arrow

Amanece en Edimburgo (2013)

Amanece en Edimburgo
Trailer
5,7
2.574
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Dos buenos amigos, Davy y Ally, vuelven a sus vidas en Edimburgo tras cumplir el servicio en la guerra de Afganistán. Ambos continúan sus relaciones de pareja: Ally con Liz y Davy con Yvonne. Mientras tanto, los padres de Davy, Rab y Jean están ocupados planeando sus bodas de plata. Todo va bien hasta que una revelación del pasado de Rab amenaza con destruir a la familia y separar a las tres parejas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Sunshine on Leith
Duración
100 min.
Estreno
20 de junio de 2014
Guion
Stephen Greenhorn
Música
Paul Englishby
Fotografía
George Richmond
Productora
Black Camel Pictures / DNA Films
Género
Musical Romance Comedia Drama Drama romántico Comedia romántica
7
Explosión de vitalidad: un musical entrañable
Es arriesgado comenzar un musical en un carro de combate en mitad de una guerra, cantando sobre la inseguridad y riesgos del presente y porvenir, que haya una explosión fatídica… y sin embargo, tan impactante y atrevido comienzo ilumina con habilidad el resto del metraje, ya que sirve de necesario contrapunto a la luminosa espiral de amores y desamores que puebla su vivaz trama. El musical clásico es un género en desuso, casi descatalogado y anacrónico, que parece apolillado de puro rancio y desfasado, pero cuando acierta y alcanza la frescura e intensidad de esta pieza, nos reconcilia con la naturaleza artificiosa y demodé del engranaje de canciones y acciones que nos lleva como un torbellino hacia el resplandeciente desenlace, que no por pronosticable y deseado, deja de ser veraz y oportuno.

El tema central es el amor y sus muchas ramificaciones, trampas, dificultades, artimañas, recovecos y pesadumbres. El camino más certero y diáfano para unir dos puntos (o a dos personas) casi nunca es la línea recta. Y si bien hay mucho de cliché o tópico en las dificultades e impedimentos que surgen a lo largo del camino, es su voluntaria falta de originalidad y total conformidad con lo previsible lo que confiere garra y lozanía a la superación de esas intrigas y obstáculos, estamos en un mundo almibarado y confortable donde los disgustos apenas duran dos escenas o un par de canciones que permitan el lucimiento vocal y gestual de sus protagonistas. A veces se nos olvida que el cine de género tiene unas convenciones y pactos que no por simples o predecibles dejan de tener su brío y efectividad.

La sencillez del argumento juega a su favor. Buscar retruécanos u honduras donde sólo se pretende entretenimiento, distracción y descaro es errar el juicio e impide el disfrute del diestro engranaje musical, ayuno de complejidades y voluptuosamente vital que arrastra como un cuento de hadas hacia esferas de distracción y claridad que nos reconcilia con el cine como entretenimiento amable, encantador, vigoroso, exuberante y nutritivo que nos ofrece un relato blanco y lleno de buenos sentimientos y mejores vibraciones que nos arrastra hacia el júbilo y exaltación final.

El cine como apoteosis de los mensajes sencillos, como recreo e insolencia, como luz y festividad. No hay novedades, invención o riesgos, pero sí destreza, dulzura y simpatía. No es una cinta memorable pero sí lozana y fresca que rescata lo mejor de unas canciones amables y muy bien interpretadas que alcanzan lo que se proponen: entretener y hacerte olvidar las penas. Un primor.
[Leer más +]
31 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Entretenido musical de regusto clásico
Amanece en Edimburgo es la adaptación al cine de una obra de teatro musical muy exitosa en Gran Bretaña, cuyas canciones están extraídas de un grupo escocés llamado The Proclaimers.

Algunas sinopsis hablan de dos chicos que vuelven de la guerra de Afganistán, y deberán adaptarse de nuevo a la vida que dejaron atrás. Sin embargo, esto puede llevar al espectador a confundirse respecto a la película que va a ver, puesto que la historia se centra en una familia, y narra las relaciones amorosas de sus componentes. De esta forma, tenemos tres lineas argumentales: la que componen el padre y la madre, y las de sus dos hijos con sus respectivas parejas.

Por tanto, Amanece en Edimburgo no es una película bélica, ni un drama psicológico. Se trata más bien de un musical bastante clásico y ligero con algunas actualizaciones temáticas: aparece la guerra de Afganistán, y se remarca la distancia como un problema amoroso cada vez más extendido en un mundo globalizado.

Las canciones son pegadizas, divertidas y agradables, y a pesar de no estar demasiado integradas en la historia, sí que la hacen avanzar.

Los actores (con el magnífico Peter Mullan a la cabeza) realizan un buen trabajo. Se muestran naturales a lo largo de todo el metraje y divertidos en los momentos musicales. Algunas de las voces son sobresalientes.

El director de fotografía saca provecho de una ciudad hermosa y con enorme encanto, haciendo unos estupendos planos generales y aéreos.

Así, podemos decir que Amanece en Edimburgo es una película fresca, muy entretenida y bañada de buena música, en la que sin embargo abundan los tópicos (sobre todo extraídos de la comedia romántica) y se cimenta en una estructura demasiado clásica.

El Cine en la Sombra
http://www.elcineenlasombra.com/
[Leer más +]
20 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil