arrow

Harry Potter y el cáliz de fuego (2005)

Harry Potter y el cáliz de fuego
Trailer
6,7
72.341
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La cuarta parte de la serie del niño mago comienza con la Copa Internacional de Quidditch. Cuenta también el inicio de la atracción por Cho Chang y otro año de magia, en el que una gran sorpresa obligará a Harry a enfrentarse a muchos desafíos temibles. También habrá un torneo de magia para tres escuelas, y el temido regreso de "Aquel-que-no-debe-ser-nombrado". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Harry Potter and the Goblet of Fire (Harry Potter 4)
Duración
157 min.
Estreno
25 de noviembre de 2005
Guion
Steve Kloves (Novela: J.K. Rowling)
Música
Patrick Doyle
Fotografía
Roger Pratt
Productora
Coproducción GB-USA; Warner Bros. Pictures
Género
Fantástico Aventuras Drama Magia Young Adult Secuela
Grupos  Novedad
Saga Harry Potter Adaptaciones de J.K. Rowling
4
Señor, aparta de mí este cáliz
Creo que es la segunda o tercera vez que veo esta película (en casa somos muy fans de los libros de Harry Potter). Cada vez que la voto, la quito un punto.

Esto es la típica historia de instituto con miraditas, pucheros, enfados, reproches adolescentes y encima con más pacatería y remilgos de lo normal (lo más sexual que aparece es el duelo entre Potter y Voldemort, varita contra varita a cual más vigorosa). La película está muy mal contada (con independencia de su fidelidad o no a la novela, que es lo de menos), los personajes son ridículos (cómo se mueven las francesas, qué machotes son los búlgaros "que vienen del norte", ¿del norte de dónde? Que alguien le compre un atlas a la Rowling, por favor) y apenas hay nada que llame la atención, pues los propios efectos especiales parecen de segunda mano.

A mí me sale un hijo mago (y ya sería algo realmente mágico lo de mi paternidad), me sale un chache mago (digo) y ya puede aprender los truquitos por CCC que yo no le mando a Hogwarts ni loco. Ese colegio está muy mal administrado, el director es un viejo chocho irresponsable, en el comedor escolar les atiborran a porquerías, el profesorado deja mucho que desear y las instalaciones son un desastre. Las dos únicas personas serias son Snape (que tiene una paciencia con estos críos maleducados que no se puede ponderar) y la McGonagal, que es una Teresa Fernández de la Vega con cucurucho (si funciona algo es gracias a ella).
[Leer más +]
105 de 172 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El terrorismo internacional llega a Hogwarts
Uno de los mayores aciertos de la serie (término que estimo más apropiado que el manido y rimbombante saga) de Harry Potter es que “crece” junto a sus potenciales lectores. Es decir, un supuesto lector modelo que con 10 años leyese el primer libro en 1997, leería el último con 20 años. Y aquel tierno infante que vibró con las travesuras de Potter y sus amiguitos ha crecido y se ha enterado de que en el mundo existe el terrorismo y la guerra, el amor y el sexo, las diferencias y las injusticias; por eso, uno de los grandes méritos de J. K. Rowling es que su serie avanza desde la despreocupación propia de la niñez hacia asuntos cada vez más maduros y escabrosos.

Por primera vez en la serie, en The Goblet of Fire el universo fantástico se expande, y aparecen nuevas culturas, aunque sean grupos más pintorescos que otra cosa, como la escuela Durmstrangs, tosca a más no poder, y la escuela Beauxbatons, de lo más cursi que imaginarse pueda. Sin embargo, hacen su acto de presencia los mortífagos, acólitos de Lord Voldemort, cuyos actos de violencia inusitada siembran el terror entre la comunidad maga y reivindican la llegada de un nuevo orden mundial. Tampoco faltan los clásicos característicos que tanto juego dan en cada episodio: los laureles son aquí para Alastor “Ojoloco” Moody; sin olvidarse de la máxima atracción, Lord Voldemort.

La película se vertebra en torno al Torneo de los Tres Magos y las tres pruebas que lo componen; tres descabelladas pruebas que Harry Potter debe afrontar para demostrar a todos que es un tipo capaz de quebrantar las normas para lograr sus objetivos; tres pruebas cuyas filmación, edición y montaje dejan mucho de desear. Si bien la primera tiene su aquél, da la sensación de que la lucha contra el dragón daba para más emociones. La segunda, pichí pichá. Pero la tercera… adolece de emoción por los cuatro costados, es de una sosería abrumadora. Por fortuna es la escena que precede a…
[Leer más +]
42 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil