arrow

Punky Brewster (Serie de TV) (1984)

Punky Brewster (Serie de TV)
Trailer
5,3
13.034
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (1984-1988). 4 temporadas. 88 episodios. Penélope “Punky” Brewster es una niña de siete años que es abandonada por su madre. La pequeña, acompañada de su inseparable perro Brandon, se refugia en un apartamento vacío, donde pronto es descubierta por Henry, administrador del edificio. Éste, que es un hombre de avanzada edad y acostumbrado a vivir solo, se ve conmovido por la dulzura y simpatía de la niña y decide acogerla en su hogar. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Punky Brewster (TV Series)
Duración
30 min.
Guion
David W. Duclon, Deborah Serra, Cheryl Alu, Neil Lebowitz, Rick Hawkins, Jim Evering
Música
Rik Howard, Bob Wirth, Shuki Levy, Kussa Mahchi
Productora
Emitida por NBC
Género
Serie de TV Comedia Infantil Familia Sitcom Sitcom familiar
Categorías 1
6
Nostalgia
Me extraña que no haya ninguna crítica de esta serie. ¿Dónde está esa generación que, como yo, desayunábamos todos los fines de semana con Punky y sus amigos?

Echando la vista atrás, uno se da cuenta de que la serie es ñoña, con "moraleja" al final de cada episodio (imprescindible en toda serie para niños que se precie), y los argumentos son calcados a los de otras series infantiles.

Incluso recuerdo que siendo niña, muchas veces me aburrían las repetitivas aventuras de Punky.

Pero algo tiene esta serie, quizás sea la frescura de la protagonista, o la ternura que inspira su padre adoptivo, la casita del árbol, o sus aventuras ñoñas y de final predecible. No sé qué es, pero algo tendrá para que todos los jóvenes la recuerden con cariño.
[Leer más +]
35 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
No sabías lo que hacías, tío Henry
La hippie más precoz que se conoce, ya a los siete años tenía claro que lo suyo era ser rebelde y llevar todo tipo de complementos chillones para dar el cante. Simpática, extrovertida y tocahuevos como pocas, encontró en el gran Henry al viejete cascarrabias que todos hemos tenido en nuestra familia y que ella nunca pudo disfrutar al ser huérfana. Pobrecilla, pobrecilla, pobrecilla.

Para pobrecillo el tío Henry, al que su corazón de oro no le permitió dejar en la calle a esta niña, más tarde convertida en una fresca de cuidado (actuando en series como “Sabrina”), con lo que amargó la jubilación tranquila que tanto añoraba después de décadas de duro trabajo. En los primeros capítulos ya se entrevé que la niña se va a hacer con la casa, ocupando con total descaro el cuarto que nuestro anciano tenía reservado para sus momentos de ocio.¡Tío Henry quiero un perro! ¡Tío Henry quiero una casita en el árbol!. ¡Ay, tío Henry cuánto te acordaste de tus tiempos mozos en los que el bofetón educativo no estaba mal visto por la sociedad!
Dios bendiga al tío Henry, por su santa paciencia.

Los clichés corren a cargo de los amigos de la desvalida, desde la amiga negra para fomentar el no al racismo hasta la amiga rica y consentida más pija que la médula ósea, que daban lugar a múltiples argumentos aleccionadores.

Serie para rellenar aquellas largas mañanas de verano enganchado a la TV.
[Leer más +]
24 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil