arrow

The Giver (2014)

The Giver
Trailer
5,6
1.778
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jonás es un chico de doce años que vive en una sociedad, basada en la Monotonía y la Igualdad, que ha conseguido eliminar el dolor y los sentimientos. Jonas es seleccionado como "Receptor de la Memoria"; su misión consiste en almacenar todos los recuerdos de la época anterior a la implantación del régimen de la Monotonía. Ese depósito de la memoria podría ser necesario en caso de que los líderes necesitaran tomar decisiones en las que la experiencia fuera un factor decisivo. Muy pronto Jonas se dará cuenta de lo superficial que es la vida en su comunidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Giver
Duración
94 min.
Guion
Michael Mitnick (Novela: Lois Lowry)
Música
Marco Beltrami
Fotografía
Ross Emery
Productora
As Is Productions / Tonik Productions / Walden Media
Género
Ciencia ficción Fantástico Drama Distopía Young Adult
4
La memoria en donde ardía.
Y continúa la tendencia de adaptar literatura dirigida para adolescentes, y otra vez es una historia ambientada en un mundo distópico, donde un joven habrá de saberse una especie de elegido para cambiar el orden de su sociedad.

A favor de esta producción habría que decir que la novela escrita por Lois Lowry se editó antes de ‘Los juegos del hambre’, ‘Divergente’ y demás historias por el estilo, y para la ocasión se incorporaron para encabezar el reparto a figuras como Jeff Bridges y Meryl Streep, además se fichó al experimentado director Phillip Noyce (Patriot Games, The Saint, The Bone Collector, etc.)

Cuenta la historia de Jonas (Brenton Thwaites), un joven que vive en una sociedad domésticada e idealizada en la que un ‘gobierno’ tirano representado por los mayores, donde Meryl Streep interpreta a la máxima autoridad, les han borrado emociones y recuerdos a la población usando una inyección diaria, por supuesto, valiéndose de engaños, además de reasignar a los hijos naturales a parejas de acuerdo a su conveniencia.

También los mayores habrán de designar el rol de cada joven en la sociedad y a Jonás le han asignado ser el receptor de los recuerdos, esto a cargo de un personaje conocido como The Giver (Jeff Bridges), un hombre mayor pero inconforme con el sistema, que será el responsable de ayudar a Jonás para que lleve a cabo su rebelión.

Con una historia que avanza en piloto automático, el relato carece de tensión incluso en los momentos cercanos al climax, con situaciones robadas, o por decirlo de manera más elegante, guiños a infinidad de historias que han abordado el tema con anterioridad, como Farenheit 451.

Así ‘The Giver’ es una película más que aporta poco y nada al género, a pesar de los intentos de Noyce de dotarla de personalidad propia, como el paulatino viraje en el color de la fotografía o la ambientación futurista que termina recordando a muchas otras películas. Ni la presencia de Streep, Bridges o la famosa cantante Taylor Swift consigue sumar un poco de interés.

Una película alienada, como el mundo en el que se ambienta. Habrá que esperar la respuesta de los espectadores para saber si se adaptarán los siguientes libros de la saga.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
The I don't give a fuck
Resulta que ha surgido un subgénero en los últimos años en la cinematografía estadounidense, vamos, en Hollywood, que se articula en base a tres parámetros básicos:

- Protagonistas adolescentes.
- Trasfondo distópico.
- Calidad (y sobre todo cantidad) de saga.

Yo tengo la teoría de que todo comenzó, o empezó a comenzar en los últimos tiempos de la saga de Harry Potter. Se dieron cuenta de que se podía hacer 5, 6, 7 películas y que la juventud se las tragaría toditas. Es más, existe un punto de no retorno a partir del cual uno pone el automático. Si has visto tres de Harry Potter lo mismo te ves todas. Si has visto dos de los anillos, lo mismo te tragas la última. Por no hablar de la segunda y tercera entrega de Matrix, tal vez el más paradigmático ejemplo de la falta de resistencia por parte del espectador ante la inercia de la saga hollywoodiense. Da igual todo, más madera.

De este modo, Crepúsculo, Los juegos del hambre, Coherence, The host, I am number 5, etc. son la evolución natural de la saga específicamente dirigida al adolescente, y más específicamente, a sus hormonas. Actores de saldo, material de decoración de carpeta, desarrollos absurdos para películas absurdas que le hacen a uno sentirse como se siente Louis C.K. a la hora de comer: la comida -la saga- no acaba cuando estoy lleno, acaba cuando me odio a mí mismo.

Pero yo no soy de sufrir con el cine, y suelo quitarlas a los quince minutos, o media hora. No se merecen ni agua.

Por cierto, esta película es igual a la citada Coherence, que era igualita a Los Juegos del hambre. Son unos cachondos, quieren que juguemos a buscar diferencias. Tenemos a una chavalada en un mundo distópico en donde está perfectamente establecido su rol social, el protagonista es especial y lidera una revolución. También hay historia de amor. Y ya está.

Personalmente, me da pena por Jeff Bridges, que me cae bien, y lleva una rachita que pa qué. No me da tanta pena por Meryl Streep, que es como los gatos, siempre cae de pie. Me da una pena intermedia por Phillip Noyce, que rodó en su día una de mis películas favoritas, El americano impasible.

The Giver es muy mala, bochornosamente mala. Si es que además no hace falta ser un entendido para notar cuándo un actor es capaz de sostener una película. El chaval protagonista no puede, qué se le va a hacer.

Estoy pensando que todas estas sagas de consumo rápido pobladas de adolescentes sin personalidad dicen mucho del modo en que la industria del cine, y del entretenimiento en general, trata o define al adolescente. El modo en que lo homogeneíza, lo pasa por el coladero de la Mtv y lo convierte en un pasmarote listo para consumir y promocionar mierda de todo tipo. Uno podría pensar que eso sólo ocurre en los Estados Unidos de América, pero se equivocaría. El otro día estaba esperando un bus y de repente veo pasar a un chaval, en teoría españolito, galeguiño, vestido como sigue:

- Gorra girada y unos 20 grados hacia arriba.
- Camiseta blanca térmica, la típica camiseta churretosa que deja ver el hombro, y que tanto vemos en las pelis yankis. Es la que llevan los machacas de gimnasio, para amortizar las horas levantando hierros.

Vamos, que ESTÁN AQUÍ.

Afortunadamente aún existen algunos que saben retratar la riqueza existente en el mundo del adolescente, véase Freaks & Geeks (Apatow) o Dazed and Confused (Linklater). Valen bastante más que esta bazofia.
[Leer más +]
22 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil