arrow

El árbol de los sueños (1976)

7,3
74
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La historia transcurre en una aldea transcaucasiana en los primeros tramos del siglo XX. Es una aldea rural detenida en el tiempo, sometida a un sistema de costumbres tan cruel como primitivo, en el que se paga un alto precio por defender el amor o el derecho a soñar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Unión Soviética (URSS) Unión Soviética (URSS)
Título original:
Natvris khe
Duración
107 min.
Guion
Tengiz Abuladze, Revaz Inanishvili (Historias: Georgi Leonidze)
Música
Jakob Bobokhidze, Bidzina Kvernadze
Fotografía
Lomer Akhvlediani
Productora
Coproducción URSS-Georgia; Qartuli Pilmi
Género
Drama Años 1900 (circa) Vida rural
9
QUE EL MAR NEGRO CHOQUE CON EL CASPIO
La película“El árbol de los sueños” forma parte de la trilogía más conocida del director Tegiz Abuladze. Basada en unos cuentos del escritor Gueorgi Leonidze, configura una espléndida historia épica llena de imágenes de la vida de un pueblo de montaña. Los primeros planos sorprenden por la fotografía exquisita y su poesía: ¡Tetra! ¿Qué tienes? Soy yo, Guedio, y el caballo llora ante su presencia. Cuando el tío Tsitskore saca su puñal diciendo que no hay que dejar que sufra más, se hace un fundido en rojo con las amapolas evitando el sufrimiento. Hasta los caballos fallecen en la pendiente, donde crece una hierba mala por los combates que allí se produjeron. Sacerdotes corruptos, patriotas, idealistas, locos, son claves difíciles de entender si no se conoce la historia de Georgia, mezcladas con el trágico amor entre la joven Marita y Guedio, y la presencia de Pupala, enamorada de un extranjero invisible que combate con tono de humor el patriarcado que domina la vida de las mujeres locales siempre juntas y de negro debajo de los árboles. Marita se ve obligada a montar un burro (sentada hacia atrás) que la llevará a la muerte en un acto de venganza popular y de destrucción de la belleza, por negarse a aceptar la boda de conveniencia, mostrándose sutilmente la violencia del pueblo, con un simbolismo parecido al que vimos en “La lengua de las mariposas” de Cuerda
Paisajes de montaña, amapolas, flores, valles, es como si viéramos una Pintura de Pieter Brueghel. Estoy dispuesto a ser el primero en el combate por la libertad, ¡ayudarme a encontrar el árbol mágico! Una excelente película.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
No es una película. Es una obra de arte.
Llegue a esta película a través de una pagina de cine independiente donde se recomiendan verdaderas reliquias. Y cuando la acabe me di cuenta de que en realidad no es una película. Es un regalo, un regalo que en ese mismo momento se convirtió en una de mis películas favoritas.
Me parece increíble que una película de 1976 de la URSS tenga tantas similitudes con la sociedad actual. Y aunque la historia que nos cuenta Tengiz Abuladze es la historia de una aldea remota y arcaica, donde las tradiciones están por encima de la razón, tiene mucho que ver con el mundo en el que vivimos. Siempre recordare la preciosa poesía que se esconde tras sus escenas iniciales y como narran a modo profético lo que va a acontecer. Tampoco podre olvidar a los personajes tan peculiares y auténticos que nos muestran. Toda una declaración de intenciones. El ''loco'' de la aldea, que sueña constantemente con el progreso y es seguido por un ejercito de niños que buscan ese cambio que no llega. El padre delirante que tiene como único objetivo en la vida buscar un árbol mítico donde esta escondido un tesoro y no cesa en su empeño, aunque esto signifique dejar descuidadas a sus hijas. Los dos sacerdotes corruptos que muestran el carácter anticlerical de la película; donde importa mas obrar un falso milagro que ayudar al que lo necesita.
Pupala, la eterna enamorada de un misterioso extranjero que desapareció de pronto sin dejar rastro. Y todas esas mujeres vestidas de negro( símbolo innato del patriarcado) que la señalan, la acusan y se mofan de ella sin parar. Convirtiendo su historia de amor de ensueño en una parodia. Porque cuando una mujer a esa edad continua soltera y parece no querer ''arreglar'' su vida ,definitivamente no tiene sitio dentro de ese sistema.
Como decía, lo que pasa al otro lado de la pantalla aunque este bañado de cierto surrealismo y de escenas oníricas no me resulta tan extraño ni tan lejano.
Y en mitad de esto, la historia de amor de Guido y Marita.
Raíces de ese árbol de los sueños donde la libertad individual se sacrifica por pertenecer a un sistema cruel que no respeta la capacidad de ser uno mismo en un mundo hostil y violento. Un mundo que no conoce la verdadera belleza.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica