arrow

Amor y letras (2012)

Amor y letras
Trailer
5,9
6.049
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando el joven profesor Jesse (Josh Radnor) vuelve a la universidad, no puede evitar enamorarse de Zibby (Elizabeth Olsen), una joven estudiante de 19 años, aunque intentará luchar contra la poderosa atracción que surge entre ellos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Liberal Arts
Duración
97 min.
Estreno
15 de marzo de 2013
Guion
Josh Radnor
Música
Ben Toth
Fotografía
Seamus Tierney
Productora
IFC Films / BCDF Pictures / Tom Sawyer Entertainment
Género
Comedia Drama Comedia dramática Colegios & Universidad Enseñanza
7
La vi y me hizo pensar... en un vuelo de 10 horas
La película, en realidad, no es nada del otro mundo, es muy previsible y de hecho es pedante y cursi hasta un punto exagerado. PERO...

Hablo por mí, pero los temas que trata esta película son problemas que afectan a algunos jóvenes de la generación a la que pertenezco y en la que me incluyo. Temas nada nuevos, por otro lado, pero que merece la pena considerar, tener en cuenta y, por qué no, poner en duda y pensar un poquito.

1. Literatura. "Leer más que vivir". Yo aprendí a leer con muy poca edad, antes que cualquier persona que conozco y mi vida ha estado entre libros de más o menos calidad, pero libros al fin y al cabo. A veces me pasa que creo que he leído más que vivido. Hoy en día, además, sustituya "libros" por "PC" y este problema ya no será tan marginal en la juventud de hoy. ¿Habré vivido lo suficiente? ¿Me estoy perdiendo algo, me lo he perdido ya?

2. Miedo a crecer. Al hilo de lo anterior, ese miedo a crecer, por la buena infanciavivida, y por descubrir que ya nada es lo que parece, ni en la vida, el trabajo, el amor, la religión... Desde que cumplí 18 años todos y cada uno de los pilares que sustentaban mi vida se fueron tambaleando, unos cayeron y otros ahí siguen. Ahora me encuentro en un desierto que intento llevar como buenamente puedo (y lo llevo bien), no soy un maníaco depresivo, pero como todos pienso en la incertidumbre de crecer y el futuro, qué va a ser de mi vida, a dónde vamos, es el universo cóncavo o convexo.

3. Culturetismo. El gusto por lo "distinto" y la "excelencia", el ser cultureta precisamente para decir "soy cultureta"... Aquí, en realidad, me sitúo en la parte de Elizabeth Olsen en cuanto al tema de Crepúsculo (yo, sin odiarlo, no me gusta). El personaje de Radnor apuesta por lo Bueno (sí, así, con mayúscula), lo Clásico, lo Enriquecedor, como si sólo una élite pudiera disfrutar del sumo conocimiento y las grandes obras, y el resto quedaran por debajo y sólo pudieran leer o ver o escuchar cosas fútiles y nada trascendentales. El personaje de Radnor se muestra hostil con lo banal... en una genial crítica hacia este tipo de posturas.

Quizá me falta algo, pero esto es lo que he extraído yo de la película. Y totalmente particular, claro. Al final, el film es una excusa para pensar un poquito en estas cosas. Sobre todo si estás 10 horas en un avión y te cascan esta película. Menos es nada.

Ah, y Josh Radnor ya tiene un personaje. Que no sé si será así en la vida real o no, pero tanto en CCAVM y en Thankyoumoreplease su personaje presenta patrones comunes y características similares, además de una formad de pensar y de vivir muy semejante. Bueno, pues dicho queda. Ahora sólo falta ver si seguirá actuando de esta manera, si de verdad Josh Radnor es así, o si "hasta aquí hemos llegado".
[Leer más +]
34 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¿Ted Mosby? Josh Radnor
Josh Radnor está empezando a realizar la ardua tarea de dejar de ser identificado por un personaje de por vida. Con su primera película nos introdujo su mundo, un mundo simple, sin complicaciones, algunos dirán que es ese mundo mil y una veces visto en distintas películas americanas. Supuso una revelación pero (por lo menos yo) se le seguía considerando como Ted Mosby.

En Liberal Arts repite la jugada, pero ejecutándola de manera precisa (ni se pasa ni se queda corto). Todo ya ha sido visto en multitud de ocasiones, pero queda un regusto dulce debido al enfoque que toma la historia a lo largo de la película. Y ahí es donde la película gana, porque el cine es eso, contar una historia a unos espectadores. La trama puede ser regular o buena, pero si está bien hilado y bien contado cualquier argumento mejora.

También cabe hablar de Zac Efron, que se gana parte de mi respeto (quizá a nadie le importe, pero lo que más me temía de esta película era su aparición) con un papel que, aunque corto y un tanto superficial (no digo mucho más que hoy en día cualquier cosa es un spoiler) consigue hacer que te olvides de sus anteriores papeles y lo consideres como un actor desconocido y por explotar.

Por lo tanto, una película que libera a dos actores como Josh Radnor y Zac Efron de sus respectivos encasillamientos, que está bien narrada, que te hace reír de vez en cuando y tiene un argumento aceptable, merece al menos tenerla en cuenta dentro del panorama fílmico actual.
[Leer más +]
31 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil