arrow

Cruce de caminos (2012)

Cruce de caminos
Trailer
6,5
15.186
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Luke (Ryan Gosling), un motorista que trabaja como especialista en un espectáculo viajando de una ciudad a otra, se reencuentra con una antigua y breve novia, Romina (Eva Mendes), y descubre que recientemente ella ha tenido un hijo de él, Jason. Decide entonces dejar la carretera, establecerse y trabajar de mecánico, intentar recuperar el cariño de Romina y poder cuidar de su hijo. Pero ante la falta de dinero Luke sólo ve una salida: su jefe Robin (Ben Mendelsohn) le propone robar bancos aprovechando lo hábil que es con su motocicleta. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Place Beyond the Pines
Duración
135 min.
Estreno
6 de septiembre de 2013
Guion
Derek Cianfrance, Ben Coccio, Darius Marder
Música
Mike Patton
Fotografía
Sean Bobbitt
Productora
Focus Features / Hunting Lane Films / Pines Productions / Sidney Kimmel Entertainment
Género
Drama Crimen Familia Robos & Atracos Policíaco Motos Historias cruzadas Años 90 Cine independiente USA
7
El hombre tranquilo.
La cinta comienza con fuerza, unos planos detalle de un Ryan Gosling, que llena la pantalla con su sola presencia, desvelan ciertas maneras de la fuerte personalidad del protagonista. El primer plano secuencia ya nos deja muy buenas sensaciones, un travelling de seguimiento que nos muestra el avance tranquilo de un conductor de atracciones de riesgo. En el momento en el que el ídolo se encuentra con la moto, ambos se unen en un mismo sujeto y no se separaran a lo largo de toda la historia, la primera de las tres diferentes historias que componen la cinta, y en mi opinión, la mejor. Pero éste es sólo el principio de un ejercicio estético de fotografía deslumbrante a cargo de Sean Bobbitt. Por su parte, Gosling está alcanzando un nivel interpretativo asombroso, destacaré, sin querer hacer comparaciones odiosas, que esa forma de comerse la pantalla con una sola mirada, esa compenetración mágica que hay entre actor y cámara, unido a la forma tan característica de hablar, me recuerdan mucho a cierto genio que conquistó la gran pantalla en los años 40.
Un artista circense, rebelde y mujeriego, se entera de que ha sido padre. De inmediato, decide cambiar de vida y aceptar la responsabilidad de la paternidad. El problema es que educar a un niño, requiere de unos ingresos económicos de los que no dispone en ese momento, así que con la ayuda de un antiguo atracador que conoce en un lugar más allá de los pinos, comenzará a asaltar bancos para ganar algo de fácil y rápido dinero.
Y así entramos en la segunda historia, la del policía que le persigue, (Bradley Cooper), un joven, novato en el cuerpo, que se ve de repente convertido en héroe local gracias a una pequeña tergiversación de lo sucedido en un arresto. Su nuevo estatus de “Súper Poli” llama la atención de un grupo de agentes corruptos que deciden incluirlo en su círculo. Es el propio cabecilla de esta banda, (Ray Liota), quien logra sacar lo mejor de esta segunda parte. Una actuación brillante de todo un veterano, tanto dentro como fuera de la historia, que conseguirá atemorizar a su compañero de tal manera que a éste no le quede otra salida que la de romper el código de honor tras una huida a toda prisa, en un lugar más allá de los pinos.
La tercera y última parte nos muestra el final de un ciclo y el comienzo de otro. Un final para atar cabos, para buscar respuestas a muchas preguntas que nos habrán surgido durante las casi 2 horas y media de película. El karma vendrá a rendir cuentas en este último acto, un final a la altura del magnífico comienzo y que cerrará por completo una puerta, dejando siempre una ventana abierta. En un lugar más allá de los pinos.
El director Derek Cianfrance, consigue reafirmar su original y personal estilo, imprimiendo a la cinta una carga emocional considerable y disimulando de forma más que adecuada los errores o desaciertos que la misma pueda tener.
[Leer más +]
84 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Extravío narrativo transitorio que desemboca en locura falaz
Esta cinta promete mucho pero entrega poco. Hay un exceso de metraje (¿para qué dos horas veinte minutos?) y un exceso de fatalismo y negatividad y fingimiento que en poco ayudan al cabal desarrollo de la trama, que se acaba perdiendo en un derrotismo obsesivo que refuta los hallazgos visuales y narrativos que hemos ido disfrutando a lo largo del planteamiento.

Hay muchas ideas y muchos personajes interesantes, quizás demasiados, por lo que agota comprobar la siguiente pirueta fatalista que se ha ideado el guión. Porque los personajes no tienen libertad, sino que interpretan un drama abocado al desastre, más allá de lo que se propongan o de lo que dispongan, porque el desenlace está preestablecido desde el comienzo por lo que nada de lo que ocurre es porque sí, sino parte de un complejo entramado de congojas y lloros que asolan a sus protagonistas más allá de su quehacer y sus deseos.

Lo peor es querer cerrar como tragedia iniciática, como cinta de aprendizaje adolescente lo que comenzó como historia de aventuras y desventuras al hilo de una paternidad inesperada, pero al desplazar el desenlace (tan fatuo como falso) a quince años más delante de lo que nos han venido contando, intuimos que todo ha sido una excusa para demostrar la tesis inicial con ínfulas de tragedia que se queda en mero telefilm de sobremesa.

Ni los buenos actores, ni la excelente factura general, ni ciertos quiebros narrativos logrados, ni el aire a pretenciosa ampulosidad consiguen convencer del todo – pero tampoco nos dejan desasistidos. Nos quedamos como espectadores a medio camino, algo decepcionados por lo que pudo ser y no es (algo bastante mejor, desde luego), pero tampoco del todo insatisfechos con lo que hay (un atractivo producto entre lo comercial y lo alternativo), pero… quedan demasiados peros al desenlace y cierto tufillo a engañabobos que acaba impregnándolo todo.
[Leer más +]
53 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil