arrow

Freud, pasión secreta (1962)

6,8
1.305
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1885, a la edad de 29 años, ya Sigmund Freud (Montgomery Clift) se daba el lujo de confrontar a su maestro Meyniert... y pronto, de ilustre alumno, su asociación con el médico Josef Breuer (Larry Parks), lo convertiría en uno de los más notables investigadores sobre la histeria. Después, la neurosis, la interpretación de los sueños y el psicoanálisis, entre otros temas, tendrían en él a uno de los más fuertes exponentes de las nuevas teorías psicológicas. El guión lo supervisó Jean-Paul Sartre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Freud
Duración
139 min.
Guion
Wolfgang Reinhardt, Charles A. Kaufman
Música
Jerry Goldsmith
Fotografía
Douglas Slocombe
Productora
Universal Pictures
Género
Drama Biográfico
8
DE COMO UN HOMBRE DEJÓ QUE ENTRARA LA LUZ EN EL SUBCONSCIENTE
La película recoge de forma excelente lo que fue el inicio, gran amistad, mutua colaboración y alejamiento entre Sigmund Freud y Josef Breuer (también médico y psicólogo austriaco, creador del método catártico para el tratamiento de la histeria, precursor del método psicoanalítico freudiano y el verdadero padrino que avaló y ayudó a Freud en sus investigaciones, además de pasarle sus propios pacientes).

Fue por 1891 cuando la relación entre Breuer y Freud comenzó a decaer debido a varios desacuerdos en el campo de lo científico. Esta película nos muestra con fidelidad todo ese proceso de amistad y divergencias. Breuer no defendía como Freud la creación de un sistema teórico nuevo para la psicología que la convirtiese en una ciencia independiente de cualquier otra rama médica. Pero parece ser que fue la teoría de Freud sobre los recuerdos infantiles y la seducción, la que hendió más que nada su amistad de años. Freud consideraba que sus pacientes neuróticos habían sido seducidos en la infancia, en cambio Breuer creía que tales seducciones nunca habían existido sino que eran recuerdos de fantasías infantiles. Sobre esto último en concreto Freud daría posteriormente la razón a Breuer.

Es decir, lo que John Huston aborda en este filme es la etapa primera de Freud, cuando era aún un desconocido más allá del círculo médico vienés, en sus inicios como investigador que va recogiendo datos y conjuntado su teoría del psicoanálisis y el subconsciente. La película nos describe con pulcritud los atrevimientos revolucionarios de Freud, cómo escandalizó al gremio médico de su ciudad. No en vano Freud fue el primero en enseñar que las emociones enterradas en el subconsciente de una mente humana suben a la superficie consciente durante los sueños, de forma que recordar fragmentos de dichos sueños pueden ayudar a destapar las emociones y los recuerdos escondidos. Al principio esta hipótesis y otras fueran rechazadas por la clase médica (tal como aparece en el filme), pero poco a poco, más allá de lo que esta película narra debido a su limitación de tiempo, lo cierto es que tales teorías se abrirían paso al respeto y la fama mundial.

Desde mi punto de vista este es un filme de atractivo filosófico, científico, psicológico, o sea un tostón para el común de los que gustan ir al cine a distraerse. Son muchos los conocimientos que caben destacarse en esta película, pero los voy a resumir en tres simples pero magníficas máximas extraídas del contenido:

* La represión trabaja en el subconsciente.

* De error en error se descubre la verdad.

* El enemigo más viejo del hombre: su vanidad.
[Leer más +]
28 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
LA CATARSIS DE MONTY
El trágico actor Montgomery Clift siempre fue un artista que hacía catarsis en todas sus interpretaciones.
Purgaba y eliminaba todas sus emociones a través de los personajes que le vimos interpretar en la pantalla.
Para él, la única manera de eliminar sus afecciones patógenas era la actuación.
Solo alguien como Freud y un fanático del actor lo entendería de esa forma.
Doblemente emocional, doblemente dependiente, doblemente histérico; "Monty" es un actor inmortal... un neuro-actor.
Aquí en "Freud, pasión secreta", nos regala una actuación en la que imploraba la ayuda de algo superior a él, algo que le hiciera sentir que había un lugar en el sol... pero esa; es otra historia.
[Leer más +]
31 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil