arrow

Deathstalker IV: Match of Titans (1991)

3,1
23
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un concurso de fuerza atrae a combatientes desde lejos a un castillo en la colina. Deathstalker lleva a los combatientes, pero descubre que los ganadores están desapareciendo uno a uno. Ahora, en su última batalla, Deathstalker debe defender a sus restantes compañeros y su vida contra un ejército de guerreros del mal de piedra y a la malvada reina que los creó. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Deathstalker IV: Match of Titans
Duración
75 min.
Guion
Howard R. Cohen
Música
Simo Lazarov
Fotografía
Emil Vagenshtain
Productora
Concorde-New Horizons
Género
Fantástico Acción Aventuras Secuela Espada y brujería
4
La agonía de los peces fuera del agua
Último episodio de la tetralogía de Deathstalker. Dicho así, parece que se trate de un evento mítico y no de la lamnetable agonía de un personaje de serie Z que ha caído a los abismos de la calidad. Como suele ocurrir en este tipo de filmes, lo mejor siempre es el cartel, que no suele tener nada que ver con el filme. A esto se le podría llamar publicidad engañosa.

Y eso que parece buscar una despedida "elegante" del personaje. Es el primer film de la serie que pretende tener una continuidad argumental con los anteriores, específicamente con el primero, del cual incluye un amplio resumen al inicio, e ignora los dos posteriores. Retoma al mismo actor, Rick Hill, con unos cuantos años más, y el que da una imagen más resultona y coherente del personaje, y nos lo vuelve a ambientar en una época bárbara e indeterminada. Todo ello se debe a que el director y guionista es el que parió el primer filme y también el tercero, al que ignora.

Sin embargo, la realización es pésima y el montaje aberrante, con repetidos errores de continuidad y escenas inconexas; parece que estemos viendo un "making off" de una película y no la película en sí. Las escenas de acción y los duelos a espada son decepcionantes, apenas una coreografía aprendida dos minutos antes del rodaje, torpemente interpretada por los actores. En casi todas las peleas se repite el mismo movimiento: el héroe pasa su espada entre el brazo y el cuerpo hacia su espalda para clavársela al enemigo que viene por detrás, sin embargo, está tan mal sincronizado el movimiento, que lo efectúan antes de tener un enemigo detrás, con lo que resulta absurdo. La falta de medios en el filme se evidencia con la repetición de numerosas escenas de la primera entrega, en especial los combates con muchos extras y las orgías y peleas de los gladiadores. En cuanto a los villanos, que solían tener un papel destacado en los otros filmes, aquí pasan completamente desapercibidos, en una atonía que se extiende a todos los antagonistas de Deathstalker. Otra de las características propias de este tipo de filmes, los desnudos gratuitos, también son patéticos, recordando más a las películas españolas de destape por lo forzado de su inclusión, generalmente cuando las guerreras se lavan en un barreño, bajo la mirada lasciva de los guardias.

Estamos ante un film de serie Z o incluso iniciando otro alfabeto, quizás el griego. Mejora en algo su predecesora, la peor de las cuatro, pero la pésima realización y montaje, hace que, por comparación, la primera Deathstalker sea "Ciudadano Kane". Años-luz separan la primera de la última entrega de este peculiar anti-héroe.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1