arrow

Starman, el hombre de las estrellas (1984)

Starman, el hombre de las estrellas
Trailer
6,1
6.171
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando derriban su nave espacial en Wisconsin, un ser del espacio exterior, Starman (Jeff Bridges), llega a la remota cabaña de una joven viuda, Jenny Hayden (Karen Allen), y allí toma la apariencia de su difunto marido. El extraterrestre convence a Jenny para que le lleve a Arizona, ya que si no llega a su nave nodriza antes de tres días, morirá. Al mismo tiempo, los agentes del gobierno quieren capturar al hombre de las estrellas, vivo o muerto. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Starman
Duración
115 min.
Guion
Bruce A. Evans, Raynold Gideon
Música
Jack Nitzsche
Fotografía
Donald M. Morgan
Productora
Columbia Pictures
Género
Ciencia ficción Fantástico Romance Extraterrestres Cine familiar
Karen Allen fue, probablemente, la actriz más infravalorada por crítica y público de los años ochenta. Era una gran intérprete, extremadamente natural y de físico corriente pero atractivo, con una ambigua e interesante mezcla de mujer fuerte y sensible al mismo tiempo. Su talento ya lo había demostrado en "Indiana Jones - En busca del arca perdida-" en 1981 y, curiosamente, su imagen -y perfil- era enormemente similar al de Margot Kidder, la periodista Lois Lane de los diferentes "Superman". Eran otros tiempos, que buscaban las naturalidad y una marcada feminidad -con carácter pero algo asexual- en los castings de actrices del cine americano (Carrie Fisher, Sigourney Weaver, Diane Keaton, Sissy Spacek, etc.). En "Starman", de 1984, los elogios y nominaciones –al Oscar- se los llevó un correcto Jeff Bridges por su papel de extraterrestre con movimientos de robot, pero en realidad es una maravillosa Karen Allen la que consigue que esta entretenida cinta fantástica merezca la pena verse. Nada hay novedoso, tampoco nada especialmente malo, en este pasable ejemplo del cine comercial de los ochenta: una historia que capta al público con su intriga inicial y un final emocionante, donde no falta el ejército, las agencias del gobierno y los matones de la américa profunda. E.T. había arrasado dos años antes. John Carpenter, que acababa de hacer "La cosa" y "Christine", intentó con "Starman" seguir su estela galáctica, pero sólo la banda sonora y Jeff Bridges están a la altura. Y, por encima de todo y todos, Karen Allen. Ella es la verdadera "Starwoman".
[FilmAffinity]
"A pesar de que consiguió llegar a las nominaciones de los Oscar, es una de las obras más blanditas de Carpenter"
[Cinemanía]
6
Al final los Rolling Stones van a conseguir ser nuestros embajadores interestelares...
Soy amante de la ciencia-ficción y ferviente defensor ante todo el que quiera oírme de la existencia de vida en otros lugares del universo, así que me es imposible ser completamente objetivo con esta película. El cine ochentero tiende a envejecer prematuramente, y esta historia sobre una especie de embajador extraterrestre que se transmuta en humano después de un largo viaje interestelar tras haber recibido el mensaje de la sonda Voyager II, no iba a ser la excepción.

Sin embargo, la maravillosa ciencia-ficción - que para un servidor cada vez se acerca más a la realidad que muchos quieren negar - en "Starman" da paso a una lección muy simple y extraordinariamente efectiva: la raza humana, cuando peor está, es capaz de sacar lo mejor de sí mismo. En plena "Guerra de las Galaxias" y "La Guerra Fría", hubo mucha gente comprometida que se rebeló mediante el arte contra el progresivo enfrentamiento bipolar de nuestro planeta...

Jeff Bridges siempre me ha caído simpático en todas las películas que he visto de él (especialmente "Tron" y "Sin miedo a la vida", y en "Starman" lo borda intepretando al extraterrestre, ¡logrando no parpadear en toda la película! Karen Allen sigue siendo uno de los prototipos de heroína ochentera, muchas veces denostado por la crítica, pero está acertadísima en su papel. Lástima que Richard Jaeckel ("Doce en el patíbulo") aparezca tan poco y no se le saque todo el jugo a su odioso personaje...

No quiero olvidarme del tema principal de la banda sonora compuesta por el superdotado arreglista, multiinstrumentista y productor Jack Nietsche, una de las figuras más importantes del rock norteamericano de todos los tiempos. En su currículum figuran trabajos para los Beach Boys y Phil Spector, y con eso queda todo dicho.
[Leer más +]
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
EL ROMANTICISMO Y EL AMOR
Suele haber una confusión respecto al concepto de romanticismo, que no necesariamente implica que haya una hiostoria de amor en el medio. Romántico es todo aquello en cuya percepción media lo emocionar antes que lo emocional. Decir que las auroras boreales son las antorchas que encienden los muertos para ayudar a los vivos en las cacerías, como escuché decir por ahí, es una interpretación romántica de dicho fenómeno, por dar un ejemplo.

Una noche estrellada puede inspirar pensamientos similares a científicos y románticos: ¿habrá alguien allá arriba? El científico pensará en la naturaleza de las formas de vida que pueda haber en el Universo, el romántico pensará, emocionado: NO ESTAMOS SOLOS. Y con un sentimiento de enorme soledad y vacío empieza esta película, el de Jenny Hayden (Karen Allen), aún inconsolable tras la muerte de su esposo Scott (Jeff Bridges). Una noche en que se tortura recordando al difunto, un objeto cae desde el cielo: una nave cuyo ocupante sobrevive y se acerca al hogar de Jenny, clonando la forma de Scott a partir de células de cabellos. A partir de allí, el alien intentará, como E.T., retornar a su hogar con la ayuda de Jenny mientras el gobierno intenta darle caza para investigarlo. Y por el camino, ambos terminarán enamorándose.

Las películas de amor no son santos de mi devoción, pero en este caso se trata además de una película romántica. Tanto, que no me importan los defectos que puedan hallársele. Porque, por ejemplo, los cabellos se componen de células muertas, y para la clonación se necesitan, hasta donde sé, células vivas. Y esas misteriosas esferitas plateadas con las que el hombre de las estrellas soluciona casi todo pueden resultar un tanto increíbles, por ser generosos. Así que a quien vote negativamente esta crítica tal vez yo mismo deba darle la razón. Racionalmente, tal vez este filme no valga tanto. El problema es que soy un romántico. Sin duda una noche me encontraré con una invisible Jenny mirando al cielo, como yo, cada uno por sus propios motivos. Y ambos pensaremos: NO ESTAMOS SOLOS.

Y a quien nada de esto le importe, es el propio alienígena el que le responde, desde el celuloide, que lo mejor que tenemos es nuestra diversidad. Total, cada día estamos más globalizados, y seguimos con tantas guerras, y más, que cuando estábamos más diversificados...
[Leer más +]
23 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1