arrow

Trailer Park Boys (Serie de TV) (2001)

7,4
2.030
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2001-Actualidad). A modo de falso documental, relata las desventuras de dos ex convictos que viven en un lugar ficticio, Sunnyvale Trailer Park, que se localizaría cerca de Halifax, Nueva Escocia. La serie finalizó en 2008, pero en 2014 regresó para una 8ª temporada, continuando en la actualidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Canadá Canadá
Título original:
Trailer Park Boys (TV Series)
Duración
30 min.
Guion
Mike Clattenburg, Mike Smith, Iain MacLeod, Jonathan Torrens, Barrie Dunn, Jackie Torrens
Música
Michael Jackson, Blain Morris
Fotografía
David Albiston, Mike Clattenburg
Productora
Showcase Television / Topsail Entertainment / Trailer Park Productions
Género
Serie de TV Comedia Comedia negra Falso documental Sitcom
Grupos  Novedad
Trailer Park Boys
9
In this park it's one muthafucka for one and all muthafucka for all muthafucka's
Este SERIAL canadiense, rodado a modo de falso documental, narra la vida diaria de dos ex-convictos, su "reinserción" en la sociedad y sus relaciones con los miembros del parque de caravanas. Es "especial" por la forma en que se van repitiendo unas constantes. A veces suceden acontecimientos atípicos, sí, pero la gracia reside precisamente en esa reiteración de conductas a lo largo de cada capítulo. Puede que fomente el cultivo y el consumo de marihuana, la ingesta de alcohol, que digan más tacos que en El Gran Lebowski, o que hagan apología de la delincuencia a pequeña escala, de la dejadez, de la inutilidad social... pero hay muchos buenos sentimientos en el fondo. Las escenas y frases memorables se suceden a pesar de la mencionada cotidianidad... no sé cómo explicarlo, tengo una empatía desmesurada por los perdedores natos, qué se le va a hacer... Cada personaje que aparece es pura manteca, no tengo favorito.

JULIAN - el "cerebro", el líder, el más sensato de la pandilla.... aparece en cada plano con un cubata en la mano, esté en la caravana, en la biblioteca, en los juzgados, en el coche en plena persecución o en un tiroteo. Superclase.
RICKY - el bruto, el que la caga siempre, el que se escaquea y echa la culpa a los demás (a Cory y Trevor, fundamentalmente). Cultiva maría, suelta millones de tacos, es más ignorante que Esperanza Aguirre, se calienta a la mínima y su mejor acto como padre fue convencer a su hija de 10 años que debía dejar de fumar usando parches de nicotina.
BUBBLES - el entrañable discapacitado. Como no puede conseguir trabajo, porque tiene más dioptrías que un ejército de Woody Allens, se dedica a robar carritos de la compra, tunearlos y ¿venderlos? Eso dice... y yo le creo porque lleva gafas.
J-ROC - el rapero de 30 años que aún vive con su madre, cree que es negro y se comporta como tal. Acaba siempre cualquier frase con un "¿me entiendes?". Un gangsta de medio pelo, el señor de los trapicheos... aglutina todos los clichés del gangsta rap bajo su blanca piel. Ídolo total.
CORY & TREVOR - éstos van siempre juntos... son los esbirros, los cabezas de turco en todas las fechorías que salen mal, siempre pillan, siempre les mangonean (Ricky, su ídolo y "ejemplo" a seguir, siempre les gorronea tabaco). Adorables empanados.
JIM LAHEY - el supervisor del parque de caravanas. Divorciado de la dueña del parque, de ahí que ostente ese cargo. Ex-policía, borracho... es el azote diario de la pandilla, y se toma su trabajo de mierda como si fuera una mezcla entre el Clint Eastwood de Harry el Sucio y el Al Pacino de Heat.
RANDY - el ayudante del supervisor. Gran devorador de hamburguesas. Va siempre sin camiseta, desnudo de cintura para arriba, mostrando su gran panza, aunque él cree que es guapo. El dúo Lahey-Randy es fundamental en la serie. Carismáticos.

Creo que es la mejor comedia sin risas enlatadas que hay actualmente junto con Scrubs, y un peldaño por encima de Arrested Development.
[Leer más +]
77 de 84 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La serie que salvó mi vida
Esta serie, incomprendida por la mayoría de la gente que conozco, me alegro muchas noches hace algo más de un año. Estaba tocando fondo, zumbándome un par de Whiskys al día para soportar la rutina diaria de la fábrica de plásticos, cuando de pronto me topé con esta joyita en el paramount comedy. Entendí que mi vida no era una mierda gracias a la esperanza de poder llegar a ser algún día como Julian (que clase el cabrón, con un Cubata en cada escena) y sus chicos. No hace falta ser listo ni aplicado, ni tan siquiera tener dos dedos de frente para ser feliz en la vida y ser un triunfador a tu manera. Basta con tener la categoría espiritual suficiente para que te importe una mierda que te trinquen liándola mil veces y que te insufle la moral necesaria para volver a intentar conseguir lo mismo utilizando un proceso similar al que te llevó a cagarla. Porque eso es lo que pasa en la serie: la lian y les pillan, y no aprenden; y así una u otra vez. Y Randy con la tripa al aire prostituyéndose por hambuerguesas. Maravillosa

P.D.: Otra cosa buena que tiene ver esta serie es que uno descubre las cojonudas críticas de Alvin Straigh. Impagables. Escribe alguna más, que me alegras los tiempos muertos del curro campeón. Un Saludo a todos.
[Leer más +]
47 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil