arrow

Calderero, sastre, soldado, espía (Miniserie de TV) (1979)

Calderero, sastre, soldado, espía (Miniserie de TV)
Trailer
7,5
350
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Miniserie de TV sobre el famoso espía de la inteligencia británica George Smiley, personaje de John Le Carré. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Tinker, Tailor, Soldier, Spy
Duración
350 min.
Guion
Arthur Hopcraft (Novela: John Le Carré)
Música
Geoffrey Burgon
Fotografía
Tony Pierce-Roberts
Productora
British Broadcasting Corporation (BBC) / Paramount Pictures
Género
Serie de TV Intriga Thriller Miniserie de TV Guerra Fría Espionaje
Grupos  Novedad
Adaptaciones de John le Carré
8
El topo ®
En 1974 John le Carré editó su novela "Tinker, Tailor, Soldier, Spy". En España se tradujo, para llevar la contraria, "El topo".

En 1979 la BBC sacó esta miniserie. En España se tradujo, para contradecirse, "Calderero, sastre, soldado, espía".

En 2011 Tomas Alfredson dirigió "Tinker Tailor Soldier Spy", así sin comas, para llevar la contraria. En España se tradujo, para recontradecirse, "El topo".

Leo en las críticas negativas de esta última que:

• La película es muy lenta. Al contrario, es demasiado rápida. La serie es aún más lenta, pero mucho más entretenida, que nada tiene que ver la velocidad con el tocino. El bacon de aquí es más sabroso.

• La película da pocas explicaciones. Al contrario, se dan demasiadas. Aquí no se dan, simplemente se narra.

• En la película los personajes son demasiado hieráticos y fríos. Al contrario, hay golpes de sentimentalismo barato, como lagrimita efectista final o Smiley afectado por una infedilidad de su mujer, cuando en realidad su drama es que tras tantos años sigue enamoradísimo de su inteligente y ninfómana mujer.

• Eso sí, se reconoce la labor interpretativa de Oldman y el resto del reparto. Al contrario, Oldman se disfraza de George Smiley; Alec Guinness es George Smiley. Y el reparto de la serie le da mil vueltas: el gran Ian Richardson, Ian Bannen, Alexander Knox; y Patrick Stewart y Siân Phillips en dos papeles brevísimos pero fundamentales que no salen en el filme.

• Podría poner más, pero al contrario, no lo hago porque cada vez me vuelvo más perezoso.

Hay cuatro conocidas adaptaciones del personaje George Smiley a la pequeña o gran pantalla. La de Gary Oldman es claramente la cuarta. La tercera es la de James Mason en "Llamada para un muerto" de Sidney Lumet.

Ésta es la segunda.

¿La primera? Su secuela, "Smiley’s People", aún mejor.
[Leer más +]
25 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Muñecas rusas
Uno de los momentos más memorables que me ha dado nunca la Televisión –y que además constituye un hermoso recuerdo infantil- lo he recuperado recientemente gracias a Internet. Dura cuarenta y dos segundos y se trata de los créditos iniciales de “Calderero, sastre, soldado, espía”. Cuarenta y dos hipnóticos segundos debidos al talento de un profesional desconocido para mí, cuarenta y dos segundos que hacen olvidar el tiempo porque capturan de manera firme y natural la mirada. No sólo cuentan una historia, sino que ilustran su sentido y le prestan una entonación asombrosamente adecuada. En sólo cuarenta y dos segundos. Háganse el favor de buscarlos y verlos.

El principal inconveniente que le veo a "El topo" -la película de Alfredson- es que no sabe encontrar su ritmo de manera natural. No es una mala película, simplemente me parece una película imposible de ver. Justo lo contrario de lo que sucede con los créditos de "Calderero, sastre, soldado, espía", y posiblemente con la serie, aunque reconozco que la tengo muy lejana. Después de tanto tiempo he podido ver algún capítulo y escenas concretas y yo diría que puedo mantener esa afirmación: la serie es mucho más visible que la película y la razón es que consigue hacer coincidir el ritmo de la mirada de George Smiley -que en realidad es un observador natural más que un investigador- con el del espectador.

Asombra la calidad de la interpretación en estas series. Son todos insignes actores británicos, desde el que hace de conserje hasta el protagonista, y cada uno enriquece el conjunto por pequeña que sea su intervención.

La actuación de Alec Guinness marcó una época, aunque ahora nadie lo recuerde. O quizás sí, pues no hay más que ver a Gary Oldman en "El topo" para comprender que él sí la recuerda. Es absurdo buscar calificativos originales, está simplemente sublime y punto.

Ah, y si quieren y tienen tiempo, lean la novela, a mí me pareció magistral. Así resolverán el gran misterio que hay dentro de las muñecas rusas: si visualizan a Smiley con el rostro de Oldman o de Guinness.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1