arrow

El demonio bajo la piel (2010)

El demonio bajo la piel
Trailer
5,6
5.119
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1957, en una pequeña población petrolera situada al oeste de Texas, Lou Ford (Casey Affleck), el ayudante del sheriff, un hombre afable y sencillo, empieza a sufrir los ataques de la enfermedad que le hizo cometer un crimen en su juventud. Adaptación de un clásico de la novela negra moderna, "The Killer Inside Me" (1952), de Jim Thompson, que ya había sido adaptado por Burt Kennedy. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Killer Inside Me
Duración
108 min.
Estreno
21 de enero de 2011
Guion
John Curran (Novela: Jim Thompson)
Música
Melissa Parmenter
Fotografía
Marcel Zyskind
Productora
Muse Productions / Revolution Films / Hero Entertainment / Indion Entertainment Group. Distribuida por IFC Films
Género
Thriller Drama Drama sureño Neo-noir Crimen Años 50
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Jim Thompson
5
Buen reparto, mediocre película
Es difícil abstraerse de esa cara de niño de Affleck, pero no puedo negar que lo hizo bien de sicópata frío y asesino. La película está bien ambientada en los '50 y son convincentes las actuaciones, sin embargo es el guión su gran déficit, y si la base falla la estructura se termina desmoronando. A ratos la dirección es pulcra y profesional, pero llega un momento en que se abandona todo al libre albedrío y la película se vuelve absurda. No puedo dejar de mencionar ese final que está entre los más ridículos que he visto en muchos años y la gratuita, sádica e interminable paliza a Jessica Alba. Pudo ser una buena película, pero su director y su guionista decidieron no trabajar ese día, o por lo menos hacerlo borrachos, de todas maneras el resultado no es tan malo como se podría esperar. Un 5.
[Leer más +]
55 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La piel dura
Después de ver "9 songs" (horrible), quién me iba a decir que iba a gustarme una película de Winterbottom. De hecho me había prometido (sin mucho énfasis) no ver ninguna otra. Si me encontré frente a "El demonio bajo la piel" fue por una serie de circunstancias con las que no voy a aburrir a nadie.

Es necesario meterse "bajo la piel" de una película para que ésta tenga alguna oportunidad de agradarnos. Algunas películas son muy accesibles, son de amplio espectro. Esta película, en cambio, tiene la piel más dura, y si no se accede a ella, su lenguaje parece swahili. El kid de la cuestión, el resorte mágico, se encuentra en este caso en el enfoque, en el punto de vista que se nos propone. Winterbottom no quiere hacer una película de cine negro actualizado, no quiere hacer una película de acción, ni siquiera de suspense. Su propósito es hacer un retrato de la psicología de un asesino. Vista la película desde ese prisma resulta un trabajo realmente interesante.

El esfuerzo en este sentido salta a la vista cuando se observa, poco a poco, la imprecisión con la que se nos cuentan los acontecimientos que rodean al protagonista. Con ello queda patente que lo importante no es el argumento propiamente dicho, da igual el cómo, el cuándo y el dónde. Lo fundamental está dentro de la esfera en la que habita este personaje cuyas motivaciones no son tangibles, sino que surgen más bien de su desequilibrio.

Toda la película está concebida a partir de ese enfoque. Cualquier otra interpretación la convierte en un galimatías. Las elipsis, a veces inexplicables, las incoherencias en el hilo de la investigación, solo tienen sentido si asumimos que la única información que tenemos es aquella que procesa nuestro protagonista o aquella que considera relevante y que le motiva para actuar, así que es una información elíptica, entrecortada e imprecisa. Partiendo de ahí, y recordando que la mente en la que se nos convida a meternos es la de un loco, la coherencia interna de la película es impecable.

Hay momentos de gran brillantez en esta película. De verdadera altura cinematográfica. En primer lugar, Winterbottom es capaz de hacernos creer que, aun en su afán asesino, el personaje opera con coherencia, y consigue de un modo inquietante que se produzca un cierto grado de empatía entre el espectador y este demonio. Observamos que es un criminal, pero no nos damos cuenta de que en realidad estamos en la mente de un verdadero desequilibrado, de alguien que hace su propia interpretación de la realidad. En este sentido la organización de la película es extremadamente precisa y hábil. Cuando nos vamos dando cuenta, ya es tarde, ya llevamos adherido al personaje a la piel. Es una sensación inquietante de la cuál el que suscribe no consiguió desprenderse hasta unas cuantas horas después de salir del cine.

(Sigo sin desvelar)
[Leer más +]
25 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1