arrow

El amor en fuga (1979)

7,0
1.669
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras cinco años de matrimonio y un hijo, Antoine Doinel y Christine se divorcian. Él trabaja como corrector en una imprenta y está enamorado de Sabine, empleada de una tienda de discos. Un día se encuentra allí a Colette Tazzi, la joven de las Juventudes Musicales que conoció en “Antoine y Colette” y que fue su primer amor. Encuentra también a otros conocidos, como Monsieur Lucien, ex-amante de su madre, y a todas las mujeres que han pasado por su vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
L'Amour en fuite
Duración
95 min.
Guion
François Truffaut, Marie-France Pisier, Jean Aurel, Suzanne Schiffman
Música
Georges Delerue
Fotografía
Néstor Almendros
Productora
Les Films du Carrosse
Género
Comedia Drama Romance Drama romántico Secuela
Grupos  Novedad
Antoine Doinel
7
Divorcio de mutuo acuerdo
Decimoctavo largometraje de Truffaut, quinta y última entrega sobre Antoine Doinel (Jean-Pierre Léaud), alter ego del realizador. Se rueda en París en 1978. Obtiene un César (música). Producido por Truffaut, se estrena el 24-I-1979 (Francia).

La acción tiene lugar en París en 1978. La obra combina comedia, drama y romance, en una amalgama equilibrada y dotada de un nivel satisfactorio de coherencia. Narrada en un tono aparentemente superficial y ligero, desarrolla una historia que evoca, recrea y construye un universo amplio y rico de sentimientos, emociones y sensaciones, que el protagonista trasmite al espectador. Es sorprendente el magnífico dibujo del deseo que embarga a Sabine tras una noche de amor. La secuencia, relativamente larga, consigue una suma de sensualidad, seducción y naturalidad, tan elegante como cautivadora. Con escasos medios, el autor trasmite los sentimientos agridulces del divorcio, entre recuerdos de los días felices, de las desavenencias y la imagen en plano picado de una muchacha de blaco que sube eufórica a un cohe camino de su boda. Las emociones de los prolegómenos de una amistad juvenil que deriva en amor y boda vibran al ritmo de la "Sinfonía fantástica", de Berlioz.

Antoine, que ya tiene 34 años, lleva 5 de matrimonio, es padre de un chaval de 4, se ha divorciado, pero se comporta todavía con la inmadurez de un adolescente. No sabe gozar del placer del momento, no es capaz de compartir emociones con el sosiego que éstas requieren, vive dominado por las prisas, la precipitación y la superficialidad, desaprovecha oportunidades por el aturdimiento y la ansiedad que rodean su tendencia a abarcar más cosas de las que puede, no pone orden en su vida, regida por la improvisación y cambios constantes de planes. La interacción con otros personajes pone de manifiesto su incómoda excentricidad y la patente necesidad de dejar de comportarse como un chiquillo. La expliación de la historia de la fotografía rota, una de las más sugestivas del film, le sitúa en el umbral de grandes cambios, que quedan fuera del relato.

El autor reitera su fascinación por la mujer, su preferencia por el tema del amor, su visión de que éste comporta gozo y renuncias. Se felicita por la implantación en Francia de la forma civilizada y sensata del divorcio por mutuo acuerdo. Recurre a citas cultas de pintura (Balthus), música clásica (Berlioz, Verdi), música popular antigua (Cole Porter) y contemporánea (Paul Simon).

La música ofrece composiciones emotivas, como los temas "Antoine et Sabine" y "Théme musical". Añade la canción "L'amour en fuite", de Alain Sauchou, y la sinfonía de Berlioz. La fotografía construye una narración fluida, de imágenes de muy buen dibujo, contrastes potentes y colores predominantes de la gama de cremas a marrones. Destaca un "travelling" frontal que muestra a Antoine e hijo avanzando por el andén de la estación. Las interpretaciones son convincentes. Película para cinéfilos y amantes de la obra de Truffaux.
[Leer más +]
21 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un mosaico de otros filmes con propia voz
Realizada en un tono bastante desenfadado, Truffaut nos introduce en una historia mas de su personaje alter ego, Antoine Doinel, que es el culmen del resto de historias sobre el personaje. Sin la entereza, el poderío, ni clímax final de otras aventuras de Antoine, pero con el típico buen ritmo de las películas del genio francés, y cómo no, con su típica genial construcción de los personajes, que son realmente los que conducen la película.
Quizás el filme peca de demasiados flasback que aprovechan el montaje de películas anteriores, y da la sensación de vagueza imaginativa en ocasiones. No debió de rodarse con demasiadas dificultades, puesto que mucho metraje ya estaba disponible.
En general, una buena interpretación de Jean Pierre Lèaud, en una película entretenida, bien construida, con sorprendente y bello desenlace, pero que no llega a la calidad de otros filmes del gran François. Recomendable, por supuesto, pero no básica en su filmografía.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1