arrow

La maldición del escorpión de jade (2001)

La maldición del escorpión de jade
Trailer
7,2
34.547
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Años cuarenta. C.W. Briggs (Woody Allen), considerado el mejor investigador de una compañía de seguros de Nueva York, se lleva fatal con Betty Ann (Helen Hunt), una implacable ejecutiva que ha venido a optimizar los recursos de la compañía y que, además, está liada con el jefe (Dan Aykroyd). Para celebrar un cumpleaños, los empleados de la empresa acuden a ver un espectáculo de magia, en el que C.W. y Betty Ann se someten a una sesión de hipnosis. A partir de ese momento, se producen unos misteriosos robos que traen de cabeza a la agencia de seguros. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Curse of the Jade Scorpion
Duración
103 min.
Guion
Woody Allen
Fotografía
Zhao Fei
Productora
Coproducción Estados Unidos-Alemania; Dreamworks Pictures / Gravier / Perido Productions
Género
Comedia Intriga Magia Años 40
10
LA RENDICIÓN DE TU MENTE
Sin duda alguna, ésta es una de las mejores películas del genial cineasta judío neo yorkino. Un homenaje en toda regla al "Apartamento" de Billy Wilder, empezando ya por el nombre del protagonista, el CC Baxter de entonces por el CW Briggs que encarna Allen con sus tics habituales de personaje ególatra, paranoico-compulsivo, cínico, con cierta querencia por el latrocinio ("un clavo quita otro clavo") y mujeriego que como aquel personaje de la citada obra de Wilder, trabaja también en una compañía aseguradora; la "North Coast" como detective-perito de siniestros.

A los consabidos méritos del maestro, esto es, un portentoso ritmo narrativo, espléndida banda sonora y diálogos apabullantemente inteligentes, se une en esta ocasión cierto toque azabache que Allen imprimió como homenaje al género de los 40, con unos interesantes movimientos y ángulos de cámara que enfatizan aún más si cabe la tónica azabache de la cinta.

No en vano la trama se desarrolla en 1940, hay mujeres fatales con genuino toque Alleniano (el personaje de Laura Kessington interpretado magistralmente por una espléndida Charlize Theron), cierto humor negro apenas visible por la humareda general,.... y sobre todo una enorme película llena de momentos legendarios para todos aquellos amantes del buen cine, del cine con mayúsculas e inmaculado.

Woody Allen se vuelve a salir con esta ESPLENDOROSA y MARAVILLOSA cinta del más puro estilo Alleniano con el citado homenaje encubierto a otro maestro inigualable del séptimo arte; Billy Wilder.

Cuando se citan las palabras Madagascar y Constantinopla los espectadores también entramos en cierta medida en una especie de trance emocional, embelesados por la maestría de esta obra maestra sin paliativos.

M A R A V I L L O S A.
[Leer más +]
72 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Allen: investigador privado.
Esta película es una comedia romántica con un toque detectivesco. Su punto de apoyo es un monólogo ocurrente, inteligente, irónico y cargado de humor negrísimo a cargo de Woody Allen (aquél que dijo "¡Si Dios me hiciera una señal!... ¡Con un ingreso a mi nombre en mi cuenta bancaria bastaría!"), al que sólo le planta cara una aguerrida y cruel Helen Hunt en el plano interpretativo.

El largometraje merece la pena por el intensísimo diálogo que mantiene el investigador privado C.W. (Allen) en su peripecia por averiguar quién es el astuto ladrón que asalta las ricas mansiones de los clientes de la empresa aseguradora para la que trabaja. Algunas de las perlas que suelta son magníficas. Dejo algunas para el deleite de los cinéfilos, no sin antes decir que:
Lo mejor: Woody Allen y su alocado diálogo. El guión es brillante y sólido.
Lo peor: Allen no actúa. Allen es él mismo. Para bien, y para mal.

-Charlize Théron-¿Le pone a cien acariciar zapatos?
-Allen- No. De vez en cuando acariciar a la mujer entera.

-Helen Hunt- Voy a desmayarme.
-Allen- Calma, calma. A veces provoco eso en las mujeres.
-Helen Hunt- Necesito apoyar mi cabeza en tu hombro.
-Allen- Tengo que acordarme del champú que utilicé esta mañana...

-Allen, a uno de sus colegas: ¿Pero tienes testigos?.
-Colega: Sí, ¡YO!.
-Allen: ¿Y vas a creer tu palabra antes que la mía?.

-Helen Hunt- He soñado que acabábamos juntos.
-Allen- Tiene gracia, porque no la he oído gritar. Oiga, ¿Ha hecho gárgaras con tequila?

-Allen, a Théron- ¿Cuándo vas a quitarte la gabardina? En este apartamento hace más de veinte años que no llueve.

-Allen, a Théron-Si me muero mientras estamos haciendo algo... Dile al embalsamador que me deje la sonrisa puesta.

-Allen- Eh, ¿Cómo ha entrado aquí?
-Théron- No ha sido muy difícil.
-Allen- ¿Su padre le ha comprado el edificio?

-Théron- He traído un vodka ruso carísimo. 120 grados.
-Allen- Que no se le caiga. Podría volar el edificio entero.
[Leer más +]
51 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil