arrow

Crímenes del corazón (1986)

5,9
409
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tres hermanas descubren que se conocen muy poco. Una de ellas, debido a su esterilidad, vive al margen de los hombres. Otra ha renunciado al trabajo y al amor. La tercera, hastiada de su insoportable vida cotidiana, ha intentado asesinar a su marido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Crimes of the Heart
Duración
105 min.
Guion
Beth Henley (Novela: Beth Henley)
Música
Georges Delerue
Fotografía
Dante Spinotti
Productora
Crimes of the Heart S.A / De Laurentiis Entertainment Group (DEG)
Género
Drama
9
CRIMENES DEL CORAZON
El australiano Bruce Beresford acabó por someterse a la industria norteamericana. No se podía ir a contracorriente de los espacios más concretos e implacables que impone la comercialidad. Yo recuerdo su magnífica "El manto negro", que ganó el "Genie" (Oscar canadiense), cuya epopeya colonizadora en el Nuevo Mundo parecía tocada de un halo mágico, y que aquí nadie vio (y quien llegó a verla, prefirió ignorarla). En cuanto a "Crímenes del corazón", obra teatral, como es de rigor, debía pagar su obligado tributo cinematográfico. Pero no importa, porque Beresford, que fracasaría después con "El manto negro", echó mano de esta extraña pieza, casi de colección para todo amante de ciertas sobreactuaciones teatrales, y la dominó al completo. Su disciplinado talento nos sorprendió porque, lo que podría haber sido un guiñol caótico y mediocre (ya que sus intérpretes nos amenazan con vivir una de esas tan manoseadas historias esquizoides a la americana), una vez encauzado, se convirtió de pronto en un producto de lo más racionalizado. Sus neurastenias, que, por momentos, parecen englobarse en ese norteamericanismo, racista, intolerante y descerebrado, acabarán por sabernos a gloria. Y así amamos, y comprendemos, el porqué de estas señoritas, que no querrán formar parte de tanto estereotipo provinciano, y actuarán a lo largo de todo el film con una lógica individualista tan razonable para ciertos espectadores (director incluído) y tan deleznable para la mediocridad reinante en su mundo. Sissy Spacek, Diane Keaton y Jessica Lange, geniales actrices, representan uno de los festivales actorales más apetecibles de los que he visto en mi vida. La cámara juega con ellas, las mima, recorre esa casa cutre y naftalinada por la que ellas se mueven, recoge sus actos y diálogos estupendos sin aburrirnos jamás, y acaba convenciéndonos de que estamos asisitiendo a una obra digna de ser imperecedera. Ese final, con pastel de cumpleaños y el acompañamiento musical de una de las bandas sonoras más bellas jamás escritas para el cine como ésta del gran Georges Delerue, y con los grititos, comentarios y risas de estas tres prodigiosas mujeres (que a partir de aquí, tras su entrega total al film, se convierten en santas de nuestra devoción), es tan antológico, tan irrepetible, que, vista hoy, en efecto, pasa a convertirse en una auténtica obra de culto. "Crimenes del Corazón" consiguió realizar el milagro. No sé cómo sería en teatro. Pero en manos de Bruce Beresford, ahí queda, por los siglos de los siglos: un verdadero festival para todos los fans de Sissy, Diane y Jessica . Vedlas y agradecédselo, porque nunca volvieron a estar tan lúcidas, auténticas, y menos manoseadas (comercialmente) que en esta pieza imprescindible. Estoy seguro de que os divertiréis como nunca. ¡Vieja escuela teatral, al galope de la cámara cinematográfica, contagiosa y casi, casi, ¡hoy más que ayer!, genial!
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Histeria de Estrenos T.V
Una película envuelta en un filtro rosáceo, tres actrices de oscars enredadas en un guión pobre y lioso. Tarde de cine de antaño domingo cuando pasaban por la tele ese cine televisivo de serie B que le gustaba tanto a mi abuela. Un cine de drama sobre todo, lleno de protagonistas mujeres (en este caso triunviro de oscars Diane Keaton, Sissy Spacek,Jessica Lange) metidas en líos y generosas soluciones de thriller en los guiones. Una verdadera fórmula, que reivindicaba el neorrealismo de los 80 en el granuloso visionado. Aquí esa fórmula encaja. Es la impresión que te llevas al ver una película que se te hace muy pesada y repetitiva en su esquema: el reencuentro de las tres hermanas en la casa familiar. La rememoración del pasado y de paso, el análisis de las situaciones de desgracias personales de cada una de las hermanas. Todo bajo el nexo poderoso de la casa familiar y el peso de una educación común y cómo ésta ha afectado de manera distinta a cada una de las hermanas y de cómo hacen frente cada una a los demonios particulares de las tres. Se trata pues de personalidades distintas forjadas bajo el mismo fuego que luchan en su madurez por encontrar su lugar y por fin descubren que van a hacerlo juntas. Tantos años separadas y van a descubrir el secreto familiar.
Demasiada palabrería en vez de guión... borrachera de frases teatrales. Terminas de los nervios aún sabiendo que cinéfilamente esta película tiene una extraña cualidad y magnetismo que en su propia rareza debería salvarla.
Lo dicho, histeria atropellada, féminas de oscar bajo la batuta de Beredfords.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica