arrow

Muerte de un ciclista (1955)

Muerte de un ciclista
Trailer
7,8
9.694
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un profesor de universidad y su amante, una mujer casada de la alta burguesía, atropellan accidentalmente a un ciclista. Temerorosos de que se descubra el adulterio, deciden ocultar el trágico accidente. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Muerte de un ciclista
Duración
84 min.
Guion
Juan Antonio Bardem
Música
Isidro B. Maiztegui
Fotografía
Alfredo Fraile (B&W)
Productora
Coproducción España-Italia; Trionfalcine / Guión Producciones Cinematográficas
Género
Cine negro Drama Crimen Drama psicológico Melodrama Drama romántico
"Obra maestra, aún hoy una de las obras capitales del cine español, una película comprometida y combativa, que arremete contra la burguesía de la época y ofrece un desolador retrato de la España franquista"
[Diario El País]
9
CINE MAYOR
1) En la España de la posguerra un abismo separaba a la minoría rica, en coche, del resto: pobre, a pie o en bicicleta.
A las afueras de Madrid, un páramo desierto con algún árbol esquemático, un Fiat negro embiste a un ciclista en el borde de allá de una curva. Por los pelos oculto al espectador.

—Tengo miedo.
—Nadie nos ha visto.

El escondido suceso sacudirá las respectivas vidas de la pareja del coche. Habrá que ver si lo que les une es amor, pasión o pasatiempo.
Ella (bella Lucía Bosé) es una joven casada con un empresario enriquecido, un próspero oligarca (el actor, Otello Toso, da perfectamente el tipo). En el amante soltero (Alberto Closas), profesor universitario, el malestar es crónico, y el conflicto le lleva al límite del equilibrio.

2) Ambos dramas personales se desarrollan en paralelo, con un fuerte trenzado argumental que se va tensando al máximo. Llegan los sobresaltos, el cínico sin escrúpulos, el sibilino chantaje, las conversaciones clandestinas. Culpa y paranoia…
Salta el dilema ético: principios versus supervivencia.
El amor clandestino se convierte en símbolo. Conforme avanza, el relato va dejando de ser simplemente intimista y va ganando en cada plano resonancia social e histórica; traza un escenario de creciente amplitud. Logra una vibrante biopsia de un país convaleciente.

La guerra vacía a los tipos por dentro, se oye en cierto momento, conmovedor.

3) Los diálogos cortos y directos se ciñen centralmente a la narración. La hacen progresar con limpia fuerza, a golpe también de miradas dramáticas, intensos primeros planos, y primerísimos.
Se añade la recia fotografía de un Madrid barojiano, en gris y negro más que en blanco y negro: corralas, barriadas populares desvencijadas, poblados míseros. De fondo, una flaca música de timbres de bicicleta.

4) La censura impuso ‘manu militari’ un final adoctrinador, moralizante. Lo prohibido no existe. La película, que reflejó las primeras revueltas estudiantiles, quedó seriamente desvirtuada.
Pero el remiendo no mengua la hazaña de Bardem: en un país bajo vigilancia policial y sin embajadores, internacionalmente aislado, filmó con el corazón artístico en un puño, a la altura del cine europeo de vanguardia.
[Leer más +]
121 de 127 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Pasaba por aquí...
... y poco más que añadir... La claustrofobia de una época rancia retratada con destreza; una obra que cobra con el tiempo, y lo que le queda, su auténtico significado.

Y un director de cine, Bardem, con fama de ser técnicamente limitado (supongo que El Puente y pelis así, tendrán la culpa), pero que en esta cinta demuestra una preocupación y un cuidado exquisito en la composición de los planos.

Un meticuloso Bardem en consecuencia; tanto en la factura que genera un enorme clima de opresión, como en el análisis de una época que se alimentaba de miedo, nepotismo y silencios. Un autor ética y estéticamente comprometido.

El director tomó buena nota de El Delator de John Ford, la peli que le encaminó al cine, y plasmó esas inquietudes y esas pretensiones con la convicción del que sabe que lo que hace no lo hace por vocación únicamente, sino por obligación moral para con los demás; para consigo mismo.
[Leer más +]
73 de 93 usuarios han encontrado esta crítica útil