arrow

Los viajes de Gulliver (2010)

Los viajes de Gulliver
Trailer
3,8
7.541
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Lemuel Gulliver (Jack Black), un aspirante a escritor que trabaja como repartidor en un importante periódico de Nueva York, sueña con escribir libros de viajes. Toma entonces la decisión de navegar hacia al Triángulo de las Bermudas, pero una terrible tormenta lo arrastra hasta una isla pérdida que está habitada por seres diminutos, los liliputienses. Después de un comienzo no muy amistoso, el gigante Gulliver se gana la confianza y se convierte en fuente de inspiración para sus nuevos amigos. Bajo sus órdenes, los liliputienses consiguen derrotar a sus enemigos de la isla vecina. Sin embargo, Gulliver aún tendrá que saldar cuentas con sus propios defectos para poder salir, por fin, de su limitado mundo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Gulliver's Travels
Duración
85 min.
Estreno
22 de diciembre de 2010
Guion
Joe Stillman, Nicholas Stoller (Libro: Jonathan Swift)
Música
Henry Jackman
Fotografía
David Tattersall
Productora
Dune Entertainment / Davis Entertainment. Distribuida por 20th Century Fox
Género
Aventuras Fantástico Comedia Cuentos 3-D Cine familiar
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Jonathan Swift
1
Una total abominación
Antes de empezar a leer esto, hazte una pregunta: ¿Te cae bien y te hace gracia Jack Black? Si la respuesta es que si, entonces no leas la crítica, y ve a ver la película, porque haga lo que haga, vas a disfrutar de lo lindo de ochenta minutos de Jack Black en estado puro, haciendo lo que le da la gana, lo que él cree que es gracioso y perpetrando uno de los peores expolios intelectuales que jamás se haya hecho con una obra literaria. Si por el contrario, eres de los que cree que Black es un actor espantoso, que siempre hace las mismas gracias, que resulta penoso, ridículo, sin gracia…entonces sigue leyendo, porque he sentido verdaderas arcadas con esta infame versión del clásico de Jonathan Swift: resulta que Gulliver ahora es un insoportable macarra que reparte el correo en una editorial y está secretamente enamorado de una bella y simpatiquísima editora. Para intentar conquistarla, acepta el encargo de hacer un libro de viajes sobre el Triángulo de las Bermudas, y sin saberlo, su barco va a parar a Lilliput, donde se encontrará con un mundo de diminutas dimensiones donde él es el gigante. Desde el principio a fin la vocación de la película es meter con calzador y bastante poca fortuna los toques actuales de comedia gruesa al texto del siglo XVII, y lo que se consigue es un espantoso rebozado plagado de chistes sin gracia –¡¡¡metiendo incluso a un Transformer en la historia!!!-. Tal es el nivel de estupidez del guión, que ni siquiera la historia de amor entre el protagonista y la chica de turno anima la historia, que desde un principio alcanza niveles de grosería pocas veces visto en la historia del cine. (SIGUE EN SPOILER)
[Leer más +]
47 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
El minúsculo imprescindible
Cójase un material conocido por todos y de fuerte calado en la cultura popular, despójelo de cualquier elemento que pueda tener un mínimo de sustancia y quédese con la idea entre manos, límpiela con numerosos efectos especiales, añádase un actor cuyo nombre pueda quedar bien por encima del título, agítelo un poco, y sírvase con mucha publicidad acompañado de un poco de 3D. Listo. Ya tenemos película. Y es que salvando las distancias, hacer una película viene a ser como cocinar, especialmente en una industria que demanda receta para todo. Claro es que, tanto a la hora de cocinar como a la hora de hacer una película, el resultado puede ser de lo más dispar.

Pero lo que sí es cierto es que la intención es un factor determinante en cualquier guiso o producción que se precie, así como el talento del que se dispone o la voluntad por concretar un resultado que vaya más allá del puramente alimenticio y pueda incurrir en algo parecido al placer. Y si somos justos con esta nueva, moderna y muy libre versión de 'Los viajes de Gulliver', hay que reconocerle que la voluntad consigue que las intenciones se hagan realidad con tanta eficacia que logra dar forma con suma profesionalidad a un relato anodino, simple y estúpido. O según algunos cánones actuales, lo que viene a ser una cinta tan sumamente infantil que más bien parece un cuento de terror para adultos.

'Los viajes de Gulliver', la novela de Jonathan Swift, está considerada como un clásico de la literatura universal prácticamente desde su primera publicación, allá por 1726. 'Los viajes de Gulliver', versión 2010, se olvida con tanta rapidez que el AVE entre Madrid y Valencia parece el Canfranero, legendaria línea ferroviaria que recorre los 187,7 kilómetros existentes a través de sus raíles entre Zaragoza y el municipio del Valle del Aragón de Canfranc, un aporte a esta crítica totalmente intrascendente que no pinta absolutamente nada, pero que resultaría bastante más interesante de desarrollar que seguir opinando sobre la nueva película protagonizada por un Jack Black en piloto automático. Eso sí, a parte del título y de que el doble del citado Black sea bastante más alto que el resto de sus compañeros de reparto, todo un prodigio visual al que cabe reconocerle el mérito en virtud de unos más que notables efectos especiales, poco más tiene que ver esta cinta tanto con la historia original del capitán Lemuel Gulliver como con una producción digerible para cualquiera que haya superado la EGB.
[Leer más +]
30 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil