arrow

Todo sobre mi desmadre (2010)

5,1
7.992
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Aaron Greenberg, un empleado de una compañía discográfica, dispone de dos días para convencer a la estrella del rock Aldous Snow de que dé un concierto en Hollywood. Aldous es un músico brillante y un adicto al sexo. Hastiado de acumular dinero y de que nadie le lleve la contraria, intenta encontrarle un sentido a la vida. Cuando se entera de que su chica está en California, se muestra dispuesto a todo con tal de recuperarla. Cuando el concierto se acerca, Aaron se ve obligado a recorrer un campo de minas, poblado por camellos londinenses, barriobajeros neoyorquinos y bailarinas de Las Vegas, antes de entregar al cantante sano y salvo. Spin-off de la película "Paso de ti" (Forgetting Sarah Marshall), dirigida por el propio Nicholas Stoller en 2008. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Get Him to the Greek
Duración
109 min.
Estreno
27 de agosto de 2010
Guion
Nicholas Stoller (Personajes: Jason Segel)
Música
Lyle Workman
Fotografía
Robert D. Yeoman
Productora
Apatow Productions / Universal Pictures / Relativity Media / Spyglass Entertainment
Género
Comedia Música Spin-off
2
(I can't get no) satisfaction
Algo sucede en la nueva comedia americana y ese algo no es bueno.

En apariencia "Todo sobre mi desmadre" apunta a un "Zoolander" de "Resacón en las Vegas", por lo que fans de uno u otro filme (o ambos) podrían albergar falsas ilusiones. Es mejor que no lo hagan.

"Todo sobre mi desmadre" es lo de siempre: un simpático sketch del Saturday Night Live que se alarga hasta convertirse en una antipática película. Formulaica, poco inspirada e inoportunamente aleccionadora, la película de Stoller es otra historia sin interés ninguno que se sustenta apenas por un personaje más o menos carismático (el rockero Aldous Snow) y algunos gags bastante mediocres, por no decir que mil veces vistos.

El inicio es bueno, luego decae y decae hasta la mitad final que es una auténtica pesadez, qué manía tienen últimamente con meter reflexiones en las comedias idiotas: si la película es estúpida obviamente nadie va a tomarse en serie las lecciones de vida que pretenda dar, por favor, ahorrároslas que aburren, no aportan nada y aún encima no tienen utilidad práctica de ningún tipo.

Tengo que confesar que he perdido la cuenta de películas de este rollo que he visto ya y es posible que al final siempre acabe escribiendo lo mismo sobre ellas pero...¡son todas iguales!
[Leer más +]
47 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Sexo, drogas y rock'n'roll, y drogas, y sexo, y drogas, y sexo...
De la mano de Russell Brand, uno de los grandes comediantes, actores y presentadores de Gran Bretaña, llega a la insufrible cartelera de verano, cual Aquapark a una pequeña población, Get him to the Greek; una cinta dispar, con desniveles, pero bajo control; que no se esfuerza en disimular una crítica subyugante hacia los ires, venires y devenires de la industria musical, el auge de los temas comerciales y la explotación de dóciles artistas como vulgares productos de mercado... con mucho humor y cariño, eso sí.

Como prueba de esto último, no hay más que prestar un poco de atención a cualquiera de las 15 canciones de Infant Sorrow (banda ficticia) que componen la banda sonora, mencionando, por ejemplo, la primera que aparece en el inicio, African Child, cuya letra y videoclip son para tirarse de los pelos, llegando a definirse en la propia película como "lo peor que le ha pasado a África desde el Apartheid"; que, por cierto, me gustaría puntualizar el error garrafal de los traductores al no incluir los subtítulos con la traducción de las canciones, ya que, en muchos casos, le ha restado el 80% de gracia. Mencionar también la agradabilísima sorpresa que han supuesto para mí las fugaces apariciones de caras tan conocidas como la de Kate Perry, Christina Aguilera, Pink, Puff Daddy (vivos ejemplos de música comercial)... y como no, Lars Ulrich, de Metallica, en calidad de novio de Jackie Q (Rose Byrne).

La cota de jocosidad es altísima, con algunas dificultades para desembocar en la carcajada, pero suficiente como para garantizar casi dos horas de sano entretenimiento. Comparto, por consiguiente, la opinión generalizada de la crítica de que supera las elucubraciones anteriores a su visionado; ya puedan tener el listón alto, o ir con las peores de las expectativas, que logrará embelesarle; ya no por la película en sí, sino por el gran protagonista de la historia, Aldous Snow (Russell Brand), que llena la pantalla con su singular comportamiento, con su forma de reír, con sus locuras, con sus bajonas de infeliz yonkarra... sin dejar atrás, de ningún modo, a Jonah Hill y su papel de pardillo con ambiciones, o a Sean Combs, el jefazo con más pelotas desde Denholm Reynholm (The IT Crowd).

Qué importa si es algo irregular, se sale del cine con la sensación de no haber malgastado el dinero y de haber pasado un buen rato en compañía de unos chiflados, cada vez menos desconocidos para nosotros.
[Leer más +]
18 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil