arrow

Quadrophenia (1979)

Quadrophenia
Trailer
6,7
8.141
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Londres, 1964. El nacimiento de dos sectas juveniles rivales (los "mods" y los "rockers") tiene consecuencias devastadoras. Para Jimmy y sus compinches, una pandilla bien trajeada, adicta a las pastillas y siempre a lomos de sus scooters, ser un mod es una forma de vida, es pertenecer a su generación. La cuadrilla de Jimmy se va a Brighton, dispuesta a vivir una salvaje aventura de drogas, emociones y batallas campales contra los rockers. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Quadrophenia
Duración
115 min.
Guion
Franc Roddam, Dave Humphries, Martin Stellman, Pete Townshend
Música
The Who
Fotografía
Brian Tufano
Productora
The Who Films / Polytel
Género
Drama Motos Música Años 60 Película de culto Bandas/pandillas callejeras
5
El día que casi me convierto en mod
Y no fue por esta película, que vi por primera vez anteayer. Lo hice con cariño y nostalgia inevitable, pero no por ello mi opinión de ella es mejor. Quadrophenia era mala de cojones en 1979 y seguía siéndolo anteayer. Eso es lo bueno de Quadrophenia, que nadie intenta defenderla por motivos sentimentales como película.

Al hilo de la estupenda crítica de Sines Crúpulos, se me ocurren muchas cosas.

Los mods, extintos desde hacía años, resurgieron con esta película que narraba hechos de la década anterior. Esa moda llegó a una ciudad de provincias como la mía a principios de los ochenta, y yo tuve un amigo mod, llamado Manolo.

Al contrario que en la película, en el grupo convivían mods hijos de abogados y mods hijos de porteros. Si yo le preguntaba a Manolo por qué odiaban a los rockers, su respuesta era irrebatible: "Porque son unos hijos de puta". Sólo que no había rockers en mi ciudad. Había tres o cuatro punkies (eran los ochenta) con los que no llegaron nunca a las manos, sólo a intercambiarse una noche un lanzamiento de botellas de cerveza, que previamente apuraban hasta la última gota, no estaba la cosa para lujos.

El día que casi me convierto en mod fue por una chica. Dije a Manolo que podía venir a una fiesta que daba un amigo en la abandonada casa de su abuelo; y vino, acompañado de todo el elenco de mods de la ciudad (unos diez o doce) y, esa era la razón de la invitación, de las chicas mods. Éstas eran seres especiales que apenas hablaban porque no contaban para nada en el grupo. De hecho, no recuerdo haber intercambiado palabra con la chica mod con la que bailé, que estaba desparejada.

Los mods se bebieron todo el alcohol, pusieron discos de madness, hicieron el famoso paso "step forward", se enrollaron todos ellos con sus chicas mod, otros con chicas no mod y alguno, como Manolo, con miembros de ambos grupos consecutivamente, y fueron vomitando en el jardín con la disciplina de todo grupo organizado.

Yo, que seguía bailando con mi chica mod, llevaba dos horas preparando mi primera frase de conversación (dudaba entre "¿salimos al jardín?" o "¿qué tal si salimos al jardín?") cuando un amigo vino a decirme que otro se había subido a una palmera proclamando que era Tarzán de los monos y estaba allí tiritando de la borrachera. Era mi mejor amigo, que me salvó una vez de otra cogorza y me necesitaba. Así que miré lastimosamente a mi chica mod y me fui a rescatar a mi amigo, con la sensación de que quizás hubiera merecido la pena comprarse unas gafas negras y una gabardina por aquella desconocida.
[Leer más +]
106 de 147 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Ready, Steady, Go!
Esta película tiene más miga de lo que pueda parecer a simple vista. Todo aquél que sea conocedor de la cultura mod sabe apreciar pequeños detalles que le dan cierta magia al filme como la tienda en la que alquila su traje Jimmy, la conversación con el rocker en las duchas, el hecho de viajar a Brighton... La verdad es que esta película puede funcionar como una especie de documental del movimiento mod. Por otro lado, la actuación de Phil Daniels consigue su objetivo: no es más que un chico de clase obrera que quiere ser alguien, que quiere demostrar que es alguien; Phil resulta tan cotidiano que llega a estremecer.

Creo que el mayor defecto que arrastra el filme es el tema de las chicas. Pese a tener un look muy logrado, tienen demasiada relevancia en la película, siendo que a los mods las chicas no les interesaban demasiado( Su obsesión por el look junto con este hecho hizo que adquirieran cierta fama de homosexuales, aunque no lo eran). Incluso un famoso mod llegó a decir que gastaban tanto dinero en ropa, discos y anfetaminas que ni siquiera podían invitar a una chica al cine. De todos modos creo que el elemento femenino ha sido utilizado comercialmente para darle un acabado más “macarra” al film.

Por lo demás el resto de la película creo que funciona; trata un tema delicado que a día de hoy sigue vigente, y es que como dice una canción de los Who: “Just like a child, I’ve been living only in dreams...”.

No es una obra maestra, ni siquiera llega a ser un gran filme, pero ha sabido reflejar un espíritu, unas inquietudes y un estilo de vida que con el tiempo parecen haberse esfumado...
[Leer más +]
52 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil