arrow

Ojos negros (1987)

Ojos negros
Trailer
7,5
3.281
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Basada en tres cuentos de Chejov. El arquitecto Romano Patroni (Marcello Mastroianni), quien, venido a menos, ahora trabaja en el bar de un barco a vapor, va a contarle a un incidental cliente ruso, llamado Pavel (Vsevolod Larionov), su historia de amor con una compatriota suya llamada Anna (Elena Safonova), la dama del perrito, mientras ambos estaban casados y huían de sus parejas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Oci ciornie (Ochi chyornye)
Duración
118 min.
Guion
Alexander Adabachian, Suso Cecchi d'Amico, Nikita Mikhalkov (Cuentos: Antón Chéjov)
Música
Francis Lai
Fotografía
Franco di Giacomo
Productora
Coproducción Italia-Unión Soviética (URSS); Excelsior Film TV / RAI Uno / Sovinfilm
Género
Drama Romance
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Antón Chéjov
9
Recuerdos de Romano Patroni
Si el valor de una película puede medirse no solo a través de sus méritos artísticos o de calidad cinematográfica, sino también por las emociones que sigue despertando una y otra vez en el espectador, Ojos negros es un magnífico ejemplo de cómo conseguir ambos objetivos, ya que se trata de una película que a la vez que te atrapa visualmente, gracias a una selección de cuidadísimas imágenes que nos transportan a los variados escenarios donde tiene lugar la acción, provoca además desde el principio la simpatía y el afecto por las palabras y las vivencias del entrañable Romano Patroni, del que Marcello Mastroianni se apodera literalmente desde la primera secuencia, en una interpretación que merecidamente le valió la Palma de Oro al mejor actor en Cannes en 1987.
A través de los recuerdos del protagonista, en los que la felicidad y la melancolía se van cediendo el paso sucesivamente, tenemos la oportunidad de conocer los episodios más relevantes de la nada desaprovechada existencia de este pintoresco italiano, que se beneficia de su peculiar sentido del humor para sobrellevar los avatares de su vida familiar cotidiana, pero que también es capaz de dejarse atrapar por los sentimientos, y dejarlo todo para intentar recuperar al amor de su vida en un accidentado viaje que a pesar de ser un cúmulo de obstáculos y distracciones, no consigue en ningún momento que abandone su empeño por localizar a la mujer sin la que su existencia no tiene sentido.
Con el paso del tiempo, después de haber recorrido, con mayor o menor fortuna, todas las etapas de su vida, los recuerdos de Romano son tres: las nanas con las que su madre le acunaba, los ojos de Elisa en la primera noche, y las brumas de Rusia.
[Leer más +]
32 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
CREO QUE NO LA HABÉIS ENTENDIDO: OS LA DESTRIPO EN SPOILER
Me quedo bastante sorprendido al no leer ni una crítica que coincida con lo que yo he sentido claramente que nos descubre la película al final (supongo que será por prudencia y por no destripar su sentido). Y como revelar lo que para mí es evidente (desde que la vi de joven hace 30 años) supone desvelar el que me parece el auténtico significado de la película, lo hago en “spoiler” para no destripársela a los que aún no la han disfrutado.

Nikita Mikhalkov nos conduce por las sendas del recuerdo, la nostalgia y la melancolía con estupendos toques de humor. Una curiosa mezcla de bella morriña rusa y divertida ternura italiana. Una peculiar síntesis entre los cuentos del ruso Chéjov (se inspira en tres de ellos), la dirección de un realizador soviético, la producción italiana y la actuación magistral –premiada en Cannes- de Marcello Mastroianni. Y, en fin, todo el filme es un precioso flashback muy poético, romántico y tragicómico, con la delicada sensibilidad del autor ruso y las ensoñaciones de una especie de realismo mágico. Vale. Pero vayamos al spoiler y a esa verdad que se nos descubre al final y que ¡nadie cuenta por aquí!
[Leer más +]
14 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil