arrow

El profesor tirabombas (1972)

4,5
52
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Los alumnos de un colegio arman un gran lio para que su profesor preferido regrese al colegio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Argentina Argentina
Título original:
El profesor tirabombas
Duración
106 min.
Guion
Abel Santacruz
Música
Jorge López Ruiz
Fotografía
Victor Hugo Caula
Productora
Aries Cinematográfica Argentina
Género
Comedia Colegios & Universidad
3
Es imposible ahogar la verdadera esencia
Cuando uno ya tiene clara y bien guardada en el alma, una coherente posición ante la vida, un responsable criterio moral y político, y unas alentadoras esperanzas de futuro, resulta muy difícil –por mucho que resbale- que pueda tirarlo todo por la borda y convertirse en un reaccionario, un chupamedias o un traidor a la causa de la justicia social.

Después de haber ejercido por más de tres décadas como profesor de historia, de haber defendido a capa y espada la verdad y la justicia, y de haberse esmerado siempre para que sus alumnos se conviertan en hombres justos y verdaderos caudillos, el profesor Horacio Montesano, regresa ahora al Colegio Nacional de Buenos Aires, a cumplir con unos cuantos meses de enseñanza que le permitan alcanzar la jubilación. Pero, para no empantanar el proceso, se ve abocado a sujetarse a las reglas, asumir un papel conciliatorio, y hacer todo esfuerzo posible para que los muchachos no subviertan el orden establecido. Como es de esperarse, tal actitud sorprende a los sobrinos que estudian con él… y para los estudiantes, su actitud luce del lado de la nueva profesora ¡Salvatierra! (ahora se enterará que son ¡ocho hermanos en la docencia! Y bueno, en todo colegio hay comúnmente una Salvatierra-Condena humana). ¿Encontrará Montesano valor para reivindicarse luego o estará decidido a que se manche por siempre su imagen de hombre comprometido y su apreciable fama de Profesor Hippie?

“EL PROFESOR TIRABOMBAS” es la tercera y última historia que, el productor argentino Héctor Olivera y el director Fernando Ayala, iniciaron con “El profesor Hippie” y prosiguieron con “El profesor patagónico”, todas ellas con el comediante, Luis Sandrini, como protagonista. Infortunadamente, se cuenta aquí con un guión bastante insustancial, de muy pobres diálogos y situaciones que se quedan en, más de lo mismo, sin realce alguno. Se suma, una vez más, el agregado musical, pero lo que nos brindan en este sentido, es tan pobre como la historia misma.

La aventura amorosa entre, Silvestre y Manuela, babea de insulsa. Entre los chicos hay algunos que son muy deficientes como actores; y a falta de buenos diálogos, hasta el mismo Sandrini luce desmotivado y con claras ganas de que el rodaje termine cuanto antes. Pero esto es lo que suele ocurrir, cuando la necesidad del dinero, no se supedita a la calidad de lo que va a hacerse… o cuando se deben favores que, luego, hacen imposible que puedas decir no.

Rescato aquella escena cuando, en el momento de comenzar su clase, el profesor es dejado solo en el aula, pues sus alumnos se van de lucha contra el cierre del comedor que ha impuesto la vicerrectora en ejercicio -¡la profesora Salvatierra!- y Montesano comienza su cátedra con unas palabras que resonarán en su conciencia: “Rudos como el medio en el que actuaron, las ideas de los caudillos no podían sujetarse a normas jurídicas, pero es innegable que, en ellos, predominó el patriotismo y el sentido de la nacionalidad”.

Mejor recuerdo me merecerá siempre el Fernando Ayala de sus primeros tiempos y el de "Plata Dulce", pero se le abona que, hasta su muerte, acaecida el 11 de septiembre de 1997, Ayala fue un realizador que hizo del cine un medio de denuncia social, pues para él y con razón, familia e instituciones del Estado merecerían ser profundamente reformadas.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil