arrow

Encontré al diablo (2010)

Encontré al diablo
Trailer
7,2
12.908
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Kyung-chul es un psicópata peligroso que mata por placer y que ha cometido varios asesinatos con unos métodos diabólicos difíciles de imaginar. Sus víctimas son chicas jóvenes. La policía lleva tiempo intentando capturarlo. Un día, aparece asesinada la hija de un jefe de policía retirado. El novio de la chica, un agente secreto, jura vengarse. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Corea del Sur Corea del Sur
Título original:
Angmareul boatda (I Saw The Devil)
Duración
144 min.
Guion
Park Hoon-jung
Música
Mowg
Fotografía
Lee Mo-gae
Productora
Peppermint & Company / Syz Entertainment
Género
Thriller Policíaco Crimen Asesinos en serie Gore Venganza
8
La cara B de la venganza
Estamos ante la historia de una venganza atípica e implacable, narrada de manera impactante, sin concesiones a la galería.

El ritmo de la película, no siempre acelerado, resiste firmemente los ciento cuarenta minutos y consigue atrapar al espectador en una espiral de sangre, perversión y ajustes de cuentas que asimismo deja sitio para la reflexión. La reflexión acerca de cómo la ira va poco a poco destruyendo a quien la ejerce, a su persona, a su entorno, a su vida.

I saw the devil presenta los rasgos del mejor cine coreano actual, como son un gran poderío visual y una sobresaliente banda sonora que encaja perfectamente en la narración. Tal y como su propio director reconoció en el Zinemaldia, la película bebe de clásicos contemporaneos como Zodiac (influenciada a su vez por Memories of murder), Seven y Saw.

El memorable duelo interpretativo de la pareja protagonista nos ofrece una película salvaje, cruda, macabra, con un punto visceral, por momentos repulsiva, que recrea unos personajes autodestructivos que, por motivos y cauces distintos, acaban ofreciendonos un recital de cine digno de recordarse como uno de los mejores thrillers del año.
[Leer más +]
109 de 130 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pero qué bestia
Si por algo destacan los coreanos es por su poco comedimiento a la hora de abordar historias de este corte sádico y sangriento. Perfecto, digo yo. Si vas a filmar una historia de dichas características qué menos que ser fiel en la forma a lo que uno aspira a captar de fondo. Que luego te vienen los de siempre a hablarte de la importancia de la insinuación en lugar del regocijo visual pretendidamente desagradable, pues oye, cosas que pasan, mire usted para otro lado. I Saw the Devil, decía, no se anda por las ramas. Muestra claras sus cartas, que son un poderío de imagen que no recordaba desde Oldboy y otras muestras de cine también orientales (si es que en eso son los putos amos), un duelo interpretativo memorable, otra vez, y, por último, una trama más vista, no sé si convencional, que de costumbre (venganza de nuevo), pero, claro está, tratada también a la manera oriental. ¿En qué deriva esto? Pues en un carrusel de impredecibles sensaciones del que el espectador en ningún momento se desengancha hasta un final que descoloca. Y es que uno ha esperado expectante tanto tiempo -que pasa en un suspiro-, ávido de resoluciones y apuntes finales, que para cuando la conclusión se le presenta no puede sino replantearse cuanto ha visto y sacar para sí mismo sus propias conclusiones. Y, la verdad, hoy día es escaso el cine que consigue eso. Salud, pues, y a disfrutar de una experiencia única tan ambigua como bestial.

"No sé lo que es el dolor. Tampoco el miedo".
"Hoy vi al diablo y me llamaba" -concluyo yo.
[Leer más +]
56 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil