arrow

20.000 días en la Tierra (2014)

Sinopsis
Drama y realidad se combinan en 24 horas ficticias en la vida del músico e icono cultural internacional Nick Cave. Con ideas sorprendentes y un íntimo retrato del proceso artístico, la película examina lo que nos hace ser lo que somos y celebra el poder transformador del espíritu creativo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
20,000 Days on Earth
Duración
95 min.
Estreno
7 de noviembre de 2014
Guion
Iain Forsyth, Jane Pollard
Música
Nick Cave, Warren Ellis
Fotografía
Erik Wilson
Productora
British Film Institute / Film4 / Pulse Films
Género
Documental Documental sobre música
9
I'm transforming. I'm vibrating
20.000 días en la Tierra es el documental sobre el cantautor Nick Cave, un depredador de los escenarios con más de 30 años en activo y 16 discos en el mercado.

Sin embargo, el film dirigido por Iain Forsyth y Jane Pollard no es, bajo ningún concepto, una oda hacia el artista nacido en Australia. No existe un constante e impostado endiosamiento hacia el personaje porque no es necesario. Es innegable que, independientemente de si gustan sus composiciones, la propia figura de Nick Cave desprende grandeza por sí misma.

Las canciones son un elemento más de la película, bien cohesionadas con las inquietudes, pensamientos y obsesiones del artista, lo que constituye un gran logro. No es sencillo que una obra de estas características evite dejarse llevar por la estética de videoclip abandonando la historia, para acabar siendo una mezcla heterogénea entre música y trama.

En cierto modo, debo contradecir lo expresado al comienzo de esta crítica, 20.000 días en la Tierra no es solamente un film sobre Nick Cave. Es hora y media de reflexión sobre la música, o incluso más que eso, sobre el arte de la creación y su importancia en la vida. Su capacidad transformadora y conmovedora. “I’m transforming, I’m vibrating”, dicen precisamente Nick Cave & The Bad Seeds en “Jubilee Street”.

Generalmente, distraerse durante la proyección de la película es un mal síntoma, pero n este caso es un elogio, porque 20.000 días en la Tierra plantea incógnitas y apela a la introspección de los propios espectadores, y no hay mayor virtud en un film que trascender a su visionado.

Más cine en http://elbauldekubrick.com/
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un instante en la vida y en la mente de Nick Cave
Los documentales musicales que se centran en una figura de referencia, en este caso el cantante británico Nick Cave, corren el riesgo de convertirse en una alabanza constante a su protagonista y en una descripción convencional de las interioridades de la persona-artista, como haría un reportaje televisivo diseñado por y para un público fan. Por fortuna, 20.000 días en la tierra trasciende su idea de base (contarnos un día, entre real y ficticio, en la vida de Nick Cave) para convertirse en una gran exposición y reflexión de muchos temas que suelen acompañar a los mitos musicales: el peso de la fama, los secretos de los procesos creativos, la necesidad de conciliar las vertientes persona-personaje, etc.

Ian Forsyth y Jane Pollard retratan a un Nick Cave plausible y multifacético, extravagante y cercano al mismo tiempo, equilibrando la mística de la 'star' con la cotidianidad del cantante que, al bajarse de los escenarios, se parapeta en su gran mansión y se entretiene con pasatiempos bastante simples. El film nunca se refugia en la docurrealidad (no vemos la rutina de Cave, sino una exploración de su mente, de sus obsesiones y pasiones) y se permite licencias poéticas que dan ritmo al metraje: los números musicales, por ejemplo, funcionan más como intermedios lógicos dentro de la trama que como un ejercicio de promoción comercial (aunque Cave canta, en su mayoría, los temas de su último trabajo discográfico). Y sobre todo consigue que los acérrimos de Cave salgan del cine extasiados, y que los que desconocen al cantante sientan curiosidad por buscar los cds y la biografía de Cave nada más llegar a casa.

Lo que queda de este viaje dentro y fuera de bastidores es una celebración de la vida, de esos 20.000 días de existencia que Cave anuncia nada más empezar la película. El film termina con otro plano igual de potente: Cave lanza un canto a la libertad personal, a la persecución de los sueños y a la lucha constante mientras la cámara nos muestra la inmensidad de una playa en mitad de la noche. Un film épico en fondo y forma que demuestra la capacidad del arte por cambiar nuestros destinos: a Cave, sin duda, el descubrimiento de la música le cambió la vida, y no descartamos la posibilidad de que el visionado de 20.000 días en la Tierra pueda cambiar para bien la vida de muchos espectadores.

@Xavicinoscar, Cinoscar & Rarities
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil