arrow

The Skeleton Twins (2014)

Sinopsis
Después de eludir la muerte el mismo día, los distanciados gemelos Milo y Maggie se reúnen para encontrar una explicación razonable del negativo rumbo de sus vidas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Skeleton Twins
Duración
90 min.
Estreno
14 de noviembre de 2014
Guion
Mark Heyman, Craig Johnson
Música
Nathan Larson
Fotografía
Reed Morano
Productora
Duplass Brothers Productions / Venture Forth
Género
Drama Comedia dramática Familia Homosexualidad Cine independiente USA
5
El dúo calavera
'The Skeleton Twins' (2014) es la segunda película como director (y guionista) de Craig Johnson tras la aquí desconocida 'True Adolescents' (2009). Ahora luce como apadrinado de los hermanos Duplass, adalides del actual cine independiente norteamericano con productora propia, y debido a ello parece que su segunda obra cinematográfica ha logrado un mayor reconocimiento no sólo mediático, sino también artístico, pues ganó el premio a mejor guión en el Festival de Sundance, la fiesta de lo indie por excelencia. Un servidor, antes que nada, confiesa que le hubiera gustado disfrutar más de esta película de lo que lo ha hecho, pues irradia cierto encanto y buen hacer, y pese a no haberse sentido en absoluto conquistado en (casi) ningún momento del escueto metraje, sí que reconoce (quizá) a un pequeño talento del que poder esperar buenos trabajos en el futuro.

De momento, en el que nos ocupa, narra la historia de dos hermanos que, tras muchos años sin saber nada el uno del otro, vuelven a reunirse por el intento de suicidio de él (que evita el suicidio de ella). Lo que sigue a tan peliagudo planteamiento es una tragicomedia sobre la vida, el amor, la infidelidad y los traumas de la infancia que, si bien es cierto que no engola la voz en ningún momento, tampoco parece esforzarse por dejar mella en el espectador, algo narcotizado por la sobreexplotación de los dramas de corte independiente venidos de más allá del charco que hablan de la familia disfuncional en similares (cuando no idénticos) términos. No hay duda de que Craig Johnson sabe colocar y mover una cámara y, ayudado por Mark Heyman, ha trenzado una historia muy bien narrada con inteligentes y apropiadas dosis de humor, pero se echa en falta garra, magia, algo más que una simpatía de ágil sonrisa y efímera complicidad, un brillo, en definitiva, que brota sólo en contadísimas ocasiones (la secuencia durante Halloween o los hermanos cantando a dúo el imborrable 'Nothing’s gonna stop us now' de Jefferson Starship).

Tampoco colaboran en el levantamiento de la ficción un final anticlimático y un tanto abrupto e inverosímil, que cierra la cinta con un regusto amargo por lo torpe del encadenado de acontecimientos, y el trato algo injusto (aunque quizá sea una apreciación muy personal) que recibe el personaje interpretado por Luke Wilson, un desfalco similar al que sufría el padre al que daba vida Mark Ruffalo en la discutible 'Los chicos están bien' (Lisa Cholodenko, 2009). La cinta sí levanta el vuelo gracias a un soberbio plantel de intérpretes, desde los inspirados Wilson y Ty Burrell hasta, por supuesto, los amos de la función, los gemelos que dan nombre a la película, interpretados por Kristen Wiig y Bill Hader, cuya química (ya disfrutada en la estupenda 'Adventureland' -Greg Mottola, 2009-) se muestra irrefutable en este film. No sorprende el talento de Wiig, que a muchos les (nos) tiene enamorados desde hace tiempo, pero sí que supone la gran revelación del hasta ahora “sólo” buen secundario Bill Hader. Una pareja, sin duda, con un gran futuro por delante (juntos o por separado).

En resumen, una película cálida y sincera que fácilmente gustará al público, aunque lamentablemente no parece llamada a permanecer no ya como un título notable dentro de esta corriente de cine indie, sino simplemente en nuestra memoria (y corazón) al poco de salir de la sala. Refrescante pero tópica e intrascendente (re)afirmación de que las calaveras y los esqueletos sirven tanto para inquietar como para hacer reír. Como la esencia de Halloween. Como la vida misma.

http://www.asgeeks.es/movies/critica-de-the-skeleton-twins-el-duo-calavera/
[Leer más +]
17 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Hey Brother, Hey Sister
“The Skeleton Twins” es una de esas producciones norteamericanas independientes orgullosas de serlo. Todo en ella lleva la etiqueta “Indie”, desde la composición de planos al vestuario pasando por la banda sonora o la fotografía.

Disfrazada de película pequeñita, su guión premiado en el último festival de Sundance contiene muchísimo más de lo que pudiera parecer a primera vista. El arranque del film, tan cómico como devastador es toda una declaración de intenciones del tono en el que se nos va a relatar la relación entre esta autodestructiva pareja de hermanos.

Para ello Craig Johnson utiliza una dirección sobria y una fotografía melancólica de tonos apagados, dejando que la magia surja de los diálogos y de sus dos magníficos protagonistas. Bill Hader y Kristen Wiig, esas dos bestias pardas de la comedia que compartieron muchos años en el plató de “Saturday Night Live” demuestran que la química entre ellos continúa intacta y que pueden moverse con la misma facilidad en terrenos más dramáticos. El nivel interpretativo se mantiene en los roles secundarios que interpretan Ty Burrell y Luke Wilson, al que le toca el papel quizá menos agradecido de la película.

El encanto y el talento natural de Wiig luce mejor que nunca y basta una mirada a sus enormes ojos azules para decirlo absolutamente todo. Tierna, dulce, indefensa, amargada… Una interpretación plagada de matices. Por su parte Hader, fantástico histrión y heredero natural de Jim Carrey, hace un enorme ejercicio de contención, incluso en las dos escenas donde más cancha tiene para poder desmelenarse, componiendo un personaje con ciertas similitudes al de Steve Carell en “Pequeña Miss Sunshine”.

Ambos representan dos tipos muy distintos de tristeza y falta de ganas de vivir. Milo es un fracasado de manual, solo, perdido, sin amor, sin trabajo y con un pasado traumático realmente duro, mientras que su hermana Maggie, que ha conquistado todas esas metas vitales (casada con el hombre ideal y asentada economica y laboralmente), es un ser humano invadido por la amargura y la insatisfacción.

Dos soberbias interpretaciones de dos personajes casi predestinados a un final trágico, que crecen exponencialmente cuando interactúan gracias a los diálogos de un guión efectivo, sencillo pero nada simple. “The Skeleton Twins” no es un drama ni una comedia y a la vez es las dos cosas juntas. Sencilla, Dura, tierna, complicada, amarga, esperanzadora… como la vida.

http://losreyesdelmando.com/2014/12/19/critica-the-skeleton-twins/
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil