si bien supo revitalizarse durante la década anterior, ha llegado a un punto donde ya no caben golpes de efecto o trucajes para darle la forma adecuada, pues siempre será mucho más de agradecer alguien que se preocupe por narrar y construir algo mínimamente digno como hizo Fincher con "Zodiac", que alguien que busque dar el campanazo definitivo en un terreno que, por desgracia, hace ya mucho fue agotado.
[Leer más +]
23 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil