arrow

Piel de asno (1970)

6,5
518
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En su lecho de muerte, la Reina hace prometer al Rey que no volverá a casarse hasta que no encuentre a una mujer que la supere en bondad y belleza. Años después, el Rey se da cuenta de que la sustituta perfecta de su esposa es su propia hija. El Hada de las Lilas, la madrina de la joven princesa, le aconseja que pida a su padre, como regalo, unos vestidos maravillosos, aparentemente imposibles de confeccionar. Pero como el Rey consigue los vestidos, la princesa le pide que le regale una capa hecha con la piel del asno banquero, principal fuente de riqueza del Reino. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Peau d'âne
Duración
100 min.
Guion
Jacques Demy (Cuento: Charles Perrault)
Música
Michel Legrand
Fotografía
Ghislain Cloquet
Productora
Marianne Productions / Parc Film
Género
Fantástico Musical Romance
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Charles Perrault
7
La princesa más hermosa y virtuosa del mundo
Película escrita y dirigda por Jacques Demy ("Las señoritas de Rochefort", 1967), es su tercer musical. Se basa en un cuento inmemorial, que recoge, dulcifica y publica Charles Perrault (1628-1703), junto a otros como "La cenicienta", "El gato con botas", "Caperucita roja", "La bella durmiente", etc. Se rueda en el Castillo de Chambord y en el de Plessis-Bourré, en las localidades de Gambais, Manche y Senlis (Francia) y en estudio. Producido por Mag Bodard ("Los paraguas de Cherburgo", 1964), se estrena el 20-XII-1970 (Francia).

La acción tiene lugar en un tiempo remoto y en un país imaginario, sede de toda felicidad, ya que cuenta con unos reyes bondadosos, justos y enamorados, una princesa encantadora y un asno que transforma la paja que come en oro y joyas. La inesperada muerte de la reina (Catherine Deneuve) lleva la tristeza al corazón del rey, el Rey Azul (Jean Marais), que rechaza a su hija, la Princesa Azul (Catherine Deneuve), porque le recuerda demasiado a su esposa. A partir del cuento infantil, Demy crea un relato visualmente vibrante y colorista, de colores saturados y en ocasiones imposibles (color del tiempo, color de luna). Con acierto y habilidad singular recrea la atmósfera propia de un cuento de hadas. Homenajea a su maestro Jean Cocteau y al aire fantástico de su obra, creando un mundo mágico y espléndido, en el que los personajes, los vestidos, los escenarios, parecen extraídos de una película de animación. Las referencias realistas se complementan con elementos surrealistas, imaginativos y sorprendentes (guardianes vestidos de rojo que tienen el cuerpo del mismo color). La cinta está llena de humor blanco, humor negro y humor basado en anacronismos (helicóptero, pilas), que en rigor no son tales en un mundo mágico. Los médicos que atienden al príncipe (Jacques Perrin) van vestidos a la manera de los médicos del cuadro "Lección de anatomía" (1632), de Rembrandt, al que Demy rinde homenaje de simpatía y admiración. Cita versos de Jean Cocteau y de Guillaume Apollinaire, que refuerzan la poética de la obra.

La música, de Michel Legrand, colaborador habitual de Demy, eleva el tono lírico del relato, que deviene un musical a la manera de "Los paraguas de Cherburgo", entretenido y seductor. Consta de 19 cortes de una música que se caracteriza por su carácter barroco, festivo e intensamente romántico. Destacan las canciones "Amour, amour", "Los insultos" (colectiva) y "Receta para un pastel de amor". La fotografía, de Ghislain Cloquet ("El fuego fatuo", 1963), muestra y da vida a un mundo encantado e irrreal, visualmente atractivo, magnífico y cautivador.

Es la última película en la que interviene Jean Marais. Film grato de ver y oir, toca con esmerada delicadeza el tema del incesto, reforzando la dulcificación que impuso al cuento inmemorial la redacción de Perrault.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un cuento de hadas pop
Otro hermoso film de Jacques Demy. Aquí hay de todo: homenajes a Perrault y al viejo Cocteau; graciosos personajes surrealistas, una banda de sonido encomiable (un mezcla muy sixtie de pop y barroco resuelta por M. Legrand) y las inolvidables actuaciones de la hermosísima Deneuve en sus años de oro y el imponente Jean Marais diciéndole adiós a las cámaras. Jacques Perin, al igual que el resto del elenco, cumplen con los clásicos roles de cuento. Una película encantadora y plena de nostalgia, para no perdérsela.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil