arrow

Los días del pasado (1977)

Los días del pasado
Trailer
6,1
412
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Seis años después del fin de la Guerra Civil, Juana, una chica malagueña, se traslada a un pueblecito montañoso del Norte para ocupar una plaza de maestra; pero su llegada tiene otra finalidad. Al acabar la guerra, su novio Antonio huyó a Argelia: sin embargo, la muchacha sabe que ahora vive refugiado en las montañas, con los maquis, y tiene la esperanza de encontrarlo. Cuando se extiende el rumor de que hay una partida de maquis en las montañas de los alrededores, le pide a Gelín, uno de sus alumnos, que la ayude a encontrarlo. El chico le revela que la partida bajará al pueblo, durante la noche, a buscar provisiones. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Los días del pasado
Duración
109 min.
Guion
Mario Camus, Antonio Betancor (Historia: Manuel Matji, Miguel Rubio)
Música
Antón García Abril
Fotografía
Hans Burmann
Productora
Impala
Género
Drama Guerra Civil Española Posguerra española
7
Maquis
Eran los primeros tiempos de la democracia y había libertad para reivindicar a esos legendarios maquis escondidos en los bosques frondosos del húmedo norte, tras el film de la Guerra Civil. Eran guerrilleros que se negaban a rendirse saboteando las infraestructuras franquistas con la esperanza de que volvieran los exiliados para reconquistar la libertad perdida. Mario Camus homenajea a esos idealistas que se conformaban con “estar”, siendo conscientes de su quimera. El cineasta crea una emotiva historia de amor furtivo entre una joven maestra de pueblo, que desde el cálido sur acepta la plaza vacante para enseñar a leer y escribir a unos pequeños de un pueblo olvidado del frío y montañoso norte de la España en 1945.

Juana viaja por trenes incómodos y fríos acompañada de otros pasajeros de boina y alpargata hasta llegar a su destino, es la triste realidad que dejó la sangrienta contienda, hambre y miseria, pero su objetivo final no es redimir la incultura de esos niños. Tiene noticias que en las montañas cercanas se esconde su novio Antonio, junto a grupo de maquis que hostigan a la guardia civil que los persigue sin descanso. La triste vida de la joven sólo será recompensada por la visita de su amado que bajará para tener encuentros furtivos y arriesgados, Antonio se conforma con eso, porque sigue siendo fiel a la causa, pero para Juana no tiene sentido, está cansada, muy cansada.

Mientras las lágrimas afloran en sus preciosos ojos azules como el mar, y se mecha sus cabellos rubios como el sol del sur tantas veces añorado, su vida y su juventud se escapa sin esperanza. Pocas veces se ha mostrado mejor el silencio, la soledad, la espera, el dolor, la incomunicación y la amargura en el rostro de Juana y Antonio, el mejor trabajo de la carrera de Pepa Flores y Antonio Gades sin duda. El cineasta supo sacar lo mejor de esta pareja de actores y matrimonio en la vida real, famosos en la prensa del corazón y militantes confesos del Partido Comunista recién legalizado, quién mejor que ellos para encarnar a unos protagonistas tan desdichados.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El frío y la soledad pueden estropear las cosas
La primera vez que Marisol encuentra la oportunidad de lucir un talento dramático evidente que esta gran figura del mundo del espectáculo tenía guardado desde hacía un cierto tiempo pero que no había podido revelar dentro de su filmografía anterior. Cabe entonces reconocerle a Mario Camus la capacidad que tuvo para saber extraer de Marisol lo mejor que tiene porque aquí demuestra que ante todo ha sido una notable actriz dramática aunque ella no reniega tampoco de su etapa como niña prodigio. "Los días del pasado" es una película cálida aunque se perciba el frío que hace en los lugares donde transcurren las incidencias. Cálida resulta en el sentido de que es una obra con la que el espectador se siente cómodo y relajado por el ambiente que ofrece a pesar de los momentos de violencia que forman parte de su desarrollo. Hay planos de cierto valor estético en lugares bien escogidos que realzan el aspecto visual de la obra. Marisol domina todos los matices de su personaje y mueve los ojos con delicadeza por lo que su interpretación gusta al espectador observador. Camus tiene una filmografía curiosa y variada y también dirige bien a los intérpretes que acompañan a la protagonista como por ejemplo Antonio Gades que se muestra voluntarioso y convincente. Hay que destacar también una corta pero brillante actuación de Manuel Alexandre que en un momento dado pronuncia una frase interesante que va dirigida al personaje de Marisol y que es "No deje que el frío y la soledad la estropeen". Fue una obra preparada con esmero y la seriedad aplicada al proyecto se traduce en respeto por parte del espectador.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil