arrow

Entrevistas breves con hombres repulsivos (2009)

4,8
190
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un estudiante de posgrado (Nicholson) hace frente a una reciente ruptura mediante la realización de entrevistas con varios hombres. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Brief Interviews with Hideous Men
Duración
80 min.
Guion
John Krasinski (Historia: David Foster Wallace)
Fotografía
John Bailey
Productora
Salty Features / Woodshed Entertainment
Género
Comedia
6
Algo supuestamente aproximativo [a la figura de David Foster Wallace] que nunca volveré a ver.
No he leído todo lo que ha escrito David Foster Wallace. Pero sí he leído (y releído, y subrayado, y resumido, y conectado, y esquematizado) todo lo esté traducido al castellano (1). Incluso acabé leyendo a su traductor, Javier Calvo. He rastreado todas sus entrevistas colgadas en Youtube(2), recurrido al Google Traductor para leer artículos inéditos colgados por la red, traducido minuciosamente el artículo publicado en el New Yorker tras su suicidio (3), recordado su figura en varios de mis blogs, asimilado su estilo repleto de notas al pie cuando soy yo quien escribe (4)...
Tengo un tatuaje en mi brazo que reza "DFW". Y mataré al próximo vuelva a describirlo como un simple superdotado cínico (5).

Wallace es mi escritor favorito junto a Camus, Henry Miller, Swift, Wilde, Homero o James Joyce. Incluso por encima de. No intento hacerme autobombo ni resultar prepotente, pero necesito dejar claro que sé de lo que hablo.

Y ahora, sólo ahora, les diré qué le parece esta película de John Krasinski a este profundo admirador (que no fanático) de David Foster Wallace: una MIERDA (6).

Como relato cinematográfico es una nulidad (plano, contraplano ad nauseam), pero como adaptación es mucho peor. Es malo terminar con la sensación de que Krasinski no tenía ni puta idea de quién era Wallace (7) ni de lo que pretendía decir con su obra, por encima de su estilo barroco y su inclasificable estilo del humor. Pero resulta aún peor comprobar que ni siquiera ha captado la superficie; esto es, el barroquismo y el humor. Y que, a pesar de intentar ser fiel al texto de la forma más chapucera posible, se atreva a incluir después añadidos imperdonables que traicionan todo (como la presentación de la obra como estudio sociológico de los estragos del feminismo en los hombres) o recortar fragmentos hilarantes (como el final de la anécdota del fan de Embrujada -sic-) e incluso líneas de diálogo maravillosas cual censor franquista (o del código Hays, me es lo mismo). Y encima le sale un film de una hora y veinte que se hace largo. Justo al contrario que Wallace, cuyos hilarantes, profundos, sensibles, humanistas, irónicos, refrescantes, inteligentes, barrocos, juguetones, estimulantes y kilométricos textos se hacían muy muy cortos.

Entonces, ¿a qué viene mi nota? Bueno, la adaptación es una mierda. Pero tampoco he dicho que fuese fácil adaptar a Wallace. Así que agradezco el intento.
Para alguien como yo, sentir palabras sueltas de Foster Wallace esparcidas por el celuloide merece la pena aunque estén en una grisácea película, que, pese a todo, no deja de resultar Interesante por pionera (lo cual equivale a un 6 en Filmaffinity). Pero no exagero ni me sobrevaloro si confieso que yo mismo podría haber hecho algo mucho mejor.
[Leer más +]
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Peliculas breves de directores retras
¨Hola. Soy John Krasinski. Ustedes no me conocen salvo si digo que hago de Jim en la brillante adaptación americana de The Office, pero hoy vengo a comentarles mi primera película. Se basa en un libro de David Foster Wallace, señor que dicen era un titán de las letras pero al que desconocía hasta que me dieron un recopilatorio de textos suyo con motivo de su deceso. El caso es que no entendía nada, no había más que notas al pie de página, lo que un amigo llama metalenguaje y construcciones de sentencias en las que me perdía a las 3 palabras. No obstante, como los derechos estaban a precio de saldo, la ocasión pintaba bien para darme autobombo, rellenar curriculum y algunos pasajes estaban ya hechos en forma dialogada, pues me dije ¨coño, John, hazte un cine indie, ¿no?, que está a huevo y esto en Sundance cuela¨. Algunos colegas más listos me tildaron de ¨chupi¨ por lo anterior y de moñas por no tener los cojonazos y el intelecto de adaptar La Persona Deprimida, pero les elimine del Facebook y si les veo hago como que no soy yo. Lo de las llamadas de la viuda de Wallace y las cosas que me dice es algo distinto. Ahora, que si lee estas líneas, me gustaría rogarle deje de depositar bolsas con excrementos en la puerta de mi casa.

Decía que adapté varias entrevistas, y es cierto, solo que vinculando a los entrevistados con la entrevistadora a niveles que van mas allá de la mera causalidad de un cuestionario. Por supuesto, el que me dijeron era el mejor pasaje lo reservé para mí, y muy orgulloso que estoy, pues se me humedecen los ojos y gracias a la magia del cine el espectador no sabe que estuve oliendo lejía. Llamé a varios amigos con más renombre que yo, como Timothy Hutton, que está algo ajado ya, el hijo del Minghella, que también cría malvas con Wallace, Lou Taylor Pucci, que robó en el catering, y el cantante de un par de grupos pop de radio universitaria, Ben Gibbard, que tiene una esposa harto percutible, Zooey Deschanel o algo así. A Ben le dijeron que pusiera caras mustias y chuchurrías, para que pareciese el alter ego fílmico de David Foster Wallace y poder metersela doblada a los fans, pero creo que va a cantar un poco.
[Leer más +]
22 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil